DEBIDO A LA ESCALADA DEL DÓLAR, EL GOBIERNO BUSCA TASACIONES HIPOTECARIOS



Las variaciones en el valor de la divisa norteamericana y la consecuente devaluación han provocado una caída de las operaciones inmobiliarias.

Es por ello que desde el gobierno nacional se está buscando que las tasaciones se hagan en UVA, consiguiendo así un valor más justo que se ajuste de acuerdo a la inflación. Esto es lo que afirma Alejadro Sparacino, Director Nacional de Acceso al Financiamiento para la Vivienda y Coordinador operativo de Procrear, quien asegura que las tasaciones en UVA protegerían al futuro comprador de la volatilidad cambiaria.

En este sentido, Sparacino afirma que “se está trabajando en diferentes herramientas y fuentes alternativas de financiamiento para reactivar el mercado inmobiliario”, luego que se realizara una reunión en donde participaron el Banco Central, la Secretaría de Finanzas, la Cámara Inmobiliaria Argentina, la Superintendencia de Seguros de la Nación y la Secretaría de Vivienda, donde se le solicitó especialmente que hagan las tasaciones de sus futuros desarrollos en UVA y no en dólares.

Asimismo, y en el mismo tenor, se está trabajando fuertemente con los bancos para que las operaciones inmobiliarias se hagan en UVA. En efecto, ya el Procrear Ahorro Joven realiza tanto las tasaciones como el desembolso del dinero en UVA.

El problema reside en los inmuebles usados, donde se dificulta que se tasen en UVA, al no haber oferta de dichos inmuebles aún en UVA.

Los principales referentes del sector afirman que si las tasaciones se hubieran realizado en UVA en lugar de en dólares, no se habría producido el abrupto cese en la concreción de operaciones inmobiliarias cuando se produjo la crisis cambiaria.

Tanto desde el Poder Ejecutivo como desde el sector de inmobiliarias, entienden que se torna difícil pensar en UVA, ya que quien compró una propiedad piensa su valor en dólares, pero la idea es que a futuro tanto los desarrolladores como las nuevas viviendas sean pensadas en UVA, y para estos efectos serán incluidos los escribanos para integrar la mesa de análisis. Desde el Poder ejecutivo también buscan impulsar un seguro que permita financiar hasta un 90% de la propiedad en lugar del 70%.

El seguro hipotecario, más conocido en inglés como “loan to value”, constituye un seguro adicional que puede extender el plazo, pero a su vez, otorga mayor financiamiento a la vivienda. Es decir, si bien el seguro puede encarecer la cuota, le da una mayor garantía al crédito.

“Se evalúa para el aumento de la cuota que se tome UVA o el coeficiente de variación salarial, lo que aumente menos. Hasta 10% de diferencia lo cubre la gente, pero poner un seguro que cubra si hay mayor diferencia. Incluso, la Superintendencia de Seguros estudia un seguro de caución para que los desarrolladores puedan tomar un crédito intermedio (es el financiamiento que necesita el privado para construir) y protegerse de la variación que puedan tener tanto la UVA como el coeficiente de variación salarial”, comenta uno de los participantes de la mesa de análisis.

Cabe recordar que hoy en día un UVA tiene un valor de $25.- Cuando la unidad de valor adquisitivo se implementó, en el año 2016, el dólar tenía un valor de $14.-, en una relación de 1 a 1 con respecto al UVA.

 

Las variaciones en el valor de la divisa norteamericana y la consecuente devaluación han provocado una caída de las operaciones inmobiliarias.

Es por ello que desde el gobierno nacional se está buscando que las tasaciones se hagan en UVA, consiguiendo así un valor más justo que se ajuste de acuerdo a la inflación. Esto es lo que afirma Alejadro Sparacino, Director Nacional de Acceso al Financiamiento para la Vivienda y Coordinador operativo de Procrear, quien asegura que las tasaciones en UVA protegerían al futuro comprador de la volatilidad cambiaria.

En este sentido, Sparacino afirma que “se está trabajando en diferentes herramientas y fuentes alternativas de financiamiento para reactivar el mercado inmobiliario”, luego que se realizara una reunión en donde participaron el Banco Central, la Secretaría de Finanzas, la Cámara Inmobiliaria Argentina, la Superintendencia de Seguros de la Nación y la Secretaría de Vivienda, donde se le solicitó especialmente que hagan las tasaciones de sus futuros desarrollos en UVA y no en dólares.

Asimismo, y en el mismo tenor, se está trabajando fuertemente con los bancos para que las operaciones inmobiliarias se hagan en UVA. En efecto, ya el Procrear Ahorro Joven realiza tanto las tasaciones como el desembolso del dinero en UVA.

El problema reside en los inmuebles usados, donde se dificulta que se tasen en UVA, al no haber oferta de dichos inmuebles aún en UVA.

Los principales referentes del sector afirman que si las tasaciones se hubieran realizado en UVA en lugar de en dólares, no se habría producido el abrupto cese en la concreción de operaciones inmobiliarias cuando se produjo la crisis cambiaria.

Tanto desde el Poder Ejecutivo como desde el sector de inmobiliarias, entienden que se torna difícil pensar en UVA, ya que quien compró una propiedad piensa su valor en dólares, pero la idea es que a futuro tanto los desarrolladores como las nuevas viviendas sean pensadas en UVA, y para estos efectos serán incluidos los escribanos para integrar la mesa de análisis. Desde el Poder ejecutivo también buscan impulsar un seguro que permita financiar hasta un 90% de la propiedad en lugar del 70%.

El seguro hipotecario, más conocido en inglés como “loan to value”, constituye un seguro adicional que puede extender el plazo, pero a su vez, otorga mayor financiamiento a la vivienda. Es decir, si bien el seguro puede encarecer la cuota, le da una mayor garantía al crédito.

“Se evalúa para el aumento de la cuota que se tome UVA o el coeficiente de variación salarial, lo que aumente menos. Hasta 10% de diferencia lo cubre la gente, pero poner un seguro que cubra si hay mayor diferencia. Incluso, la Superintendencia de Seguros estudia un seguro de caución para que los desarrolladores puedan tomar un crédito intermedio (es el financiamiento que necesita el privado para construir) y protegerse de la variación que puedan tener tanto la UVA como el coeficiente de variación salarial”, comenta uno de los participantes de la mesa de análisis.

Cabe recordar que hoy en día un UVA tiene un valor de $25.- Cuando la unidad de valor adquisitivo se implementó, en el año 2016, el dólar tenía un valor de $14.-, en una relación de 1 a 1 con respecto al UVA.

 

Las variaciones en el valor de la divisa norteamericana y la consecuente devaluación han provocado una caída de las operaciones inmobiliarias.

Es por ello que desde el gobierno nacional se está buscando que las tasaciones se hagan en UVA, consiguiendo así un valor más justo que se ajuste de acuerdo a la inflación. Esto es lo que afirma Alejadro Sparacino, Director Nacional de Acceso al Financiamiento para la Vivienda y Coordinador operativo de Procrear, quien asegura que las tasaciones en UVA protegerían al futuro comprador de la volatilidad cambiaria.

En este sentido, Sparacino afirma que “se está trabajando en diferentes herramientas y fuentes alternativas de financiamiento para reactivar el mercado inmobiliario”, luego que se realizara una reunión en donde participaron el Banco Central, la Secretaría de Finanzas, la Cámara Inmobiliaria Argentina, la Superintendencia de Seguros de la Nación y la Secretaría de Vivienda, donde se le solicitó especialmente que hagan las tasaciones de sus futuros desarrollos en UVA y no en dólares.

Asimismo, y en el mismo tenor, se está trabajando fuertemente con los bancos para que las operaciones inmobiliarias se hagan en UVA. En efecto, ya el Procrear Ahorro Joven realiza tanto las tasaciones como el desembolso del dinero en UVA.

El problema reside en los inmuebles usados, donde se dificulta que se tasen en UVA, al no haber oferta de dichos inmuebles aún en UVA.

Los principales referentes del sector afirman que si las tasaciones se hubieran realizado en UVA en lugar de en dólares, no se habría producido el abrupto cese en la concreción de operaciones inmobiliarias cuando se produjo la crisis cambiaria.

Tanto desde el Poder Ejecutivo como desde el sector de inmobiliarias, entienden que se torna difícil pensar en UVA, ya que quien compró una propiedad piensa su valor en dólares, pero la idea es que a futuro tanto los desarrolladores como las nuevas viviendas sean pensadas en UVA, y para estos efectos serán incluidos los escribanos para integrar la mesa de análisis. Desde el Poder ejecutivo también buscan impulsar un seguro que permita financiar hasta un 90% de la propiedad en lugar del 70%.

El seguro hipotecario, más conocido en inglés como “loan to value”, constituye un seguro adicional que puede extender el plazo, pero a su vez, otorga mayor financiamiento a la vivienda. Es decir, si bien el seguro puede encarecer la cuota, le da una mayor garantía al crédito.

“Se evalúa para el aumento de la cuota que se tome UVA o el coeficiente de variación salarial, lo que aumente menos. Hasta 10% de diferencia lo cubre la gente, pero poner un seguro que cubra si hay mayor diferencia. Incluso, la Superintendencia de Seguros estudia un seguro de caución para que los desarrolladores puedan tomar un crédito intermedio (es el financiamiento que necesita el privado para construir) y protegerse de la variación que puedan tener tanto la UVA como el coeficiente de variación salarial”, comenta uno de los participantes de la mesa de análisis.

Cabe recordar que hoy en día un UVA tiene un valor de $25.- Cuando la unidad de valor adquisitivo se implementó, en el año 2016, el dólar tenía un valor de $14.-, en una relación de 1 a 1 con respecto al UVA.

 

Las variaciones en el valor de la divisa norteamericana y la consecuente devaluación han provocado una caída de las operaciones inmobiliarias.

Es por ello que desde el gobierno nacional se está buscando que las tasaciones se hagan en UVA, consiguiendo así un valor más justo que se ajuste de acuerdo a la inflación. Esto es lo que afirma Alejadro Sparacino, Director Nacional de Acceso al Financiamiento para la Vivienda y Coordinador operativo de Procrear, quien asegura que las tasaciones en UVA protegerían al futuro comprador de la volatilidad cambiaria.

En este sentido, Sparacino afirma que “se está trabajando en diferentes herramientas y fuentes alternativas de financiamiento para reactivar el mercado inmobiliario”, luego que se realizara una reunión en donde participaron el Banco Central, la Secretaría de Finanzas, la Cámara Inmobiliaria Argentina, la Superintendencia de Seguros de la Nación y la Secretaría de Vivienda, donde se le solicitó especialmente que hagan las tasaciones de sus futuros desarrollos en UVA y no en dólares.

Asimismo, y en el mismo tenor, se está trabajando fuertemente con los bancos para que las operaciones inmobiliarias se hagan en UVA. En efecto, ya el Procrear Ahorro Joven realiza tanto las tasaciones como el desembolso del dinero en UVA.

El problema reside en los inmuebles usados, donde se dificulta que se tasen en UVA, al no haber oferta de dichos inmuebles aún en UVA.

Los principales referentes del sector afirman que si las tasaciones se hubieran realizado en UVA en lugar de en dólares, no se habría producido el abrupto cese en la concreción de operaciones inmobiliarias cuando se produjo la crisis cambiaria.

Tanto desde el Poder Ejecutivo como desde el sector de inmobiliarias, entienden que se torna difícil pensar en UVA, ya que quien compró una propiedad piensa su valor en dólares, pero la idea es que a futuro tanto los desarrolladores como las nuevas viviendas sean pensadas en UVA, y para estos efectos serán incluidos los escribanos para integrar la mesa de análisis. Desde el Poder ejecutivo también buscan impulsar un seguro que permita financiar hasta un 90% de la propiedad en lugar del 70%.

El seguro hipotecario, más conocido en inglés como “loan to value”, constituye un seguro adicional que puede extender el plazo, pero a su vez, otorga mayor financiamiento a la vivienda. Es decir, si bien el seguro puede encarecer la cuota, le da una mayor garantía al crédito.

“Se evalúa para el aumento de la cuota que se tome UVA o el coeficiente de variación salarial, lo que aumente menos. Hasta 10% de diferencia lo cubre la gente, pero poner un seguro que cubra si hay mayor diferencia. Incluso, la Superintendencia de Seguros estudia un seguro de caución para que los desarrolladores puedan tomar un crédito intermedio (es el financiamiento que necesita el privado para construir) y protegerse de la variación que puedan tener tanto la UVA como el coeficiente de variación salarial”, comenta uno de los participantes de la mesa de análisis.

Cabe recordar que hoy en día un UVA tiene un valor de $25.- Cuando la unidad de valor adquisitivo se implementó, en el año 2016, el dólar tenía un valor de $14.-, en una relación de 1 a 1 con respecto al UVA.

Fuentehttp://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1810/debido-a-la-escalada-del-d-lar-el-gobierno-busca-tasaciones-en-uva-en-hipotecarios.html


Artículos relacionados


Publicado por el 10 ago, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales