Consejos para meditar



Día a día, te sientas en el cojín, mas toda vez que te comprometes a sentarte, tus pensamientos te distancian. O bien quizás no sea su psique, mas es su cuerpo: sus piernas se duermen, su espalda empieza a doler, y prontísimo todo cuanto puede meditar es la tensión en su columna vertebral. Cada día este es tu ciclo.

Has escuchado las ventajas de la meditación, mas solo dejas el cojín más agobiado. El inconveniente no es su dedicación: me agradaría presentar ciertos consejos que le van a ayudar a avivar su amor por la meditación y quizás lo asistan a ahondar más de lo que jamás lo ha hecho para aprender cómo meditar.

1. Crea un espacio.
En ocasiones llevamos todos nuestros inconvenientes, inconvenientes y preocupaciones en el cojín con nosotros. En vez de empezar con una psique abierta, empezamos con una psique que está colérica. Nos preocupa que no tengamos tiempo para pensar o bien que nos haga llegar tarde al trabajo. Lo que debemos hacer es inyectar algo de espacio, y podemos hacerlo sencillamente dedicando un área determinada de nuestra habitación a la meditación. Quizás es una esquina que decoramos con una alfombra o bien un santuario, o bien una fotografía de nuestros seres queridos. Sea lo que sea, solo cerciórate de que invoque una sensación de paz en ti.

Ya antes de poner un pie en ese espacio, asegúrate de entrar con la cabeza despejada y las pretensiones positivas. Haz tu mejor esmero para dejar tus inconvenientes fuera del cojín, o bien fuera de tu esquina. Puede parecer una tontería, mas pregúntale a tu psique si podría calmarse durante un momento. Ofrezca una recompensa para su psique en el momento en que esté fuera de la meditación, solo asegúrese de continuar adelante.

dos. Deshazte de las esperanzas
Muchos de nosotros tenemos la expectativa de que en el instante en que nos implicamos en la meditación, estaremos sosegados, serenos y a olvidarnos de nuestro agobio diario. Cuando nuestra experiencia no está a la altura de la imagen que tenemos en nuestras psiques, nos desalentamos. En vez de dejar que lo que brote brote y pase, nos dejamos apresar. El secreto entra en su práctica sin aguardar un resultado . Crea que esta práctica le deja ir alén de sus pensamientos.

Piense en sus pensamientos como una catarata furiosa; ahora imagina que estás en la gruta tras la catarata, dejando que fluyan tus pensamientos. No es preciso quedar atrapado en la corriente.

tres. No fuerce ni juzgue
Esto va de la mano con el establecimiento de esperanzas para nuestra práctica. De manera frecuente demandamos demasiado de nosotros mismos, no permitiéndonos entrar en nuestra nueva práctica. Nos sentamos por una hora día a día, o bien por lo menos tenemos la expectativa de que habríamos de estar haciendo esto. La clave acá es demandar menos.

No te fuerces a sentarte si te duele el cuerpo, y no te fuerces a sentarte más tiempo del que puedes aguantar. En su sitio, piensa en tu práctica como algo que se desarrolla de forma lenta con el tiempo. Empiece poquito a poco, pruebe 5 minutos al día. Las ventajas son más tangibles y realmente aumentan más veloz cuando emplea un esmero progresivo y incesante, afín al interés compuesto.

Con el tiempo, le resultará más simple sentarse por periodos cada vez más largos. Empiece con poco y va a tener grandes ganancias en un largo plazo.

cuatro. Use un ancla
Aguardamos que cuando nos sentemos y reiniciemos la postura, nuestros pensamientos se detendrán, en tanto que buscamos un estado que sea un vacío completo. En vez de golpearte a ti toda vez que te sientes arrastrado por la corriente de pensamientos, solo recuerda que retornes. Esto habría de ser un suave empujón; ríete de ti si debes hacerlo.

La clave acá es tener un ancla, como su respiración. En el momento en que te hayas lavado y comiences a meditar, solo procura rememorar que vuelvas a respirar. Lo que haces es crear conciencia: cuanto más frecuentemente te percatas de que estás atrapado en el pensamiento, menos de manera frecuente te enmarañarás.

En el caso de duda, empieza a continuar tu respiración.

cinco. Utiliza la tecnología para llevarte a un estado más profundo.
Si has probado todo lo precedente y nada semeja estar marchando, posiblemente precises un tanto de ayuda. Hay un cierto género de pista de audio llamada «binaural beats»: lo que hacen es reproducir sonidos a una cierta frecuencia con la que tu psique puede alinearse. En general, esto se combina con otros sonidos relajantes, como las olas rompiendo o bien los pájaros gorjeando. Esta combinación de sonidos le da a tu psique algo en lo que concentrarse, al tiempo que al tiempo tu psique se acompasa con los tonos de frecuencias más bajas, llevando tu meditación a un estado más profundo.

Si quiere acrecentar su práctica de meditación y zambullirse en estados más profundos que jamás, pruebe los consejos precedentes, deje espacio para uno o bien 2 de ellos en su rutina. Recuerde que las ventajas perdurables de la meditación verdaderamente se activan en el momento en que haya establecido una rutina establecida.
Feliz meditando


Artículos relacionados


Publicado por el 21 Mar, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales