Cómo serían los uniformes médicos para usarse en el verano



A pesar de que hay aspectos en esta vida que han cambiado debido a fenómenos socioculturales, el tema de los uniformes médicos no ha tenido una repercusión tan significativa, pues es sabido que desde los comienzos de las prácticas médicas, quienes atendían a los enfermos y los heridos, siempre han llevado puesta una bata o un delantal blanco.
Las batas blancas al igual que los cubrebocas médicos fueron vistos desde siempre como símbolos a los que fácilmente podíamos asociar al campo de la Medicina, la ciencia y la investigación, sin importar el lugar de residencia de los médicos, la estación del año en el que se encontrasen o el clima que nos imagináramos, ya sea que estuviese lloviendo, hiciera calor o estuviera nevando, ellos siempre iban a estar vistiendo una bata blanca y un cubrebocas.
Se sabe que en verano, cuando los hospitales están desbordados por la carga de trabajo y además sin servicio de aire acondicionado, los médicos suelen aborrecer tener que llevar ropa debajo de sus batas, es por eso que nos dimos a la tarea de imaginarnos cómo tendrían que ser sus uniformes, tomando en cuenta los calurosos y húmedos que deben ser los días de verano.
Los uniformes médicos acondicionados para usarse en las temporadas de calor deberían:
  • Estar hechos de telas ligeras y frescas.
  • Estar fabricados de lino, manta o algodón.
  • Tener mangas cortas y cuellos bajos.
  • Incluir pantalones hasta los tobillos.
  • Ser de colores claros.
A pesar de que son muchos los médicos, cirujanos y enfermeras que han optado por cambiar el color y diseño de sus batas, las personas siempre los asociarán con el color blanco. De hecho es un tanto impensable situarse en el siglo XIX cuando los doctores portaban exclusivamente prendas negras, porque ahora lo único negro que llevan es el maletín, y eso, no siempre.
Es raro pensar que el símbolo de lo que debería representar un médico o un profesional dedicado a la ciencias de la salud tenga que ser uno en específico, simplemente porque en el pasado tenía que asegurarse de que el personal médico estuviera aseado y en las mejores condiciones higiénicas para tratar a sus pacientes, porque si no, la tasa de mortalidad aumentaba.
Superado el tema y atendiendo las necesidades actuales, y de siempre, sería beneficioso que los médicos repensaran la forma en la que pueden ir a trabajar, pues suponemos que hay condiciones emocionales o de estados físicos que podrían hacer que no trabajen de la mejor manera.

La ropa quirúrgica no se trata de un capricho o de una moda, es una exigencia en el ámbito médico. El objetivo de la indumentaria de quirófano es poner barreras eficaces que inhiban  la propagación de microorganismos en el paciente. Paralelo a esta función, el personal médico también se ve protegido de los pacientes infectados, evitando así que el personal médico sea puente para la diseminación de virus y agentes patógenos. Estas barreras sanitarias impiden la contaminación de una herida quirúrgica y crean un campo estéril que impide la contaminación por contacto directo.

La protección quirúrgica, a nivel de indumentaria, consiste en la ropa que envuelve el cuerpo: dos piezas a manera de pijama, filipina quirúrgica, mascarilla, gorro y las calzas. Cada prenda tiene el objetivo de  combatir, funcionalmente, las fuentes de contaminación externas al el paciente. Los guantes y las batas estériles se suman a estas piezas básicas, también, para todos los miembros del equipo instrumentista. Obvio, las intervenciones quirúrgicas demandan estos altos estándares de seguridad en materia de indumentaria, que a la vez forma parte del control básico de las condiciones de atmósfera y ambiente.

Pero estos aditamentos también cumplen una doble función, mientras protegen a los pacientes, al mismo tiempo también aíslan personal médico contra la exposición de enfermedades contagiosas  materiales que se pueden almacenar en la indumentaria o en las herramientas quirúrgicas. Dicho sea aparte, es recomendable también el uso de gafas, ya que los ojos también están expuestos a sufrir contagios.

Sin embargo, es importante añadir que las filipinas quirúrgicas y los aditamentos de indumentaria para aislamiento, tiene un desempeño óptimo sólo en perfecta coordinación con los procedimientos estrictos de higiene del quirófano en la zona gris y blanca del mismo. Por lo que se debe asegurar las debidas medidas de higiene para estos espacios. Un control estricto de las condiciones ambientales del quirófano minimiza los riesgos por contagio tanto para pacientes como para el personal médico. Pero las filipinas quirúrgicas y otras piezas de indumentaria, las herramientas de operación y el espacio, participan de principios de salubridad y esterilización que no pueden ni deben ser ignorados. Aquí los más importantes de estos protocolos:

Ten siempre en cuenta que un área estéril se contamina cuando por objetos contaminantes no esterilizados. Las corrientes de aire son capaces de trasladar e inseminar agentes infecciosos que se encuentran por todas partes. Siempre se debe cuidar que el uniforme quirúrgico de la o las enfermeras instrumentistas se encuentre debidamente esterilizados. Para el adecuado desempeño de esta indumentaria no se deben de perder de vista los siguientes puntos:

El material de las filipinas quirúrgicas y de otros aditamentos de la indumentaria de la sala de operaciones, debe ser material que no produzca electricidad, esto es como medida de seguridad que evita explosiones involuntarias en el quirófano. La filipina debe ser amplia, facilitando la movilidad y comodidad del cirujano y personal médico. Es imprescindible, por otra parte, que el material de filipinas y otras prendas quirúrgicas estén diseñadas con materiales como tela caricot, popelina, lana, cabeza de indio, lino, etc.

La tela conocida como “cabeza de indio” es una de las preferidas por su duración y costo accesible. Otra característica que deben tener estas prendas es que deben ser fácilmente lavables, resistentes a los rayos UV propios del sol, así como resistentes a sustancias químicas. En el ámbito profesional, estas prendas quirúrgicas se prefieren en color azul o verde, ya que estos colores inhiben el efecto de deslumbramiento y reflejo que producen las luces brillantes sobre la tela.

Otras recomendaciones que debe atender el personal de intervención quirúrgica son:

Evitar el uso de maquillaje adentro del quirófano. Las gafas deben ser esterilizadas adecuadamente antes de cada intervención. Las manos se deben lavar con frecuencia y a fondo. El uso de una crema de manos, en forma habitual, ayuda a prevenir la piel seca y agrietada, condiciones que previenen contagios y diseminación de gérmenes y entidades patagones.

El calzado a utilizarse debe ser cómodo, esto reduce la fatiga y otorga seguridad en el desplazamiento del personal médico. El calzado debe limpiarse con frecuencia, independientemente de si se utilizan calzas o no. Dentro de los sitios gris y blanco sólo se debe de llevar ropa permitida higieniza o recién lavada. Esta regla se aplica a cualquiera que ingrese en el quirófano, ya sea personal experto, no profesional o cualquier visitante. Siguiendo estos sencillos se puede hacer un uso adecuado de la filipina quirúrgica


Artículos relacionados


Publicado por el 04 Abr, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales