Imaginación y diversión en decoración de cuartos de niños



La decoración del cuarto o de los cuartos de los niños es una tarea que nos conecta con nuestra infancia y nos obliga a despertar nuestra imaginación. Y es que la habitación de los niños no solo es un  espacio de descanso, sino también el lugar que utilizan para jugar, crear y muchas veces estudiar.

Los adultos poseemos una concepción del dormitorio muy diferente a la que poseen los niños. Los adultos lo pensamos como el espacio de descanso, de relax, pero para los niños significa mucho más, ya que allí pasan gran parte de su tiempo: juegan, crean, imaginan, estudian, en fin, se identifican con ese espacio donde pueden ser ellos.

Antes de emprender la decoración del dormitorio infantil, es preciso evaluar ciertas cuestiones, como ser, tamaño de la habitación, muebles con los que se cuenta, ubicación de los mismos. Si ya se cuenta con muebles, debe planificarse la ubicación de estos a los fines que los niños se sientan cómodos, y lo adultos puedan circular en ella para asear, ordenar, etc.

Si para el armado del dormitorio se debe comprar el mobiliario, o hacerlo a medida, se deberá considerar incluir espacio de guardado, cajones, placard con amplitud y un escritorio si el dormitorio también incluirá un espacio para realizar las tareas escolares.

Además, deberá pensarse la decoración en consonancia con el estilo elegido para el resto  de la casa, para que guarde armonía con ésta. Deberá, así, idear opciones infantiles dentro del estilo predominante en el resto de la casa. Así, ésta puede ser moderna, minimalista, rústica, de campo, industrial, nórdica, etc. Todos los elementos del dormitorio, cama, placard, acolchado, cortinados, colores de las paredes, deberán elegirse teniendo en cuenta esta importante premisa. Si se compra el mobiliario sin seguir un criterio determinado, por separado y según diferentes estilos, no se logrará un dormitorio armonioso.

Un dato no menor tiene que ver con el color de las paredes. Los especialistas recomiendan poner especial atención en este punto, ya que se ha comprobado que los colores tienen influencia sobre el estado de ánimo de los niños. Existen colores que tranquilizan, traen paz y relax, y por el contrario, otros tonos alteran o no permiten tener un buen descanso.

Se aconsejan, en este sentido, los colores pasteles, suaves, sin que haya colores indicados para niños y otros para niñas, ya que hoy en día se han roto ciertos preconceptos respecto a este tema.

Para culminar, el mobiliario es un tema sumamente importante. Existen en el mercado múltiples opciones, pero debe tenerse mucho cuidado, ya que algunos muebles son en apariencia atractivos, pero resultan poco cómodos para los padres, por ejemplo, al momento del armado de la cama.

Deberán tomarse las medidas de la habitación previo a la adquisición del mobiliario, cuidando que haya suficiente espacio de guardado para los juguetes, la ropa, el calzado. Si el dormitorio también planea poseer un espacio de estudio, deberá pensarse en un escritorio adecuado con buena iluminación y suficiente lugar de guardado, como cajoneras, estantes, para organizar todo el material escolar.

Antes de emprender la decoración del dormitorio infantil, es preciso evaluar ciertas cuestiones, como ser, tamaño de la habitación, muebles con los que se cuenta, ubicación de los mismos. Si ya se cuenta con muebles, debe planificarse la ubicación de estos a los fines que los niños se sientan cómodos, y lo adultos puedan circular en ella para asear, ordenar, etc.

Si para el armado del dormitorio se debe comprar el mobiliario, o hacerlo a medida, se deberá considerar incluir espacio de guardado, cajones, placard con amplitud y un escritorio si el dormitorio también incluirá un espacio para realizar las tareas escolares.

Además, deberá pensarse la decoración en consonancia con el estilo elegido para el resto  de la casa, para que guarde armonía con ésta. Deberá, así, idear opciones infantiles dentro del estilo predominante en el resto de la casa. Así, ésta puede ser moderna, minimalista, rústica, de campo, industrial, nórdica, etc. Todos los elementos del dormitorio, cama, placard, acolchado, cortinados, colores de las paredes, deberán elegirse teniendo en cuenta esta importante premisa. Si se compra el mobiliario sin seguir un criterio determinado, por separado y según diferentes estilos, no se logrará un dormitorio armonioso.

Un dato no menor tiene que ver con el color de las paredes. Los especialistas recomiendan poner especial atención en este punto, ya que se ha comprobado que los colores tienen influencia sobre el estado de ánimo de los niños. Existen colores que tranquilizan, traen paz y relax, y por el contrario, otros tonos alteran o no permiten tener un buen descanso.

Se aconsejan, en este sentido, los colores pasteles, suaves, sin que haya colores indicados para niños y otros para niñas, ya que hoy en día se han roto ciertos preconceptos respecto a este tema.

Para culminar, el mobiliario es un tema sumamente importante. Existen en el mercado múltiples opciones, pero debe tenerse mucho cuidado, ya que algunos muebles son en apariencia atractivos, pero resultan poco cómodos para los padres, por ejemplo, al momento del armado de la cama.

Deberán tomarse las medidas de la habitación previo a la adquisición del mobiliario, cuidando que haya suficiente espacio de guardado para los juguetes, la ropa, el calzado. Si el dormitorio también planea poseer un espacio de estudio, deberá pensarse en un escritorio adecuado con buena iluminación y suficiente lugar de guardado, como cajoneras, estantes, para organizar todo el material escolar.

Fuente: https://www.mayoristadeblanco.com.ar/novedades/imaginacion-y-diversion-en-decoracion-de-cuartos-de-ninos-6037/


Artículos relacionados


Publicado por el 30 Sep, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales