¿Cómo influye la ropa de cama en el descanso?



La forma de dormir ha cambiado mucho en los últimos años. Para empezar, ha cambiado la manera de entender los dormitorios. En los apartamentos de nueva construcción las habitaciones pueden tener tal vez un tamaño menor, pero cuentan con armarios empotrados, lo que hace que el número de muebles sea mucho menor.

En muchas habitaciones tan solo hay una cama con las mesillas, por lo que el tamaño de esta ha podido aumentar. Si antes se dormía en camas de 135, hoy son normales las de 150, 160 e incluso las de 2×2 en las habitaciones de mayor tamaño. Esto permite más comodidad y mayor libertad de movimientos.

Muchas camas son, en realidad, dos independientes que se han unido. Con esto se pone fin a los diferentes gustos a la hora de dormir respecto a la cantidad de mantas o el tipo de sábanas que gustan. Si bien es cierto que roba un poco de intimidad a la pareja, lo cierto es que el descanso sale muy favorecido.

Los nuevos materiales

Muchos de los avances en ropa, como por ejemplo el uso de las fundas nórdicas y los rellenos, han influido de manera muy importante en el descanso de las personas. Para empezar, han influido en el peso, ya que un relleno nórdico es ligero y permite moverse de noche con facilidad. Esto no sucedía con las antiguas mantas de lana, cálidas pero muy pesadas.

La libertad de movimientos durante la noche favorece el descanso ya que la persona no se va a despertar al darse la vuelta, sino que lo hará con facilidad sin tener que interrumpir el sueño.

También hay que darle importancia a los avances en la realización de tejidos cálidos para el invierno, como las sábanas cálidas que ya tienen la temperatura ideal al meterse en cama y que no se enfrían nunca. Esto hace que la persona no tenga que esperar a que la cama se caliente, lo que en muchos casos hace que se acueste encogida y acabe sufriendo de contracturas musculares.

Antes, estos tejidos sintéticos no eran los más adecuados para pasar una noche agradable porque eran poco transpirables, pero los fabricantes de ropa de cama han realizado grandes inversiones en I+D a fin de conseguir tejidos de alta calidad, que permitan la transpiración y que incluso imiten en su tacto al algodón. Sin embargo, estos tejidos tienen la ventaja de que son mucho más fáciles de lavar y de planchar, resultan económicos y duran mucho tiempo sin hacer bolitas.

La importancia de la ropa de cama transpirable

El hecho de que la ropa de cama sea transpirable tienen un incidencia directa en el descanso de las personas. Las telas que no transpiran dejan el sudor que se produce en el piel durante la noche en el interior de la cama, sin apartarlo, lo que hace que se duerma en un ambiente húmedo y muy poco agradable. Además de no favorecer el descanso, la humedad es poco saludable.

Esto es de vital importancia en los niños, que tienen una tendencia natural a sudar mucho durante la noche. Al sentir que se empapan en sudor, de manera inconsciente se destapan para evitar ese calor húmedo que se forma a su alrededor. Al exponerse al frío cuando están mojados acaban enfriándose y cogiendo catarros y otros problemas de salud.

Los tejidos frescos en verano

De igual modo que durante el invierno es tan importante que la cama esté caliente y a eso ayudan las sábanas térmicas y los rellenos nórdicos, en verano tiene que estar fresca para que se pueda dormir bien.

En este caso, lo más recomendable son las sábanas de algodón para verano. Resultan muy frescas, transpirables y ayudan a poder descansar en las noches más cálidas del año. Pero para los lugares en los que refresca, las colchas de verano son una gran ayuda porque dan el punto justo de calor para evitar coger frío pero sin que resulte molesto para el descanso.

Otros textiles que pueden influir en el descanso

Aunque la ropa de la cama es la que influye en el descanso de manera directa hay otros textiles que también juegan un papel importante. Por ejemplo las cortinas. En habitaciones en las que no hay una persiana, contar con unas cortinas suficientemente opacas para que la luz no se filtre es muy importante para poder dormir de manera relajada.

Los estores noche y día son una solución práctica muy adecuada para estos casos, ya que permite diferentes regulaciones, incluso para aquellos a quienes les gusta que entre un poco de luz por la mañana para ir despertándose poco a poco.

Las mantas auxiliares también pueden ser muy útiles para personas que tienen frío en el momento de acostarse pero luego calor durante la noche, ya que pueden tenerlas a los pies de la cama y usarlas cuando sea necesario, retirándolas cuando ya dejan de precisarlas.


Artículos relacionados


Publicado por el 04 Ene, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales