Algunas claves de la nueva ley de alquileres aprobada en diputados



Finalmente, ya casi culminando el mes de noviembre, fue aprobada la nueva Ley de Alquileres en Diputados.

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Ahora el proyecto de ley pasará a la Cámara de Senadores para su discusión. Según afirman referentes del Frente de Todos, el Senado podría tratar el proyecto en las sesiones extraordinarias que abrirá Alberto Fernández luego de su asunción.

El proyecto de la nueva Ley de Alquileres fue aprobado en Diputados por 192 votos a favor y 23 abstenciones, pero no obtuvo votos en contra.

A continuación se enumeran los principales cambios que se verán en la relación locativa si el Senado aprueba el proyecto.

En primer lugar, los contratos deberán reajustarse teniendo en cuenta dos índices; por un lado, el índice de inflación medido por los índices de precio que establece INDEC, y por otro lado, el índice de variación de salarios medido por Ripte.

En segundo lugar, los contratos de alquiler se extenderán por un plazo de tres años, esto es, un año más que el plazo mínimo establecido actualmente.

En cuanto a las expensas, que representaba uno de los puntos controvertidos del proyecto, se estableció que las expensas extraordinarias estarán a cargo del propietario, no así las expensas ordinarias que incluyen los servicios habituales, los cuales estarán a cargo del inquilino.

El depósito de garantía, otro histórico reclamo de las agrupaciones de inquilinos, se reducirá a tan solo un mes. A la finalización del contrato, se devolverá una suma equivalente al valor del último mes del contrato de locación.

Otra preocupación de los locatarios se refería a las garantías. El proyecto de ley aprobado en Diputados contempla varias opciones, además de la garantía propietaria, a saber, aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza y garantía personal del inquilino, el cual se documenta con recibo de sueldo o constancia de ingresos. El locatario puede presentar al menos dos y el propietario deberá aceptar una de las opciones.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más controversiales de la ley de alquileres es la comisión que cobran las inmobiliarias o corredores inmobiliarios. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dicha comisión no puede cobrársele al inquilino, y fallos judiciales recientes avalan esta disposición, fallos que han sido apelados por las Cámaras Inmobiliarias.

Por su parte, la Ley de Alquileres aprobada en Diputados establece que cada una de las partes deberá abonar a su corredor, si es que locador y locatario hubieren contratado los servicios de diferentes corredores inmobiliarios. Si ambos tuvieran un solo corredor, deberán abonar la comisión ambos, en partes iguales.

Al respecto, Alejandro Bennazar, expresó que “En general, estamos de acuerdo con el proyecto. Fue consensuado entre todas las partes y comprendieron que la intervención inmobiliaria con profesionales debidamente matriculados es fundamental. Cada parte se hace cargo del contratante, salvo que los dos se pongan de acuerdo.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Gervasio Muñoz, por último, de la Agrupación “Inquilinos Agrupados” afirmó: “La ley es un cambio radical en la forma de alquilar en la Argentina. Sabemos de la capacidad de lobby del mercado inmobiliario. Luego tiene que votarse en Senadores y por último reglamentarse. Es un camino largo, porque si se vota, luego empieza el camino más difícil: el cumplimiento. El mercado inmobiliario es muy amigo de evadir las leyes y ahí enfocaremos todas nuestras fuerzas.”

Fuentehttps://www.sramascopadilla.com.ar/blog/algunas-claves-de-la-nueva-ley-de-alquileres-aprobada-en-diputados-170.html


Artículos relacionados


Publicado por el 03 Dic, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales