El consumo de prebióticos favorece procesos vitales para la salud



Los beneficiosos alimentos prebióticos básicamente están compuestos de fibra y esto les permite estimular el aumento de la actividad bacteriana en el tracto gastrointestinal, dado que pasan al mismo sin ser digeridos y pueden generar el crecimiento de las colonias de microorganismos vitales en el intestino grueso.

Los prebióticos o fibras nutritivas estimulan que bacterias y hongos que son beneficiosos para garantizar la salud del organismo crezcan de forma equilibrada y cumplan sus funciones preventivas y curativas de múltiples dolencias, ya que alimentan a las bacterias intestinales que nutren las células digestivas.

Las principales bacterias que se alimentan de prebióticos están presentes en el ácido láctico y en las llamadas bifidobacterias, los cuales son muy importantes para cumplir con las funciones de la digestión, ayudan a que se absorban mejor los minerales y logran una máxima eficacia del sistema inmune del organismo.

Hay que destacar que entre las sustancias prebióticas la más reconocida es la insulina, seguida de otras también muy importantes como la lactulosa, los galactooligodacàridos y los fructooligosacàridos. Son sustancias de gran importancia que alimentan bacterias que son fundamentales para mantener la salud.

Principales beneficios de las bacterias que se alimentan de prebióticos

Estas están presentes de forma natural en el organismo, pueden mantenerse de manera equilibrada con una alimentación adecuada rica en fibras, ya que estos aseguran su presencia en el tracto intestinal y la protección salud mediante los principales beneficios de los prebióticos:

Ayudan a combatir las bacterias adquiridas en comidas contaminadas, esta función la cumple la bifidobacteria animalis, la cual también fortalece el sistema inmune.

Facilitan la digestión, es una tarea que lleva a cabo la bifidobacteria bifidum, que facilita los procesos digestivos de los productos lácteos.

Combaten los hongos y las infecciones bacterianas, esta actividad fundamental es llevada a cabo por la bifidobacteria breve, que se encuentra de manera natural en el intestino y en la zona vaginal.

Eliminan toxinas orgánicas, la bifidobacteria longum esta ayuda a la eliminación natural de las toxinas del cuerpo, favoreciendo la prevención de gran parte de las enfermedades, infecciones y alteraciones orgánicas.

Favorecen la absorción de nutrientes, como la lactobacillus que cumple esta función primordial para el mantenimiento de la salud y que también combate las infecciones.

Las sustancias prebióticas también generan grandes beneficios ya que los alimentos que las contienen pueden ser capaces de reducir la inflamación gastrointestinal, mejora la absorción de los minerales, disminuyen los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y los efectos de la obesidad. Al igual, que reducen el estrés y la ansiedad por sus propiedades.

Los prebióticos alivian la inflamación de las cavidades intestinales, según pruebas especializadas una alimentación equilibrada logra reducir a la calprotectina en el tracto intestinal marcador de la inflamación intestinal.

Es un proceso que se logra por medio de la mezcla de la insulina y de los fructooligosacàridos, ya que los alimentos prebióticos evitan a su vez, las flatulencias, alivian las molestias intestinales comunes y mejoran la fluidez de la evacuación.

Del mismo modo, los alimentos prebióticos aumentan la absorción intestinal de minerales claves como el calcio, magnesio y el hierro, por lo que son muy importantes en la etapa de la infancia y la adolescencia para aumentar la disponibilidad biológica del calcio, el magnesio y el hierro en las etapas de crecimiento y desarrollo del organismo.

Otro beneficio de los prebióticos es que disminuyen el riesgo de las enfermedades cardiovasculares, ya que la ingesta de fibra alimentaria y otros componentes como los probióticos pueden reducir los niveles de colesterol malo y de los triglicéridos en el torrente sanguíneo.

Por los anteriores beneficios, también logran evitar la obesidad ya que pueden ayudar a la reducción del peso, según los resultados de investigaciones al respecto donde se ha suministrado prebióticos a personas que padecen de obesidad durante doce semanas, logrando que las mismas perdieran peso de manera significativa.

Explican los expertos que estos resultados se origina gracias a que la variedad bacteriana que provocaron los prebióticos en el intestino de las personas que participaron en el estudio, lograron estimular el aumento del nivel de la hormona de la saciedad, la cual influye directamente en la absorción de las calorías y en su uso en el organismo.

Estas sustancias también logran la disminución del estrés y la ansiedad gracias a los beneficios que generan en el aumento de la flora intestinal, la cual influye en la regulación de procesos relacionados con estados de ánimo como la ansiedad, la depresión y además, mejoran la respuesta endocrina que se produce para disminuir el estrés.

Todas estas propiedades ayudan a que se mejore de manera significativa la calidad de la alimentación e influyan de manera positiva en los procesos preventivos de las enfermedades e inclusive previniendo el cáncer del colon, porque modifican la composición de la microbiota intestinal, lo que influye directamente en la disminución de este cáncer.

Alimentos ricos en prebióticos

Los prebióticos pueden adquirirse de alimentos naturales, que pueden comerse con facilidad en gran variedad de platos y pueden ser parte de los ingredientes de muchas recetas fáciles de preparar.

Las alcachofas las cuales según su tipo pueden contener entre un 3 y un 19% de insulina, El diente de león que se usa en ensaladas, contiene una buena parte de fibra que reduce el estreñimiento y aumenta las bacterias buenas, lo que mejora la actividad del sistema inmune, tiene efectos diuréticos, antioxidantes, antiinflamatorios y reduce el colesterol.

Por su parte, la raíz de la achicoria también es rica en insulina y es una manera sencilla de consumirla. El ajo también contiene un buen porcentaje de insulina y enriquece de manera las comidas que lo contienen, al igual que la cebolla que puede incluirse también en guisos, ensaladas, sopas y cualquier preparación, Mientras que el puerro es especialmente benéfico para mejorar la microfibra del intestino.

Los espárragos son igualmente ricos en inulina, vitaminas y otros nutrientes esenciales y además es bajo en calorías. Un nutriente rico en prebióticos es el salvado de trigo, el cual al igual que la harina de trigo presente en gran cantidad de alimentos contiene hasta un 5% de prebióticos, como las bananas y las legumbres.


Artículos relacionados


Publicado por el 23 Abr, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales