Cómo crear un negocio online transparente y fiable



Los primeros pasos destinados a la creación de una empresa online son confusos y, en cierto modo, un salto de fe. Podemos, y debemos, hacer todos los análisis y todas las investigaciones pertinentes antes de arriesgarnos a invertir en nuestra idea de negocio.

Primero, en qué mercado nos queremos mover y cómo funciona, incluyendo en este punto la investigación de las empresas competidoras del sector. Al tratarse de un negocio online, no debemos ceñirnos a una zona geográfica determinada, sino que tenemos que investigar a los competidores más fuertes a nivel nacional, aquellos que llevan años asentados y que siguen captando clientes año tras año.

A continuación, será imprescindible que hagamos un ejercicio de autoanálisis y respondamos a la siguiente pregunta: ¿qué podemos ofrecer que sea novedoso? La clave del éxito es saber destacar en medio del conglomerado basto y diverso de empresas que se mueven en el mismo tipo de mercado y que buscan captar más o menos al mismo tipo de cliente ideal.

Lo que tenemos que hacer es agudizar los sentidos y leer las principales críticas que los clientes fidelizados por la competencia hacen a dichas empresas; es decir, qué necesitan, qué buscan, qué no está todavía cubierto. Si está en nuestra mano, deberíamos basar nuestro valor diferencial en esas lagunas, cubriendo sectores vírgenes todavía no explotados por los negocios más consolidados.

A partir de ahí, podemos empezar a trabajar. Podemos registrar nuestra marca, previamente llevando a cabo una labor de marketing centrada en el branding para crear un logotipo, un eslogan, un tono, un estilo y una línea editorial coherente y que explique con todo lujo de detalles a los usuarios por qué es bueno para ellos elegirla. Por supuesto, en todo momento hemos de saber claudicar y dejar a un lado nuestra intención de venta. En internet, no se trata de nosotros, se trata del cliente; debemos saber entenderlo, empatizar con él y hacerle comprender que sabemos qué es lo que busca. Tenemos que conseguir crear con él un vínculo basado en la confianza.

Esa es la clave: la confianza. Sí, el branding es tan importante como el desarrollo de una estrategia firme de posicionamiento SEO, pues es vital que nuestros usuarios potenciales nos encuentren fácilmente en internet si queremos abrir la puerta de la segunda fase: que pueda entrar en nuestro sitio web y decidir si quiere depositar su fe en nosotros. No basta con ser elocuentes, no solo es importante diferenciarnos.

También tenemos que ser honestos y decir siempre la verdad. Aunque no lo creamos en un principio, el usuario sabe cuándo mentimos y, si no lo sabe, tarde o temprano lo descubrirá. Un usuario insatisfecho y desconfiado emitirá su opinión sobre la marca en blogs, foros de opinión y redes sociales, y el efecto «boca a boca» puede destruirnos.

Pero, si realmente hemos mentido, nos lo tenemos más que merecido. Cualquier relación entre una empresa y sus clientes en internet ha de ser bidireccional y recíproca. Tenemos que ser transparentes y mostrar en todo momento respeto a las personas que pueden convertirse en compradores de nuestros productos y servicios, sin subestimarlos.

Si nos posicionamos adecuadamente en Google, hemos de saber combinar esa técnica de marketing esencialmente informática con una descripción de la web y una presentación del negocio que sea cien por cien sincero con lo que se pretende llevar a cabo. El objetivo es que los usuarios se sientan a gusto con nosotros de forma inmediata y que, con el paso del tiempo, constaten que esa intuición era acertada. Entonces, el boca a boca será positivo y eso nos traerá numerosos beneficios futuros.

El marketing empresarial a través de internet no es en absoluto sencillo, pues se trata de un medio en el que los usuarios tienen cara, voz y opiniones diversas que nos pueden hacer llegar a través del formulario de contacto o en las propias redes sociales.

No solo tenemos que respetar sus quejas y sus sugerencias y responder adecuadamente a ellas, sino que hemos de dar nosotros el primer paso y habilitar todos los medios online posibles para que puedan comunicarse con nosotros. Si todavía no tenemos redes sociales, será importante crear perfiles con el adecuado análisis previo y con la correcta gestión de un community manager comunicativo y sensible con las dudas de los usuarios.

Por otro lado, si no tenemos un blog corporativo, es importante crearlo, pues en él publicaremos contenidos didácticos e informativos cuya única finalidad será entretener o resolver cuestiones al usuario.

Cualquier plataforma bien establecida es buena para aumentar la confianza que los usuarios hayan decidido depositar en nosotros. Además, es importante recordar esta máxima que cualquier profesional del marketing digital o gestor de cualquier empresa online debería grabarse a fuego en el cerebro: un cliente plenamente satisfecho siempre querrá repetir su compra.


Artículos relacionados


Publicado por el 13 May, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales