Beneficios que aporta el consumo cotidiano de probióticos



Los seres humanos, al igual que el resto de seres vivos, necesitan alimentarse para poder obtener los nutrientes que garantizan una vida sana, estos alimentos son procesados por el aparato digestivo, quien se encarga de procesarlos para obtener los nutrientes y desechar todas las demás sustancias que no son útiles o pueden representar algún peligro a nuestra salud.

Una de las partes que conforman nuestro aparato digestivo son los intestinos, el intestino delgado tiene funciones digestivas, de absorción de nutrientes necesarios para el organismo e inmunológicas; además es uno de los órganos del cuerpo humano con mayor poder de renovación celular, según estudios especializados es capaz de renovar su superficie interna cada 5 días.

El intestino grueso se encarga de absorber agua, nutrientes minerales y vitaminas como la K y la B12 presentes en los alimentos, esto sucede en una de sus partes conocida como Colon; además sirve como área de almacenamiento para los desechos de los alimentos que nos absorbidos por el organismo.

Dentro de ambos intestinos vive una gran variedad de colonias de microorganismos que conforman la microbiota o flora intestinal, se trata de un conjunto de bacterias que habitan en el intestino y mantienen una relación simbiótica con nuestro organismo, mantener una microbiota sana es fundamental para lograr un buen estado de salud, por lo que es importante garantizar se mantengan en las mejores condiciones.

Para mantener es correcto equilibrio de la flora intestinal es necesario consumir regularmente alimentos que contengan de manera natural probióticos, o suplementos alimenticios que contengan las más importantes cepas de estos microorganismos, así se puede garantizar que nuestra flora intestinal se mantenga muy bien, lo que ayudará a que gocemos de una excelente digestión.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son bacterias y levaduras que se encuentran en nuestro organismo, especialmente en el aparato digestivo, también se les puede encontrar en algunos alimentos de origen lácteo como el yogur, su consumo permite potenciar las principales cepas bacterianas que conforman la microbiota intestinal, favoreciendo su equilibrio y evitando desaparezcan producto de problemas o desequilibrios digestivos.

Estos microorganismos vivos cumplen funciones esenciales para nuestro organismo entre las que podemos mencionar:

  • Evitar la propagación de bacterias dañinas: los probióticos favorecen el adecuado repoblamiento de la flora intestinal, potenciando aquellas cepas que son beneficiosas , lo que evita proliferen y se propaguen microorganismos dañinos, los cuales comienzan a aparecer cuando hay desequilibrios digestivos o consumimos alimentos nocivos o en mal estado.
  • Ayudan a mejorar la digestión: al potenciar la microbiota intestinal y favorecer su adecuado repoblamiento, los probióticos también favorecen la digestión, ya que la microbiota es responsable de favorecer la absorción de nutrientes de los alimentos, ayudan a mantener una adecuada movilidad intestinal, además favorecen la producción de compuestos orgánicos esenciales para la digestión.
  • Fortalecen el sistema inmunológico: las bacterias y levaduras probióticas ayudan a potenciar el sistema inmunológico, estimulando la producción de sustancias orgánicas que se encargan que se encargan de filtrar y eliminar microorganismos y toxinas altamente perjudiciales.

Impacto positivo de los probióticos en el organismo

El consumo regular de probióticos, bien sea en alimentos de origen natural o a través de suplementos alimenticios, tiene un impacto positivo en el funcionamiento de nuestro organismo, no sólo a nivel digestivo, sino también a nivel general, especialmente en nuestro sistema inmunológico, seguidamente veremos algunos de estos beneficios:

Disminución de la obesidad y regulación de los niveles de glucosa; incluir probióticos en nuestra dieta diaria ayuda a equilibrar el metabolismo, lo que permite controlar la absorción de grasas y los niveles de glucosa en el organismo, lo que los convierte en poderosos coadyuvantes de los tratamientos para el control de problemas relacionados con la obesidad y la diabetes.

Favorecen el funcionamiento del sistema hepático: la flora intestinal es responsable de filtrar una gran cantidad de toxinas que de otra forma irían a para al sistema hepático, afectando su funcionamiento, lo que podría implicar además de problemas hepáticos, patología en otros órganos del cuerpo humano; al consumir probióticos como las cepas L. Bulgaricus y Thermophilus ayudamos a regular las funciones hepáticas.

Mejoran el bienestar emocional: El consumo cotidiano de cepas probióticas ayuda a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, nuestro cerebro trabaja en estrecha relación con el aparato intestinal, si nuestro intestino funciona de manera inadecuada tienden a elevarse el estrés y la ansiedad, por ello al favorecer la microbiota para mejorar el funcionamiento del aparato digestivo favorecemos nuestro bienestar emocional.

Ayudan a prevenir y combatir gripes y resfriados: el consumo de probióticos ayuda a mantener en excelentes condiciones nuestro sistema inmunológico, por lo que se es menos propenso a sufrir gripes y resfriados, en el caso de que se contraigan se estará mejor preparado inmunológicamente para enfrentarlo, así los síntomas son mucho más leves y desaparecen más rápidamente.

Minimizan los efectos secundarios del consumo de antibióticos: cuando consumimos antibióticos, éstos se encargan de combatir microorganismos y bacterias dañinas que afectan nuestra salud, sin embargo también pueden afectar algunas cepas importantes de la microbiota intestinal, al consumir probióticos potenciamos estas cepas evitando se produzca un desequilibrio en la flora intestinal.

Minimizar el síndrome de colon irritable: se trata de una afección que causa dolores abdominales agudos y presencia de una fuerte flatulencia, los probióticos al regular las funciones intestinales ayudan a minimizar o eliminar este molesto síndrome; además ayudan a proteger y repoblar las cepas más importantes que se alojan en el colon.

Los prebióticos también son importantes

Los prebióticos son fibras alimentarias en su mayoría hidratos de carbono que no pueden ser absorbidos por nuestro organismo, pero que sirven de alimento a la microbiota intestinal; al ser consumidos se alojan en nuestro aparato intestinal, donde sufren un proceso de fermentación y se convierten en una importante fuente de energía para los diferentes microorganismos que conforman la flora intestinal.

Por lo que al consumirlos en algunos alimentos como el ajo, los plátanos, la cebolla, los puerros, los espárragos, la alcachofa, miel, los cereales y algunas frutas, favorecemos el desarrollo de la microbiota intestinal, lo que es muy beneficioso para nuestro organismo.

Por mas información ingresa en Prebioticosyprobioticos.yolasite.com


Artículos relacionados


Publicado por el 27 Feb, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales