10 consejos básicos para ahorrar energía en tu hogar



Los cambios en las tarifas de la luz han sido constantes en los últimos años. Esto ha provocado que muchas familias hayan visto truncados sus presupuestos mensuales, debido a la poca claridad de las facturas eléctricas. Por ello, hemos de recordar que existen ciertas recomendaciones para ahorrar electricidad en el hogar que podemos poner en práctica, y así poder ahorrar bastante dinero a fin de mes. Conoce los mejores tips para ahorrar electricidad en casa con nosotros. 10 consejos básicos que pueden cambiar tu forma de consumir luz.

 

1. Comprueba tu tarifa de electricidad

La mayoría de los usuarios no conoce la tarifa que tiene contratada, ya sea porque al estar de alquiler mantienen la tarifa programada previamente, o porque al ser dueños de su hogar no han comprendido cómo funciona el sistema. De cualquier manera, si quieres ahorrar en electricidad en casa debes revisar la potencia contratada que figura en tu recibo. La potencia contratada corresponde con la capacidad eléctrica de tu hogar para tener funcionando varios dispositivos al unísono. Dependiendo de cuántos aparatos tengas funcionando, deberías contratar una potencia u otra. Normalmente en nuestro contrato figura una potencia excesiva, puesto que viene estandarizada por las compañías surtidoras. De este modo, revisa en tu extracto de consumo si estás quedándote por debajo de lo contratado, ya que a menor potencia necesaria, menor gasto. Una casa normal no suele superar los 10 kW, así que adapta tu tarifa luz a las necesidades de tu hogar.

2. Desconecta los aparatos y utiliza regletas

Una fuente habitual de gasto excesivo de electricidad son los aparatos en reposo o en “Stand by”, así como aquellos dispositivos que dejamos enchufados aunque no los utilicemos. Es una costumbre muy negativa para nuestra factura, ya que sigue consumiendo energía, y aunque sea poca, se acumula. Si quieres apagar varios equipos de un modo sencillo, utiliza regletas con interruptor, y recuerda siempre pulsar el botón cuando termines de utilizarlos. Si no, apaga siempre de modo completo tus dispositivos. ¡Volverlos a encender no cuesta dinero, no lo olvides!

3. Utiliza la tarifa de discriminación horaria

Este tipo de tarifa permite dividir los periodos de consumo en dos bloques, asignándole a cada uno un precio concreto. El primer periodo corresponde con las horas punta (en invierno, de 12:00 de la mañana a las 10 pm; en verano, de 01:00 pm a 11:00 pm). El segundo, con las horas valle (el resto de tiempo). En estas horas valle puedes llegar a ahorrarte casi la mitad de tu factura, ahorrando así una gran cantidad de dinero. Intenta utilizar estas horas para utilizar más tus electrodomésticos, sobre todo calefactores. ¡Ahorrarás seguro!

4. Finaliza tus recetas con el calor residual

Normalmente, cuando estamos cocinando, nuestras preparaciones pueden terminar de hacerse utilizando el calor residual. Por ello, si decidimos apagar nuestro horno o vitrocerámica unos minutos antes, lograremos ahorrar unos vitales minutos de energía. A largo plazo verás como tu factura lo nota. Respecto al horno, debes de tener en cuenta que es de los electrodomésticos que más gasta. Así que si puedes cocinar varios productos a la vez, y evitar precalentarlo más de 10 minutos, también estarás ahorrando. Eso, y no lo abras regularmente. ¡Volver a calentarlo es un gasto innecesario cuida tu tarifa luz!

5. Adapta tu contrato a tus propias necesidades

Solemos tener contratada más potencia de la que realmente necesitamos, y eso, lógicamente, nos pasa factura. Para reducir este exceso energético y económico, existe una fórmula que podemos aplicar. Se trata de un cálculo sencillo, que nos puede ilustrar de cuál es la potencia que realmente deberíamos contratar, adaptando así nuestro contrato a nuestras necesidades.  Se trata de la siguiente suma:

Consumo de aparatos que acostumbras a tener encendidos al mismo tiempo + margen para iluminación + margen para otros dispositivos de menor potencia = potencia real que necesitas.

La información del consumo de cada equipo la encontrarás en las instrucciones de los electrodomésticos. ¿Qué resultado tiene tu cálculo? ¿Se asemeja al consumo que tienes contratado? Cuida tu tarifa luz.

6. Realiza revisiones de la instalación eléctrica

Dentro de los tips para ahorrar electricidad en el hogar, y aunque muchos lo desconozcamos, llevar a cabo un mantenimiento óptimo del sistema eléctrico doméstico puede ahorrarnos una gran cantidad de dinero. Para ello, debemos recordar que, en el caso de una nueva vivienda, tenemos la obligación de revisar los sistemas cada 10 años (al menos). En cuanto a las casas de más de 25 años, la periodicidad de las revisiones baja a los 5  años.

7. Recurre a las bombillas LED

Buena parte del consumo eléctrico de una vivienda o local se basa en la iluminación. De manera que si queremos bajar los costes, debemos recurrir a equipos de “bajo consumo”. En los últimos tiempos destacan las bombillas LED, ya que su rendimiento y eficiencia es mucho mejor que las bombillas tradicionales. Las bombillas LED pueden llegar a durar hasta 70.000 horas, por lo que su vida útil soporta un rendimiento máximo. Si a esto sumamos que no presentan elementos tóxicos, es fácil decantarse por este tipo de iluminación.

8. Acondicionar la decoración según la estación

Existen ciertas estrategias decorativas que pueden ayudarte en tu ahorro eléctrico, ya que reducirás el uso de calefacción y aire acondicionado. Entre ellas, podemos destacar, en invierno,  el uso de alfombras, de tapicería de lana, de rodapiés en puertas y ventanas bajas o de cortinas gruesas. En verano, prima los tejidos ligeros, y materiales como la gasa y el algodón.

9. Vigila tus electrodomésticos

Nuestra siguiente recomendación para ahorrar electricidad en el hogar es elegir bien los electrodomésticos. Para ello es importante elegir los de mayor eficiencia energética (A, A+, A++), cuyo consumo es mucho menor. Una vez ya dispones de tus electrodomésticos, sean cuales sean, debes vigilar fundamentalmente dos equipos: la nevera y la plancha. Respecto a la nevera, es el electrodoméstico con más consumo. Su gasto se incrementa si mantenemos mucho la puerta abierta, por lo que es vital cerrarla inmediatamente. En cuanto a la plancha, debemos intentar planchar la mayor cantidad posible en un mismo momento. Si no, gastaremos mucho en pequeñas dosis, y el consumo se verá aumentado.

10. Aprovecha la energía solar: reduce la calefacción y el aire acondicionado

Utiliza la temperatura del aire acondicionado y de la calefacción de manera moderada. En el caso del aire acondicionado, procura no bajar la temperatura de los 25º. En cuanto a la calefacción, no excedas los 20º. Cualquier grado por encima o por debajo de lo anterior te hará gastar entre un 5% y un 8% más de lo habitual.

Si quieres conocer otros consejos, haz clic y entérate de más.


Artículos relacionados


Publicado por el 22 Feb, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales