Abdominales de acero, desde hoy



¿Te ha pillado la entrada de año en baja forma? ¡Tranquilo! Te adelantamos que esto tiene una solución rápida si eres constante, solo te hace falta entrenar durante unos 2 o 3 meses y volverás a estar en tu forma.

Consejos para que tus abdominales vuelvan a brillar.

A todos nos llega ese momento en el que por no acudir a nuestro centro de entrenamiento entramos en una crisis Fit. Esto parece que no tiene marcha atrás y que es imposible de recuperar antes de la temporada de verano. Pero podemos estar tranquilos, esto solo se trata de una racha y volver a estar en forma (o al menos en mejor forma que en ese momento) antes de que el mes de junio llegue. Solo tienes que ser fiel y constante, y todo volverá a su sitio.

Sin dudas uno de los puntos débiles en los hombres es la panza, salvo casos aislados de aquellos que pasados los 30 “naturalmente” y sin sacrificios lucen abdómenes planos y firmes, ahí es donde se suelen pagar los excesos si uno no se cuida. ¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Es posible lucir abdominales firmes y torneados aun pasados los 30, 40, o más? La respuesta es sí. Pero ¿cómo lograrlo? No es tan fácil, claro. Pero tampoco imposible.

No basta con realizar ejercicios de abdominales, flexiones o sentadillas como si fuéramos una máquina. También, es vital eliminar del cuerpo el exceso de grasas que actúan como manta que tapa los músculos. ¿Cómo nos quitamos esto? Haciendo que las grasas que quemamos sean superiores a las que comemos. Llegará un momento en el que nuestro cuerpo quemará las calorías de reserva, y es ahí donde estaremos reconvirtiendo nuestro cuerpo en uno más tonificado. Para realizar esto, no nos queda más remedio que realizar ejercicio físico, de esta forma eliminaremos esas grasas. Esto no será suficiente si luego a la hora de comer nos metemos esa hamburguesa o esa pizza bien cargada ya que compensaremos el gasto calórico. Por difícil que parezca, a veces resulta muy fácil caer en la tentación: normalmente bastará con un buen almuerzo para recuperar lo que acabamos de quemar en el gimnasio. Incluso hay quien, por ejemplo, se baja de la cinta tras media hora y se toma una bebida azucarada, recuperando todo lo que acababa de eliminar. No hay que obsesionarse con lo que se come o bebe, hay que comer de todo y beber mucha agua. Si hemos realizado una actividad de cardio de pocos minutos, pero nos estamos cuidando, seguramente sea suficiente hidratarse con agua mineral. De todas formas, siempre te recomendaremos lo mismo, acude a tu médico, hazte un chequeo y controla tu condición física inicial.

 

¿Conclusión?

Para eliminar esa barriga que no para de crecer, debemos realizar ejercicio físico de fuerza, añadirle cardio y alimentarnos bien. Y mucho ojo porque cada cuerpo es diferente y la forma de los músculos también. Quizá conozcas a alguien que, realizando una gran cantidad de ejercicios en el gimnasio y con músculos grandes no lucirán el mismo abdomen que el de las fotos de las revistas, porque la forma de sus fibras es diferente. También existen abdómenes increíbles que no son sólo el premio de la constancia y dedicación sino también de la ayuda de su propia genética. Algunas personas tienen un metabolismo al que le resulta más sencillo que a la mayoría quemar grasas y músculos más obedientes a la hora de tonificar. Aun con todo, todos nosotros podemos mejorar nuestra situación física y vernos mucho mejor de lo que nos vemos actualmente, es decir, mejorar nuestro cuerpo y abdomen.

 

Mentiras y gordas

Sudar ayuda a adelgazar

Sudar nos ayuda a eliminar líquidos, pero no grasas. El peso que eliminemos al transpirar lo recuperaremos cuando hagamos lo que resulta correcto después de ejercitarnos: beber.

Los abdominales ayudan a bajar la barriga

No existe el ejercicio capaz de tonificar una determinada zona del cuerpo. Incluso podríamos decir que funciona al revés: al trabajar un músculo, este crece, producto de la ganancia muscular. Los ejercicios de fuerza no actúan de forma directa sobre la grasa.

Como hemos comentado anteriormente, para eliminar el nivel de grasa es necesario quemar más calorías de las que comemos, para conseguir esto se necesitan dos cosas: ejercicio de cardio y dieta. Entendemos como ejercicio de cardio las actividades de larga duración y baja intensidad que son las que utilizan mayormente a los lípidos como combustible, ya sean, caminar, trotar, pedalear, nadar, cualquier ejercicio que podamos sostener de forma continua por más de 30/40 minutos. O incluso más.

Si no tienes agujetas, lo has hecho mal

No tiene por qué ser así. Los primeros días normalmente sentirás molestias al día siguiente después de entrenar o de incorporar algo que no es habitual en tu rutina. Pero cuando ya estamos acostumbrados probablemente no suceda, simplemente nuestro cuerpo se habrá adaptado al ejercicio y no necesitará romper nuevas fibras.

Realizar los abdominales siempre al final

No existen motivos para ubicar los ejercicios de abdominales al final de tus rutinas de entrenamiento. Todo lo contrario, incluso a veces resulta mejor hacerlos al comienzo, ya que al calentar las zonas medias del cuerpo afrontaremos en mejor forma lo que viene después y esto ayuda a prevenir lesiones.

Abdominales superiores e inferiores

No existen formas de separar la parte alta de la baja del abdomen. Siempre actúan en conjunto al contraerse como una faja única, aunque si que existen ejercicios que intensifican más una zona que otra.

Si te ha gustado nuestro artículo, no dudes en visitar nuestra web y hacerte con tus aparatos de abdominales para tu casa. Con ellos, te estarás ayudando a llegar al verano 2018 en una forma física increíble.

Tu equipo, Fitness House.


Artículos relacionados


Publicado por el 03 ene, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales