¿Cómo encontrar una idea de negocio rentable?



Uno de los mayores sueños de las nuevas generaciones es emprender un negocio que les permita ganar dinero suficiente para lleva una vida cómoda. Sin embargo para lograrlo se enfrentan a distintos retos que pueden ir desde el temor a aventurarse a este tipo de vida, pero sobre todo, a la elección de un idea de negocio rentable que les permita generar ingresos constantes y recurrentes.

Para superar estos aspectos y lograr los objetivos se puede recurrir al coaching o entrenamiento ejecutivo, que es una técnica que guiará a las personas en el camino que quieren seguir. A continuación te daremos algunas ideas de cómo encontrar esa idea de negocio rentable y cómo ir avanzando poco a poco en la construcción del modelo de negocio.

La idea de negocio es la base de todo, para asegurarte de sentirte cómodo con lo que estás realizando lo mejor es elegir algo que vaya acorde contigo, con tus creencias, gustos o pasiones. Esto te hará el trabajo más sencillo. Quizá puedes pensar que lo que quieres es ganar dinero sin importar qué vendas, pero todo será mucho más fácil si te dedicas a algo en lo que encuentres satisfacción, de lo contrario, el éxito podría tardar en llegar.

Como comentamos la idea de negocio es la base, pero también hay otro aspecto fundamental para lograr el éxito, se trata de ti mismo, tú eres quien iniciará con este viaje por lo que es importante que antes de emprenderlo hayas hecho un ejercicio de autoconocimiento, lo cual te ayudará  a encontrar esa idea.

Algunas de las preguntas que se desarrollan en sesiones de coaching para empresas tienen que ver con el autodescubriento. Para lograrlo puedes responder las siguientes preguntas: ¿quién eres? La respuesta a esta interrogante  te ayudará a conocer lo que es importante para ti, cuáles son tus valores y cómo es tu personalizando, procura detallar en lo que te gusta y en lo que te desagrada, esto te permitirá definir cuál es el negocio adecuado para ti ya que no todas las ideas son aptas para todas las personas.

Otra pregunta es ¿qué quieres y qué no quieres? Lo más complicado de todo es no saber a dónde te diriges,  sin una meta fija no llegarás a ningún punto en específico, y sobre todo, no disfrutarás el camino. Para lograrlo debes plasmar tus metas personales y profesionales en un papel, piensa en un día común, qué te gustaría hacer, con quién te gustaría tratar, con qué te sentirías cómodo haciendo. Esto te ayudará a ir definiendo la idea de negocio que mejor se adapte a ti.

La tercera preguntar es saber ¿qué tienes? Se trata de que seas realista con todos los recursos que tienes disponibles para emprender, no sólo de recursos económicos, sino también, de tu tiempo disponible, de las relaciones con otras personas, de todo aquello que pueda sumar para la implementación.

Para lograr que el negocio tenga futuro deberás también analizar tus circunstancias personales para que desde un inicio el negocio se adapte a ti. Quizá tienes responsabilidades específicas como cuidar a tus hijos, o algún problema de salud que te limita a hacer ciertas cosas. Sin importar tus circunstancias puedes emprender, sólo debes ser muy honesto para adecuar la situación y no descuidar ningún aspecto.

Una vez que hayas analizado estos puntos puedes pasar a contestar otras preguntas como ¿en qué eres bueno? ¿Qué te apasiona en la vida? ¿En qué actividades podrías pasar todo el día? Con las respuestas a este tipo de preguntas es momento de hacer una lluvia de ideas. Anota todas las que vengan a tu mente, no importa que te parezcan muy raras, el punto es que lo hagas sin límites, disfruta el momento y hazlo divertido.

Después de este ejercicio debes tener muchas ideas, ahora tienes que ir descartando aquellas que después de leerlas te das cuenta que no son para ti y quedarte con aquella que te genere una mayor ilusión. Esa idea que al leerla te llene de energía y te motive con sólo pensarla es la correcta para ti.

Ya que tengas la idea es posible que conforme vayas construyendo la vayas afinando, antes de iniciar con el proceso de construcción del negocio deberás investigar si tu idea tiene potencial, así que sal y pregunta a tus posibles clientes si consumirían lo que deseas ofrecer, platica con personas de la industria, lee sobre el tema toma cursos, empápate cuanto puedas y afina los detalles.

Con la idea definida ahora vendrá el proceso de la implementación. El objetivo es que puedas construir un negocio rentable pero que además disfrutes haciendo, así que conseguir la idea es el primer paso, luego se trata de esfuerzo, trabajo y motivación, pero al menos sabrás que todo lo que hagas estará encaminado a lograr eso que tanto anhelas y lo cual disfrutas.

 


Artículos relacionados

  • ¿Cómo elevar la productividad empresarial?
    Vivimos en un momento en donde todos los negocios están en constante cambio y si tú y tu empresa no se atreven a actualizarse, están destinados a quedar obsoletos y en el olvido, no permitas que es...
  • La franquicia Tomillo, enfocada al emprendimiento
    La franquicia de Tomillo, es un modelo de negocio especialmente diseñado para el autoempleo en el que los jóvenes emprendedores son los protagonistas.   La fuerza y ganas de montar un nego...
  • Tomillo apoya al franquiciado
    La franquicia de restauración Tomillo, aporta el saber hacer y el apoyo técnico necesario para llevar a la máxima rentabilidad el negocio de cada franquiciado. El soporte continuo de...
  • ¿Con qué métricas gestiono mi departamento de RH?
    Cuando se quiere medir la efectividad de algún sistema, ineludiblemente es necesario crear sistemas de medición, es decir métricas encargadas a resolver las dudas acerca de lo bien o mal que esté f...
  • Los pasos para abrir tu franquicia Tomillo
    Montar una franquicia de Tomillo, es un proyecto que requiere realizar varios pasos de manera profesional en los que la enseña, acompaña al franquiciado en todo el recorrido. Tomillo, desde ...

Publicado por el 23 oct, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales