6 tips para que tus hijos adoren su propia cama



La cama tiene que ser un lugar seguro, agradable y en el que sentirse protegidos. Más aún si se trata de niños. ¿Por qué creéis que hay niños que no se pasan a sus propias camas hasta bien entrados en edad?

Pero muchos niños parecen odiar su cama y, al llegar la noche, lloran porque no quieren acostarse o tratan de ir a la cama de sus padres para dormir con ellos. A veces, el miedo a dormir solos puede ocultar otros temores y problemas pero, otras veces, es solo una etapa que hay que superar. Si es este el caso, se puede ayudar a que el niño quiera su cama mediante algunos trucos muy sencillos que harán que adore su habitación.

  1. Una cama visualmente atractiva

Para que los niños adoren su cama y quieren quedarse a dormir en ella lo primero que tiene es que resultarles atractiva visualmente. Los juegos de sábanas infantiles están pensados para ellos y tienen los colores y dibujos con los que los niños se van a sentir bien. Si la colcha a juego o la funda nórdica es también atractiva para los niños, hará que les guste la cama y que quieran estar en ella durante la noche.

  1. 2- Tiene que resultar muy cómoda

Para que la cama sea cómoda hay que tener en cuenta varios factores. El primero de ellos es que sea cálida en invierno y fresca en verano. Esto se consigue con sábanas de franela o de algodón cien por cien. Con una buena temperatura en la cama el niño se sentirá a gusto y se dormirá antes, lo que hará que haya menos tentaciones de querer cambiarse de cama. Pero también debe de tener espacio para moverse. Si el niño es inquieto, mueve mucho las piernas y lo pones en una cama nido de 80 cm no estará a gusto y se sentirá encajonado. Siempre que sea posible apuesta por camas de 110 o de 120cm, que son la tendencia actual.

  1. 3- Sus amigos tienen que tener espacio en la cama

Los niños se sienten a gusto y muy arropados cuando tienen consigo a sus muñecos favoritos. Deja que el niño duerma con peluches y muñecos para que se sienta seguro y acompañado. Pero, ¿y si su mejor amigo es el perro o el gato de la familia? Sabemos que no todo el mundo estará de acuerdo, pero los expertos dicen que los niños que tienen un gran contacto con sus mascotas tienen menos riesgo de tener alergias. Si el niño se sienta a gusto y es lo suficientemente responsable como para dormir con su mascota sin que se hagan daño, puedes valorar el permitírselo.

  1. 4- No debe presentarles dificultades para subir o bajar solos

Algunos muebles tiene en la parte inferior otra cama o una zona de almacenamiento con cajones para aprovechar el espacio, pero esta zona es tan grande que la cama queda muy alta. En un niño de cierta edad puede ser una ventaja porque necesite sitio para sus cosas pero si el niño es pequeño la cama no debe de ser alta, más bien al contrario, para que pueda subir y bajar solo y sin problema y, en caso de que se caiga, no se haga daño. El pequeño debe de aprender a ir al baño solo durante la noche y debe de tener cierta autonomía, por lo que su camita tiene que permitirle hacer las cosas por su cuenta.

  1. 5- Nunca los castigues en la cama

El niño debe de asociar la cama con el descanso nocturno y no puede ser un castigo. Si castigas al niño a irse para la cama antes de tiempo porque se ha portado mal conseguirás que tenga sentimientos negativos hacia la cama, duerma mal y no quiera estar en ella. Cuando llegue la hora de acostarse el niño lo sentirá como un castigo y no como algo que necesita hacer para descansar de cara al día siguiente. Por eso no se recomienda en absoluto que se castigue de esta forma.

  1. 6- Evita que durante el día se acuesten

A partir de cierta edad la siesta deja de ser necesaria. Muchos padres alargan demasiado la edad de la siesta o el tiempo que se le debe de dedicar a esta y eso hace que los niños no tengan sueño por la noche. Si duermen tres horas por la tarde y se levantan a las siete, es normal que a las ocho y media estén llenos de energía y sin ganas de dormir. Una táctica muy buena para que el niño comience a dejar de hacer siestas o no las haga tan largas es no meterlo en la cama, sino tumbarlo en el sofá, dejar que haya luz y recortar poco a poco el tiempo que está en silencio. También se pueden realizar actividades para que el niño tenga cosas que hacer y no piense en dormir.

 


Artículos relacionados

  • Escoger al mejor servicio técnico marca la diferencia
    Cuando se hace necesario encontrar un servicio para la reparación electrodomésticos Barcelona y no tenemos referencias de ningún servicio de calidad nos vienen las dudas, ¿a quién recurrimos? ¿Cómo...
  • Gastos de la calefacción
    Los termostatos programables le ahorran dinero. No hay que pensarlo, ¿verdad? Usted ha visto ese consejo en libros y revistas y en blogs de finanzas personales. Bueno, resulta que los termostato...
  • La nueva tendencia en cuartos de baño para el 2019
    El baño siempre y en todo momento ha sido un espacio donde arreglarnos y adecentarnos, donde poco a poco más gente se plantea el empleo del baño como una habitación más, donde se puede estar, relaj...
  • 4 regalos perfectos para esta navidad
    Regalar ropa de hogar es siempre una buena elección. Estamos hablando de cosas que todos usamos, que tienen un valor material y también un valor sentimental, ya que es una manera de estar presentes...
  • Pintura para la construcción
    A la hora de llevar a cabo acciones en el hogar que están relacionadas con el tema de la pintura en paredes o cualquier otra superficie debe tener en cuenta muchos factores. Estos factores a la lar...

Publicado por el 19 dic, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales