El complejo trabajo del CM y sus resultados



Para un community manager, manejar las cuentas en redes sociales de una empresa es una acción relativamente sencilla, al menos si es un CM realmente cualificado, con estudios y con experiencia. Si lo es, sabrá, para empezar, cuál es el objetivo real de las redes sociales: construir una comunidad sólida de usuarios interesados en la marca y en lo que ofrece, sobre todo en materia de contenidos. También generar un vínculo estrecho y lo más humano posible entre esa comunidad y la empresa, convirtiéndose de esa manera el CM en el relaciones públicas, en el enlace cercano y familiar.

A la hora de gestionar las redes sociales, y sobre todo cuando llega el momento de cumplir con ese objetivo fundamental, hay numerosos aspectos a tener en cuenta, lo que convierte el proceso en algo complejo y necesariamente repetitivo. En otras palabras, en un trabajo sobre el cual hay que perseverar si se quiere aspirar a tener éxito, a crecer y a mantener los logros obtenidos. El aspecto más mecánico tiene que ver con la elocuencia en redes, que se relaciona de manera directa con la obligación del CM de hacer uso de una ortografía, una gramática y un léxico realmente impecables.

Pero no solo impecables; hay que saber tener versatilidad de estilos para, así, adaptarse al tipo de público en cada empresa. De nada sirve utilizar un vocabulario insípido, neutro y excesivamente académico cuando el público al que va dirigido son adolescentes de 14 a 18 años, por ejemplo. Este dominio del lenguaje, por otro lado, tiene que llevarse a cabo siempre teniendo en cuenta otras dos variables: la calidad del contenido que se pretende transmitir, y la optimización SEO. El poicionamiento en Internet o el posicionamiento en Google no solo es imprescindible a la hora de otorgarle una posición concreta a el sitio web corporativo, sino también, y sobre todo a raíz de las últimas actualizaciones del algoritmo de Google, para visibilizar en los primeros resultados de búsqueda los perfiles en RRSS.

Hay otra cuestión muy importante que cualquier CM realmente profesional sabe que tiene que tener en cuenta. Hablamos, en este caso, de la coherencia. Coherencia en todo: de contenido, de tono y estilo y, sobre todo, de gestión de perfiles de una misma empresa en diferentes redes sociales. Para gestionar de manera correcta lo primero, lo que hay que hacer es tener siempre un planning. El triunfo en redes sociales no se consigue improvisando, sino disponiendo de un calendario, sabiendo qué cantidad de contenidos al día y a qué horas de mayor afluencia hay que enviarlos, analizando cuáles de esos contenidos, siempre diversos, tienen más éxito para, de ese modo, potenciarlos y priorizarlos más que los demás.

En el caso concreto de la coherencia entre diversas redes sociales, es más complicado, en el sentido de que cada red social tiene su interfaz y su modo de uso. Si queremos ofrecer un contenido largo en Twitter, podemos hacerlo mediante un hilo de tuits y enlazar gifs o imágenes en cada uno de esos tuits. Pero en Instagram, por ejemplo, solo podemos poner una imagen, así que tenemos que procurar seleccionar la mejor y la más representativa de todo el conjunto. Por otro lado, Twitter, al ser una red social de microblogging, es más dinámica, exige un ritmo mayor mediante tuits de pocos caracteres pero precisos e impactantes. En Facebook y en Instagram eso sabe a poco, el contenido tiene que desarrollarse, y eso implica trabajar en mayor profundidad en él.

Afortunadamente, desde hace años va apareciendo en internet distinto tipo de software que permite gestionar en una sola interfaz distintos perfiles en redes sociales. Un ejemplo concreto es Twitter, una interfaz que permite tener perfiles en Twitter o en Facebook, por ejemplo, en columnas alineadas en un mismo espacio, permitiendo así un mayor control. HootSuite, por su parte, también es un administrador general de perfiles en RRSS que además permite programar contenidos a ciertas horas, lo que permite que se hagan públicas en las horas de mayor presencia de usuarios y considerando el hecho de que un CM es, ante todo, humano, y no está disponible las 24 horas.

En definitiva, la labor de un CM no es tan fácil como parece. Detrás de cada encuesta, de cada pregunta desenfadada, de cada imagen graciosa compartida, hay un trabajo de organización exhaustivo. Pero, si se hace bien, sin duda los resultados van a ser extraordinarios. ¿Debe una empresa utilizar las RRSS para vender de forma directa? Por lo general, no, sería una mala idea hacerlo. Pero usar las redes para crear una comunidad genera confianza en la marca, lo que a medio plazo influye de manera semidirecta en el aumento del tráfico web, de las conversiones, de las ventas y, en resumen, de los beneficios. Hoy por hoy, no debería haber empresa sin redes sociales.


Artículos relacionados


Publicado por el 27 Sep, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales