Cómo tener un espacio privado en casa.



Solemos soñar con las cosas que haríamos si tuviéramos mucho dinero. Tendemos a cerrar los ojos e imaginar cómo sería nuestra mansión ideal, de qué manera la decoraríamos, qué fiestas temáticas organizaríamos para nuestros amigos y los amigos de nuestros amigos, y pensamos en qué caprichos caros nos daríamos. Por supuesto, solemos ser personas responsables que saben que derrochar no es algo propio de una persona adulta, y que es fundamental tener claras nuestras prioridades. Las prioridades principales que tenemos las personas de clase obrera, a las que ya de por sí nos cuesta llegar a fin de mes, es pagar las facturas del agua, de la luz y de internet, y también tener al día el alquiler. Muchos de nosotros incluso compartimos piso para reducir gastos. Lo cual, por otro lado, nos ofrece la oportunidad de socializar y aprender a convivir.

Pero la pobreza no se debe romantizar, de igual modo que nadie tiene derecho a señalarlos con el dedo por el hecho de fantasear con las tonterías en las que gastaríamos el dinero si tuviéramos mucho. ¿Qué hay de malo en ello? Ya de por sí, la vida, el triunfo económico, el éxito profesional, es una lotería, y es injusto que algunas personas no sientan la necesidad de imaginar esas cosas porque han tenido más suerte en la vida. Ninguna de ellas tiene que pasar una noche en vela pensando en cómo se las va a ingeniar para gestionar el dinero del mes. Ninguna de ellas tendrá que navegar nunca en internet en busca de una alternativa económica fiable y cómoda, como la solicitud de un crédito online rápido. No pasa nada, la envidia es aceptable cuando no es insana y entendemos que todos tenemos derecho a ser felices y a tener aspiraciones y facilidades para ello, pero tenemos derecho a quejarnos de la desigualdad económica y social que hay en nuestra sociedad.

Volviendo al asunto de lo que haríamos si tuviéramos dinero, si pudiéramos tener una casa gigantesca con muchas habitaciones. La respuesta depende de los gustos de cada cual. A un amante de la música, por ejemplo, seguramente le encantaría tener un espacio dedicado a su modalidad de arte favorita. Tal vez tendría estanterías llenas de discos de vinilo y cds, una batería y una guitarra eléctrica, un equipo completo de música para reproducir sus canciones favoritas de la mejor manera, una gramola antigua y un tocadiscos. Por otro lado, los amantes de los libros soñarán con una biblioteca, y seguramente les encantaría tener tantos libros como para verse obligados a gestionar las secciones, como si fuera una biblioteca pública de verdad. ¿Qué necesidad tendríamos de salir de casa si tenemos ganas de leer? En nuestro hogar, dispondríamos de todos los libros que quisiéramos.

De todos modos, sería interesante que fuéramos más conscientes de que podemos tener algo similar sin ser obligatoriamente millonarios. Incluso en un piso pequeño, podríamos aspirar a tener una habitación dedicada solo a nuestro santuario particular. Podríamos tener la costumbre de comprarnos un disco al mes cada año, o incluso utilizar uno de esos préstamos online para comprarnos de golpe un paquete de libros de una temática concreta; ya sean ficción o divulgación, fantasía o ciencia ficción, novela histórica o novela negra, cómics manga o novelas gráficas estadounidenses, etcétera. Ninguno de nosotros debería verse obligado jamás a renunciar a su sueño, y si hay que pedir un préstamo personal para ello o gestionar un poco mejor nuestro salario mensual, se hace. Al fin y al cabo, no basta con sobrevivir y tener las necesidades básicas cubiertas, también hay que vivir.

En cualquier caso, no es sencillo. Nadie ha dicho que lo sea. No todos podemos disfrutar de un colchón económico, ni todos tenemos una herencia multimillonaria de la que aprovecharnos. En este país, no somos todos iguales, y esas diferencias, esos techos de cristal con los que se topan algunas personas y otras no, dependen, en última instancia, del dinero que tengamos. Podemos trabajar, debemos hacerlo, tenemos que ilusionarnos por trabajar en aquello en lo que queramos. Sin embargo, mientras lo hacemos también debemos tener presente una realidad que no podemos negar: tenemos que protestar y luchar. Las huelgas, las manifestaciones, sirven para que los trabajadores más humildes mejoren sus condiciones laborales y cobren más dinero, un dinero acorde al esfuerzo que realizan cada semana.

En resumen, los sueños no se hicieron solo para los ricos, y no tenemos por qué renunciar a ellos. Estamos vivos y nuestros derechos incluyen ser felices. ¿Cómo podemos serlo si otras personas se creen capaces de decirnos qué podemos o qué no podemos tener en ella? La respuesta es obvia, está en nuestra cabeza. En conclusión, y como dice la canción, «solo se vive una vez». Hagámoslo con nuestra biblioteca o con nuestra sala de música.


Artículos relacionados

  • 4 Mesas de centro para 4 estilos de salón
    Las mesas de centro son, además de muy útiles y prácticas, un elemento más de la decoración del salón y por eso hay que escogerlas bien en función del estilo elegido para la casa y, más concretamen...
  • La transparencia en las residencias de ancianos Geroinnova
    Ahora más que nunca, la transparencia en las residencias de ancianosGeroinnova juega un papel fundamental para los familiares de los residentes de las mismas.   Después de las última...
  • Que reformar en un piso vacio
    Cualquier reforma que se quiera realizar en un piso, casa o directamente en un inmueble es completamente distinta en función de sus caracteríticas particulares de cada uno de ellos. Esta diferenc...
  • Los pros y los contras de opositar
    Presentarse a unas oposiciones de empleo público es complicado, pero ofrece muchas recompensas. La diferencia entre trabajar en el sector público y el sector privado, especialmente en la época del...
  • Cómo posicionar nuestro proyecto web en Internet y buscadores
    Posicionarse en Internet, en los motores de búsqueda, especialmente en Google, es un tema de vital importancia hoy en día. En especial para las empresas o pymes. Es un hecho fundamental si queremos...

Publicado por el 16 Jul, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales