Cómo estudiar oposiciones de manera asequible



Para muchas personas, las oposiciones son una etapa clave del calendario. Al fin y al cabo, preparárselas no es nada fácil: el temario es extenso, los méritos por experiencias laborales previas pesan mucho, y, en general, la competitividad por conseguir un puesto es feroz. La fluctuación de estudiantes de oposiciones es variable en función del tipo de empleo público elegido. Así, donde encontramos las mayores tasas de estudiantes es en las áreas de docencia y administración. Cada año, se suman nuevos aspirantes a docentes en materias muy diversas, como por ejemplo lengua española y sus literaturas, o lengua inglesa. De igual modo, la profesión de auxiliar administrativo se cotiza en alza, pues es una de las salidas más seguras en la actualidad.

No obstante, la paradoja de las oposiciones es que, para prepararlas de una manera efectiva, los alumnos que todavía no disponen de un empleo fijo y bien pagado han de afrontar una serie de gastos. En muchos casos, esos gastos resultan intolerables. Para empezar, si deseas servirte de la ayuda de un manual del temario convenientemente actualizado y homologado, lo normal es que tengas que pagar. En muchas librerías físicas y online especializadas en negocios y en libros de texto se pueden encontrar, pero, si no te preparas bien la materia y te ves obligado y obligada a presentarte una segunda vez, corres el riesgo de utilizar un manual desactualizado.

Por otro lado, existen las academias de oposiciones, muy solicitadas por todas aquellas personas que desean que una persona profesional haga un seguimiento constante de sus avances. Al fin y al cabo, estudiar es una parte, pero en muchas ocasiones también hay que desarrollar programaciones didácticas y trabajos en sí, todos ellos siguiendo una serie de parámetros básicos. La burocracia nunca es fácil y los alumnos corren el riesgo de equivocarse con algún requisito, y por ello las academias de oposiciones son la forma más efectiva de evolucionar de una manera segura. Sin embargo, son caras, aunque su buen hacer convence a muchos alumnos para financiarlas con la ayuda extra de créditos rápidos sin documentación.

Con respecto a la financiación de los manuales y las academias de oposiciones, no cabe duda de que, con planificación previa, se puede obtener el dinero necesario para opositar de manera segura. Por ejemplo, el alumno, uno o dos años antes de empezar, puede haber tomado la decisión de obtener fondos económicos en un trabajo extra a media jornada o haciendo encargos de alguna naturaleza. Esto último es útil, por ejemplo, para graduados en alguna filología, pues las clases particulares y las correcciones de texto son una manera segura de obtener dinero. Previamente, sería aconsejable elaborar un presupuesto de gastos.

Sin embargo, conseguir un trabajo y cumplir a rajatabla con un plan presupuestario no es fácil, y hay posibilidades de que salga mal. Por eso, es conveniente que los aspirantes a opositores, y previamente aspirantes a empleados de trabajo público, conozcan alternativas económicas, e incluso gratuitas, que les puede servir igualmente para estudiar, siempre y cuando pongan de su parte ganas, esfuerzo y precisión. Una manera sencilla es utilizar las numerosas facilidades que brinda internet. La mayoría de los temarios de oposiciones se pueden obtener gratis, sea porque muchos alumnos los comparten, sea por algún otro motivo. Lo importante en este caso es establecer una comparativa con manuales comprados por otros alumnos para verificar su credibilidad.

De igual modo, si no se dispone de fondos suficientes para acudir a una academia, internet también puede convertirse en un profesor de calidad. Muchos alumnos optan por visualizar tutoriales en YouTube sobre materias concretas de algún capítulo del temario, y sin duda el formato audiovisual es excepcional para abordar toda la información disponible y, sobre todo, memorizarla. Si aun así te sientes más cómodo o cómoda con los servicios de una persona que te asesore, puedes buscar profesores particulares de oposiciones, una opción para la que sí hay que pagar, pero que, indudablemente, te saldrá mucho más rentable.

Por otro lado, no olvides lo que antes hemos comentado por encima: el aspecto de la experiencia laboral es importante a la hora de sumar puntos en oposiciones y situarte más arriba en la lista de candidatos a obtener una plaza fija. Por esa razón, es recomendable que, mientras estudias, le des prioridad a obtener trabajo en academias o en oficinas, dependiendo del sector para el que oposites. Así, obtendrás dinero extra que, si quieres, puedes combinar con dinero rápido obtenido para elaborar un plan completo de estudiante de oposiciones, que incluya academia, temario comprado, recursos online o una mezcla de todos ellos.

En resumen, opositar es un trabajo. Es cansado, es largo y es duro. Pero se puede conseguir, sobre todo si previamente has sabido realizar una labor de investigación. Todo lo demás es esfuerzo, perseverancia y algo de buena suerte.

 


Artículos relacionados


Publicado por el 29 Nov, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales