El social media y su importancia en marketing online



Internet se ha convertido en el medio de comunicación por excelencia. Aquí y allí encontramos páginas web, enlaces, blogs, redes sociales y material digital descargable que se presta a las condiciones publicitarias de la red de redes. Si es tan efectivo es porque, a grandes rasgos, empequeñece el mundo. En el mejor sentido de la palabra: interconecta espacios geográficos que en la vida real están a cientos de kilómetros de distancia. No es de extrañar entonces que vivamos en la era de la explosión de la información. De hecho, hay tanta que es muy complicado procesarla y filtrarla. En otras palabras, organizar y sintetizar la información útil.

Este proceso de sintetización y organización de la información digital es uno de los procedimientos a seguir más habituales del marketing digital. En su definición, aprendemos que el marketing online, también llamado mercadotecnia en línea u online, no es sino el reflejo de las técnicas y la praxis general publicitaria en el área de la comunicación a través de internet. Si se ha convertido en una disciplina o subdisciplina por derecho propio dentro del marketing digital y la publicidad, es porque los requerimientos son novedosos y revolucionarios. Para empezar, es posible partir de una segmentación concreta del público potencial y elaborar una estrategia de éxito directo a partir de él.

En este conjunto de técnicas de segmentación del usuario tiene mucho que ver el social media, una de las bases de la mercadotecnia digital. En pocas palabras, el social media es la aplicación de los procedimientos ontológicos de diálogo e interacción humanos en el ámbito de internet, dando como resultado plataformas que permiten a los usuarios comentar, votar, sugerir o establecer quejas pertinentes sobre un producto, un servicio o una marca. Esto es posible, en gran medida, gracias a la explosión de la web 2.0, que ha convertido las ya casi obsoletas páginas web unidireccionales en sistemas que permiten a cualquier persona ejercer una acción y modificar contenido. Por ejemplo, las wikis, sin duda el mejor ejemplo de esta nueva y actual tipología de site.

El social media es una pieza fundamental y diferenciada del marketing digital, pero se pliega a las exigencias del mismo. Por ejemplo, las redes sociales y los blogs son susceptibles de ser indexados en los buscadores mediante estrategias útiles de posicionamiento en Google. Es posible optimizar el contenido de nuestras publicaciones de Facebook, nuestros tuits, nuestras fotografías de Instagram o nuestros contenidos didácticos empresariales con palabras clave, aquellas más empleadas por el público al que pretendemos dirigir nuestro negocio online.

Nos encontramos por lo tanto ante un subtipo de marketing online que ofrece a cualquier empresa pequeña, mediana o grande la posibilidad de crear una comunidad sólida de personas usuarias que muy fácilmente se convertirán en clientes fieles, siempre y cuando sepamos escucharlos y ofrecerles aquello que necesitan. Para ello se ha creado la figura del social media manager, un experto en mercadotecnia y publicidad virtual específicamente centrado en el ámbito del marketing social.

Sus labores son diversas: desde la planificación de las estrategias y el establecimiento de los objetivos del plan de social media, que deben ir siempre en consonancia con los objetivos generales de la empresa, hasta la monitorización de acciones, el seguimiento de la competencia, el conocimiento permanentemente actualizado del mercado en el que el negocio se mueve, y en general la comunicación activa tanto con usuarios como con directivos. Sin el social media manager, sería imposible hablar de una estrategia útil y efectiva a medio y largo plazo en social media. Es muy importante, siempre que los recursos económicos lo permitan, contar con este perfil profesional en la cantera básica de profesionales de la marca.

Por otro lado, el social media manager puede ser también el community manager de la empresa, y de hecho es lo habitual en pymes o empresas más pequeñas que necesitan diversificar un mismo puesto de trabajo y ahorrar recursos, al menos durante los primeros e inestables meses y años de su creación. No obstante, el escenario ideal, aquel al que deberían tender todas aquellas empresas interesadas en contar con una plantilla especializada, es que sean dos profesionales diferentes. Eso sí, SMM y CM deberían estar en permanente comunicación. Lo uno no existe sin lo otro y viceversa, y los objetivos de los perfiles en RRSS y cualquier otro tipo de plataforma social deben ser comunes en todos los casos y circunstancias.

En definitiva, el marketing digital es complejo, y lo es porque internet es una plataforma de comunicación ilimitada que perfecciona las experiencias de usuario a medida que pasa el tiempo. Por ello, no debemos caer nunca en el error de realizar acciones de mercadotecnia online sin planificarlas y analizarlas en primer lugar, empezando siempre por la adecuada segmentación de los usuarios. Si se hace, el triunfo estará casi asegurado.


Artículos relacionados


Publicado por el 08 abr, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales