Decoracion de Hogares



Amueblar y decorar, da estilo al hogar

Sea en propiedad o en alquiler, lo importante es que hagas de la vivienda “tu hogar”, para ello nada mejor que amueblar y decorar con tu estilo personal.
La crisis está cambiando mucho de los hábitos de los españoles y parece que uno de los más arraigados está en franco retroceso. Nos estamos refiriendo a la compra de una casa. Ahora, y cada vez más, el alquiler probablemente es una de las soluciones más viables para tener una casa sin hipotecarse de por vida. Pero, en este punto nos surge una duda: ¿Qué pasa con la decoración?

Sí, porque estamos acostumbrados a que cuando adquirimos una nueva casa en propiedad podemos elegir los muebles, los electrodomésticos, los pintores,  incluso podemos tirar paredes para convertir la cocina y la sala en una cocina americana, por ejemplo. Sin embargo, cuando nos vamos de alquiler, esa casa en la que vamos a vivir no es nuestra, o no lo es del todo, a pesar de que la paguemos mes a mes.

Si queremos modificar algo de la estructura de la casa, como cambiar la sala de sitio o tirar alguna pared o… tendremos que pedir permiso al arrendatario. Es él el que nos lo tiene que dar, pero eso no significa que no podamos hacer nada en la decoración del que será nuestro hogar. ¡Claro que no!

Para empezar tendremos que dejar claro en el contrato de arrendamiento lo que podemos y no podemos hacer, así nos evitaremos problemas futuros.

La más evidente, de esas cosas que tendremos que poder hacer, es pintar o aplicar microcemento para el suelo. Quizás haya gente que no dé importancia al color que tiñen sus paredes pero está más que demostrado que según qué colores nos influirán de una manera u otra en nuestro estado de ánimo. En cualquier caso, no es la intención de este artículo recomendar colores para las paredes. Pero sí hay que tener en cuenta que ese proceso (elección del color…) es fundamental para convertir una casa en alquiler en nuestro hogar.

Al margen de ello, y suponiendo que tengamos un casero relativamente estricto, se puede acomodar ciertos muebles a nuestros gustos: la televisión, el ordenador, lámparas de pie, cuadros… Hay muchas cosas en el ámbito de la decoración que podemos hacer sin cambiar la estructura de la casa.

Amueblar y decorar no es una decisión fácil porque en buena medida de ellos depende cómo nos sintamos en nuestra propia casa. De ellos depende en gran medida la convivencia en nuestro hogar.
Cuando analizamos los muebles y decoración de una casa tenemos que tener en cuenta de manera primordial su utilidad. Es decir, qué tipo de actividades vamos a realizar en ella. Y cuando hablamos de analizar no nos estamos refiriendo a los profesionales, en absoluto, sino a cualquiera que tenga una casa y quiera decorarla, comprar muebles… Es principalmente para ellos, o sea, para la mayoría de nosotros, que va dirigido el consejo.

Decíamos que tenemos que tener en cuenta el uso que le vamos a dar y, a partir de ahí, determinar el tipo de muebles y decoración que le conviene a la casa y, de rebote, a nosotros.

Si, por ejemplo, recibimos muchas visitas, nos gusta ser los anfitriones de las fiestas… Tendremos que asumir que nuestra casa debe ser cómoda para nuestras visitas. Si sabemos de sus gustos podemos adecuarnos mejor pero, como es lógico, vamos a recibir a todo tipo de gente es mejor no arriesgarse. Dependiendo de la casa, quizás convenga “guardar” un par de estancias para los invitados, para las fiestas… En las que los muebles y la decoración vayan dirigidos a la comodidad de los potenciales visitantes.

Por eso, en esas habitaciones, deberíamos olvidarnos de colores que aunque nos gusten a nosotros pueden irritar a otras personas. Es mejor no arriesgar y utilizar una decoración neutra, que priorice los espacios, asumiendo que nuestras fiestas y reuniones darán cabida a mucha gente; con pocos muebles bien seleccionados, por ejemplo un par de sofás que sean cómodos, un armario y mesa para bebidas…; de fácil acceso y bien conectadas con otras zonas como el baño o la cocina (este último punto ya para la mayor comodidad del anfitrión).

Hacer del espacio un lugar confortable y amable para los invitados debería ser uno de los principales objetivos de cualquier buen anfitrión. Si conseguimos que se sientan a gusto nada más entrar, tendremos bastante ganado para que se lo pasen bien.

Por supuesto, lo anterior no es óbice para que no nos guste a nosotros y para que, al margen de esas estancias habilitadas para “los demás”, no guardemos espacio para nosotros.

La habitación principal, la cocina o el garaje (dependiendo de nuestras aficiones y de lo grande que sea la casa) son lugares perfectos para hacerlos nuestros, un espacio en el que podamos ser nosotros mismos, sin miedo a las miradas ajenas.

En cualquier caso, antes que nada, tenemos que preguntarnos a nosotros mismos, qué es lo queremos y qué nos puede ofrecer nuestra casa para satisfacer esos deseos. Después, claro está, actuar.

Pero, claro, habrá gente que piense que es estúpido gastarse a saberse cuánto dinero en una casa que no es tuya, de la que te pueden echar en cuanto se acabe el contrato.

Bien, desgraciadamente vemos cada vez más cómo el banco se queda con las casas de personas que habían decidido comprar en lugar de alquilar, así que parece que tampoco ésa sea una solución para el problema anteriormente planteado. Y, de todas formas, siempre te puedes llevar lo comprado a donde vayas (o venderlas si te place).

En cualquier caso, lo importante, es hacer de esa casa (da igual el tiempo que estés en ella) tu hogar.


Artículos relacionados

  • ¿Me quiere o no me quiere?, pregunta seria si se refiere a tu mercado
    Los particulares podremos deshojar margaritas sin que el resultado de una consulta de esta naturaleza llegue a afectarnos o a importar siquiera. Después de todo, obtener el afecto de los otros es ...
  • Principales diferencias entre un disyuntor y una térmica
    Es usual confundir los términos, o usarlos indistintamente. Por ello, aunque cumplen funciones similares, presentan diferencias, y es importante establecer qué rol cumple cada uno de estos. S...
  • 5 recetas con helados
    Refréscate y disfruta de unas exquisitas recetas con helados durante los días calurosos del verano. Esta opción es una magnífica idea, siempre es bienvenido degustar un exquisito postre, a cualqui...
  • Cómo gestionar los requisitos mínimos de una hipoteca
    Adquirir una vivienda en propiedad es el sueño de muchos y muchas y tendría que ser, además, un derecho garantizado por ley. Por desgracia no sucede así, y la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de...
  • ¿Qué arrojan los comparadores de créditos?
    Pedir créditos rápidos, préstamos hipotecarios, préstamos personales, minicréditos, es algo muy habitual. Lógicamente, pocos son los que pueden permitirse el lujo de pagar en efectivo una casa, o ...

Publicado por el 02 May, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales