Diferencias entre crédito y préstamo



Tanto los préstamos como los créditos los pedimos para cubrir necesidades financieras o bien económicas, así sea un crédito personal para la adquisición de un bien de consumo o bien la adquisición de servicios varios. Entre los préstamos y los créditos hay distingues substanciales en tanto que son contratos diferentes.

Al cliente del servicio no se le entrega esa cantidad de cuajo al empiezo de la operación, sino más bien que podrá emplearla conforme las necesidades de cada instante, usando una cuenta o bien una tarjeta de crédito.

Es decir, la entidad irá efectuando entregas parciales a petición del usuario. Solo paga intereses por el dinero del que ciertamente haya preparado, si bien acostumbra a cobrarse además de esto una comisión mínima sobre el saldo no preparado. Conforme devuelve el dinero podrá continuar disponiendo de sobra, sin pasarse del límite.

Los intereses de los créditos acostumbran a ser más altos que los de un préstamo, mas, como ya hemos dicho, solo se paga por la cantidad usada. La mayoría de las veces empleamos estos conceptos sin distinción, para referirnos tanto a uno como a otro, pensando que significaban lo mismo. En el crédito la entidad financiera pone a la disposición del usuario, en una cuenta de crédito, el dinero que este necesite hasta una cantidad de dinero máxima.

En el préstamo la entidad financiera pone a la disposición del cliente del servicio una cantidad fija y el usuario adquiere la obligación de devolver esa cantidad más unas comisiones y también intereses pactados en el plazo acordado. De esta forma, el usuario posee la ocasión de organizarse mejor en el instante de planear los pagos y sus finanzas personales.

Generalmente los préstamos son personales y se conceden a particulares para un empleo privado, por tanto, por norma general se requieren garantías personales (acredites) o bien garantías reales (prendas o bien hipotecas). El usuario solamente paga intereses sobre la cantidad preparada y una pequeña comisión sobre el saldo libre mas no preparado. El préstamo es una operación en la que entre las partes (el prestamista) entrega un capital a otra parte (el prestatario) que debe de devolver su equivalente en uno o bien varios pagos escalonados en el tiempo.

La meta de la contraprestación es devolver el capital prestado conjuntamente con los intereses generados. Esta clase de operación está indicada para financiar las necesidades de capital en un largo plazo, la adquisición de un inmovilizado o bien la puesta en marcha de una inversión de cierta extensión.


Artículos relacionados


Publicado por el 11 nov, 2013 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales