¿Cómo puedo hacer que un inversionista se sume a mi emprendimiento?



Contar con un inversionista en tu empresa puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso, esto no lo decimos solo por el dinero sino por la experiencia y conocimientos que alguien con esa jerarquía puede aportar a nuestro negocio.

Es por ello que debes aprender tanto a atraer como a enamorar y convencer a un inversionista de que se sume a tu proyecto hablándole de números, de lo que puedes hacer tú, el potencial de tu empresa, entre otros puntos más que pueden garantizar el éxito o fracaso de tu pitch.

¿Dónde buscar inversionistas?

Para encontrarlos quizás sea necesario aprovechar los micro créditos en línea ya que para tener más probabilidades de encontrarlos será necesario acudir a congresos, ponencias, talleres o incluso a programas de televisión donde se reúnen los pesos pesados de la inversión y la estrategia de negocios.

Aunque también podrás encontrar inversionistas en otros sitios como lo son incubadoras de negocios, en la universidad o en programas de apoyo tanto gubernamentales como privados. Si no gastaste el dinero en comprar alguna entrada puedes usarlo para invitar al inversionista a cenar y así tratar de convertirlo en tu socio.

Recuerda poner todo en orden

Los inversionistas están interesados en escuchar qué es lo que puedes hacer tú por las personas, que puedes ofrecer que otras personas no lo hayan hecho, cómo es que lo harás y también como utilizará los recursos para conseguir tus objetivos, además de rendimientos, retorno de la inversión etc.

Es por ello que antes de visitar a un inversionista debemos de poner atención a nuestros números, planeas y la administración dentro de la empresa para así ponerla en orden y garantizar que nuestro futuro socio se vea impresionado por lo organizado de nuestros datos y no por el desorden.

Para esto te sugerimos armar planes, por ejemplo, el plan de mercadotecnia o el plan de negocios (eje rector de nuestra empresa), también podemos crear planes de crecimiento o planes con objetivos a distintos años, esto nos ayudará a mostrar el gran potencial de la empresa.

Además te recomendamos aprovechar recursos como gráficas y tablas para así mostrar de una manera mucho más dinámica y organizada todos aquellos datos duros que suelen ser un gran respaldo de nuestra idea. Así demostrarás al inversionista que eres una persona comprometida, responsable y también dedicada.

Es momento de armar un pitch ganador

Un pitch es quizás la parte medular de todo pues de dicha presentación dependerá si los inversionistas te prestan o no atención, o dinero, por ello es vital comenzar a armarlo. Lo primero que debes hacer es resumir toda tu información en puntos breves, relevantes y concisos.

Estudiar es quizás una de las mejores formas de repeler las preguntas que seguramente te harán pues aquello que no aparezca en la presentación es un punto de partida para revelar dudas. También recuerda estudiar a tu mercado, conocer a la perfección tu propuesta de valor, ingresos, costos, etc.

Recuerda también que menos es más por lo que entre menos texto pongas (paja para algunos) estarán diciendo más, lo mismo aplica a la hora de seleccionar tanto tu oferta como alcance pues el que más abarca poco aprieta. También te recomendamos armar roles dentro de tu equipo para evitar interferencias o interrupciones.

La actitud lo es todo por lo que debes de mostrarte feliz, carismático y abierto pues una actitud tensa y nerviosa solo dificulta la comunicación. Aprende a escuchar, muéstrate con apertura al cambio, flexible y adaptable para así lograr maravillar al o los inversionistas que te están escuchando.

Pon énfasis en tu persona

Alguna vez una jueza de un panel de inversionistas dijo que ellos no invierten en proyectos, que puedes tener la peor idea de todas, ya que ellos invierten en personas sabiendo que sin importar el proyecto ellos tendrán las capacidades para sacarlo a flote.

Así que, además claro está de preparar una buena presentación y pitch, es necesario ponerse a reflexionar en torno a estas preguntas ¿Qué nos hace diferentes a los demás? ¿Qué tengo yo que me hace distinto a los demás? ¿Qué estoy dispuesto a entregarle a las personas?

Reflexionar sobre nuestras habilidades, nuestra propuesta de valor propia, puede ayudarnos a fortalecer el negocio y de paso nuestro pitch pues muchas veces el talento vale mucho más que una tasa del retorno de la inversión favorable o unas ventas altas pues así el negocio quiebre nuestro talento siempre seguirá allí.

Es por ello que te recomendamos agregar al negocio un toque personal, ya sea a través de tu carisma, de mostrar tus credenciales, que logros has obtenido o lo que estás tú y tu equipo dispuesto a aportar al proyecto pues así le darás cara, un sentido humano con nombre y apellido a dicho pitch.

Consejos finales para un emprendedor

  • Recuerda que un rechazo no es el final del camino, siempre se saca alguna enseñanza de dicha experiencia.
  • Un emprendedor está definido por su capacidad de levantarse tras cualquier golpe por lo que nunca dejes de perseverar aunque un No salga en tu camino
  • Si no hace clic con los inversionistas siempre hay otras opciones como los mini préstamos inmediatos en línea
  • Invierte en ti para así poder llegar con más credenciales y logros con inversionistas
  • Busca nuevas opciones de financiamiento o al menos vuelve a intentarlo
  • Siempre disfruta pues es más placentero mirar el camino que solo el destino final

Artículos relacionados


Publicado por el 19 oct, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales