Consejos para cambiar los componentes de un PC



El ordenador es una herramienta de trabajo y de ocio imprescindible en nuestro día a día. Por esa razón, la inversión que hagamos en él ha de estar planificada, analizada y bien pensada, puesto que necesitamos adquirir el ordenador que más se ajuste a nuestras necesidades actuales y futuras. Lo usaremos para escribir, escuchar música, ver películas y series, jugar a videojuegos, chatear o participar en foros de internet. Por ello, sería difícil relegar su uso a un segundo plano.

Así, una persona que se dedique profesionalmente a la programación y en su tiempo libre haga streaming de partidas de videojuegos en internet, necesitará seguramente un PC gaming, es decir, adaptado a la jugabilidad y con una tarjeta gráfica potente. También requerirá de software externo de calidad, como una webcam, un micrófono y unos auriculares, preferiblemente acolchados.

Sin embargo, una persona que se dedique profesionalmente a maquetar libros y revistas en Adobe InDesign y que utilice otros dispositivos para su tiempo libre, como puede ser una tableta gráfica o un libro electrónico, seguramente optará por un ordenador MAC, menos maleable desde el punto de vista de la modificación y el cambio de componentes, pero más fluido y con una interfaz mucho más adaptada a los programas de Adobe.

Aquí hemos mencionado la clave de lo que vamos a comentar: el cambio de componentes. Realizar una inversión rentable y segura en la compra de un ordenador no implica solo tener en cuenta los objetivos, o sea, para qué lo vamos a utilizar. También es importante, antes de dar el paso de solicitar préstamos rápidos, tener en cuenta qué modificaciones es posible que necesitemos hacer en un futuro.

Por ejemplo, y volviendo al ejemplo del jugador de videojuegos, seguramente en el futuro necesite sustituir la tarjeta gráfica por una más potente. Esto se debe a que la calidad gráfica de los videojuegos cambia a una velocidad inimaginable, y es posible que la que venga de fábrica en el ordenador principal acabe por quedarse obsoleta. Sin embargo, eso no es óbice para necesitar cambiar toda la maquinaria y adquirir un ordenador nuevo.

Con las modificaciones de componentes, en definitiva, podemos conseguir que nuestro ordenador, a base de mejoras indefinidas, dure una cantidad de tiempo larga y fructífera. Sin embargo, sería conveniente introducir algunos consejos relacionados con las modificaciones más recomendables que puede hacer el usuario. Al fin y al cabo, es importante planificar los gastos antes de utilizar un simulador de créditos urgentes.

Hay una serie de componentes esenciales que dan forma a lo que conocemos como PC, refiriéndonos exclusivamente a los ordenadores de Microsoft. En resumen, serían los siguientes: la memoria RAM, la tarjeta gráfica y el microprocesador y el almacenamiento, aunque hay otros.

Si empezamos por la memoria RAM, es porque resulta muy fácil modificar este componentes. Eso sí, es fundamental tener en cuenta los años de vida del ordenador, pues sus necesidades de RAM serán diferentes en función de su antigüedad. Así, en el caso de los DDR1, será muy complicado encontrar modificaciones en el mercado actual a menos que sean de segunda mano. Los DD32 son muy antiguos, así que solo podemos aspirar a una mejora de hasta 2 GB o, con mucha suerte, 4 GB. Los DDR3, por su parte, son los más modernos, así que podemos aspirar a 4, 8 y 12 GB.

En cuanto a la tarjeta gráfica, realmente no es muy recomendable cambiarla por uno más potente si el ordenador en cuestión es demasiado antiguo. El motivo es que, en esos casos, la maquinaria no soportaría demasiado bien el rendimiento de la nueva tarjeta, y el resultado sería contraproducente. Si nuestro ordenador es moderno o solo tiene unos años, podemos escoger tarjetas de la marca AMD 4000 o NVidia 200, todas ellas además excelentes para soportar videojuegos de una calidad gráfica no demasiado simple. En cualquier caso, depende de lo moderna que sea la GPU del PC.

El microprocesador, también conocido como CPU, es el corazón de la máquina, y los ordenadores no pueden funcionar sin él. Por eso, es imprescindible que le prestemos especial atención. Lo malo de la tecnología, si es que eso es un defecto, es que evoluciona a pasos agigantados, con lo cual no compensa modificar la CPU de un ordenador de más de tres años de antigüedad. Si es más moderno, podemos optar por el modelo Intel Core i3 en el caso de los equipos básicos, y por el AMD Phenom II si es un equipo complejo y actual. Será esencial tener en cuenta el tipo de placa base que tengamos.

Existen otros componentes esenciales, como por ejemplo el almacenamiento, cuyas carencias también podemos suplir mediante discos duros externos, de los que podemos encontrar muchas opciones, desde discos duros de almacenamiento, hasta con WIFI o la posibilidad de conectar a distancia mediante un sistema de red interna. Sin embargo, los tres que hemos mencionado conforman el triángulo de vida del ordenador.


Artículos relacionados


Publicado por el 06 nov, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales