Agencia de traducción jurada ¿cuándo hay que contratarla?



Una de las dudas más frecuentes que llegan a nuestra agencia de traducciones juradas es si nos necesitan o no. Te puede resultar curioso o raro, pero te aseguro que es así. Una parte importante de los ciudadanos de a pie (y algunas empresas) no tienen claro cuándo necesitan los servicios de un traductor jurado y cuándo pueden ahorrar algo de dinero contratando a un traductor “normal” (aunque siempre profesional y no automático, eso quiero recalcarlo).

¿Cuándo debemos contratar a una agencia de traducciones juradas? ¿Qué diferencia a un traductor jurado de un traductor que no lo sea? Estas son solo algunas de las interesantes preguntas que vamos a intentar contestar en el artículo de hoy.

¿Qué es una agencia de traducción jurada?

Hay algunas empresas de traducción que se publicitan como agencia de traducción jurada o agencia especializada en ofrecer servicios de traducción jurada entre otros tipos de traducción especializada como, por ejemplo, la traducción técnica, la médica o la literaria.

Pero, ¿qué es exactamente una traducción jurada? Buena pregunta. Una traducción jurada es una traducción oficial firmada y sellada por un traductor jurado acreditado como tal por una entidad pública que varía de país en país. En España, por ejemplo, el ente público que expide el título oficial de Traductor-Intérprete Jurado es el MAEC – Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación del Gobierno de España-.

Si te fijas, al principio de este apartado hemos anotado que muchas empresas se publicitan en Internet como agencias de traducción jurada. Lo interesante de esta frase es “se publicitan”. ¿Cómo sabemos que lo que dicen es cierto?

Bien, para que esta publicidad sea legal o, lo que es lo mismo, para que esa empresa que intenta captarte como cliente sea realmente una agencia de traducción jurada debe reunir una serie de requisitos básicos como, por ejemplo, los siguientes:

  • Disponer de al menos un traductor jurado (freelance o en plantilla).
  • Tener experiencia probada y suficiente como para ofrecer este tipo de traducciones tan especial.
  • Tener una sólida imagen corporativa.

¿Qué es un traductor jurado?

Como te imaginarás, para conseguir el título oficial de traductor jurado no basta con solicitarlo, sino que hay que cumplir unos requisitos bastante exigentes como haber estudiado el grado de traducción e interpretación (y haberlo aprobado en su totalidad) o superar los exigentes exámenes oficiales correspondientes al idioma o idiomas en el que el profesional quiera acreditarse.

Pero además, un traductor jurado solvente debe asegurar a su cliente que el documento oficial que está trasladando fielmente de un idioma a otro tiene una alta calidad y para ello este profesional debe acreditar:

  • Una sólida formación teórica reglada en un centro formativo conocido y reconocido.
  • Una experiencia al menos aceptable. Lógicamente, no le puedes pedir 20 años de experiencia a un traductor jurado recién licenciado que haya obtenido la acreditación hace dos días, eso hay que tenerlo en cuenta.
  • Honradez, ética y saber estar profesional. Recuerda que ese traductor jurado que vas a contratar le vas a confiar tus documentos personales, así que el punto de la absoluta confidencialidad es crucial.

¿De qué documentos hay que encargar una traducción jurada?

No todo el mundo tiene claro de qué documentos hay que encargar una traducción jurada y qué documentos necesitan solamente una traducción normal. Este punto es importante porque una traducción jurada, al ser un servicio especializado, tiene un coste superior al de las traducciones generales.

Realmente, tendrás que contratar los servicios de una agencia de traducción jurada siempre que un organismo público o privado te pida que le entregues un documento oficial traducido de tu idioma materno a otro.

Para que te resulte más claro, hemos clasificado los ejemplos clásicos de documentos oficiales que suelen necesitar una traducción jurada en tres grandes grupos: documentación personal, profesional y empresarial.

Documentación personal: partida de nacimiento, certificado de adopción, de matrimonio o de penales, testamentos, últimas voluntades, informes médicos personales, etc.

Documentación profesional: currículo, títulos oficiales, listado de asignaturas cursadas, tesis y tesinas, etc.

Documentación empresarial: informes bancarios, contratos de compraventa, contratos de alquiler de vehículos o de servicios básicos, etc.

¿En qué tenemos que fijarnos a la hora de elegir una agencia de traducción jurada?

Ya hemos aclarado qué es una traducción jurada, de qué documentos se ocupa y cómo debe ser el perfil profesional del traductor jurado que asignen a tu proyecto. Ha llegado el momento de darte algunas claves prácticas que te ayuden a elegir entre las decenas de agencias de traducción que ofrecen este tipo de servicios en Internet.

¿Cómo podemos saber que ese traductor jurado o esa agencia de traducción que estamos valorando contratar tienen experiencia y ofrecen calidad? Fijándonos en varios detalles:

  • Su cartera de clientes, algo que te dará pistas sobre su trayectoria profesional y su solvencia.
  • Su equipo de traductores internos o externos.
  • La calidad de su entorno web.
  • Las opiniones de sus clientes en redes sociales profesionales.
  • El material divulgativo que ofrezcan en sus propios documentos corporativos.
  • La rapidez y calidad de su servicio de atención al cliente.
  • Etc.

Ahora te toca a ti opinar: ¿conocías todos estos detalles sobre la figura del traductor jurado? ¿Te queda alguna duda sobre qué debería ofrecerte una agencia de traducción jurada realmente solvente? Nos gustaría leer tus comentarios…

 


Artículos relacionados


Publicado por el 22 Jul, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales