4 cualidades de un gran traductor o intérprete



Puede parecer mentira, pero uno de los principales problemas de un servicio de traducción recién formado no es conseguir financiación para abrir una oficina o encontrar clientes y proyectos interesantes; lo más complicado es rodearse de un buen equipo de traductores e intérpretes profesionales.  No nos estamos refiriendo a personas con excelentes conocimientos idiomáticos, de esos, afortunadamente, hay muchísimos; estamos hablando de reunir un equipito de profesionales que tengan una serie de características personales peculiares que les permita trabajar bajo presión, en condiciones muchas veces complicadas y con unos niveles de exigencia altísimos.

Afortunadamente, en la agencia de traducción de Barcelona Okodia-Grupo traductor llevamos muchos años trabajando con grandes traductores e intérpretes, profesionales como la copa de un pino que no solo dominan excelentemente sus diferentes especialidades sino que cumplen una serie de requisitos básicos que hacen de ellos los compañeros de trabajo perfectos.  ¿Quieres saber cuatro de las muchas cualidades que reúnen estos grandes hombres y mujeres de nuestro equipo? Sigue leyendo…

 

1. Actitud positiva. 

Generalmente, el día a día de un servicio de traducción profesional es de todo menos tranquilo. Los clientes suelen tener una urgencia terrible por recibir sus traducciones, Internet se cuelga justo en el momento en el que tienes que enviar tus textos traducidos o, por alguna oscura razón, esa excelente TAO que siempre va como la seda, solo muestra el cartelito de “Avise a su webmaster”. Es vital que un gran traductor o intérprete muestre una actitud positiva ante estas dificultades cotidianas. Ese dicho popular de “a mal tiempo, buena cara” es, quizá, la primera cualidad que buscamos en un gran traductor o en un excelente intérprete.

 

2. Empatía.

¿Conoces el término griego empátheia? La empatía es un término tan antiguo, como moderno y parte fundamental de esa inteligencia emocional que buscamos en los traductores e intérpretes profesionales que desean unirse al equipo de Okodia-Grupo traductor. Para un servicio de traducción es fundamental que cada miembro de su equipo comprenda el punto de vista, las necesidades y las motivaciones de:

A. El propio servicio de traducción.

B. El cliente final que encarga la traducción.

C. El resto de traductores implicados en el proyecto.

 

3. Imparcialidad.   

A veces un servicio de traducción profesional tiene que hacerse cargo de proyectos de traducción de contenidos políticos, religiosos o ideológicos de cualquier tipo. Lo mismo ocurre con un servicio de interpretación, es completamente normal que un intérprete deba trabajar trasladando conversaciones gubernamentales o empresariales en las que se intercambien ideas delicadas de índole político o religioso. Cada traductor, cada intérprete tiene sus propias ideas y opiniones personales sobre multitud de temas, pero es vital que en el trabajo diario la ideología se quede en casa y sea el profesional el que se ocupe de hacer un trabajo absolutamente imparcial, guste más o guste menos.

 

4. Capacidad de comunicación.  

Según nuestro punto de vista, uno de los principales problemas de los traductores es que necesitan aislarse para hacer el grueso de su trabajo. Eso es completamente normal, pero este aislamiento puede minar, poco a poco, su capacidad de trabajar en equipo o de comunicarse fluidamente tanto con el servicio de traducción como con el supervisor o gestor de su proyecto. No decimos que un traductor o un intérprete tenga que tener un perfil comunicativo como el de, por ejemplo, un vendedor de coches, pero sí que tiene que hacer un esfuerzo por no perder esas ganas de hablar que seguro que tenía antes de empezar a trabajar en su burbujita personal.

 

 

¿Qué te parecen estas cualidades? ¿Las buscarías para formar el equipo humano perfecto para tu servicio de traducción?

Generalmente, el día a día de un servicio de traducción profesional es de todo menos tranquilo. Los clientes suelen tener una urgencia terrible por recibir sus traducciones, Internet se cuelga justo en el momento en el que tienes que enviar tus textos traducidos o, por alguna oscura razón, esa excelente TAO que siempre va como la seda, solo muestra el cartelito de “Avise a su webmaster”. Es vital que un gran traductor o intérprete muestre una actitud positiva ante estas dificultades cotidianas. Ese dicho popular de “a mal tiempo, buena cara” es, quizá, la primera cualidad que buscamos en un gran traductor o en un excelente intérprete.

Según nuestro punto de vista, uno de los principales problemas de los traductores es que necesitan aislarse para hacer el grueso de su trabajo. Eso es completamente normal, pero este aislamiento puede minar, poco a poco, su capacidad de trabajar en equipo o de comunicarse fluidamente tanto con el servicio de traducción como con el supervisor o gestor de su proyecto. No decimos que un traductor o un intérprete tenga que tener un perfil comunicativo como el de, por ejemplo, un vendedor de coches, pero sí que tiene que hacer un esfuerzo por no perder esas ganas de hablar que seguro que tenía antes de empezar a trabajar en su burbujita personal.


Artículos relacionados


Publicado por el 28 Abr, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales