«Impresoras 3D: Tipos y formas de impresión »



Las tecnologías de fabricación aditiva o impresión 3D ya forma parte de nuestro idioma. ¿Pero qué tanto sabemos sobre ellas? Si usted, como nosotros, piensa que imprimir en 3D será el próximo estándar de fabricación, seguramente está interesado en conocer sus diferentes opciones.

Tecnologías disponibles para imprimir en 3D

El proceso de impresión requiere un archivo CAD que luego es interpretado por la máquina para realizar el modelo. Independientemente del material, el objeto es fabricado por capas, uniéndose de forma natural. Como parte de su evolución, existen escáneres que hacen una copia exacta de aquello que queremos reproducir. Es como tomar un foto que va al ordenador y solo faltaría imprimir en 3D.

 

Podemos catalogar las tecnologías disponibles en 5 grupos

 

Fusión de leche de polvo

Las impresoras de Power Bed Fusion (PBD) utilizan una base de polvo del material seleccionado y aplican una fuente de energía para recrear la pieza por capas. Están diseñadas para fabricar objetos terminados o prototipos muy complejos, ganando popularidad en las industrias automovilística y aerospacial. Aquí distinguimos tecnologías como: EBM y SLM (Fusión por haz de electrones y por láser), SLS y SHS (Sinterización selectiva por láser y calor) y DMLS (Sinterización de metal directa por láser).

 

Inyección de aglutinante

Catalogada como una combinación de fusión de leche de polvo e inyección de material, destaca por su variedad de colores e ingredientes. Estas máquinas pulverizan el aglutinante resinoso o líquido sobre una base de polvo. Tienen un funcionamiento similar a las impresoras de tinta, que unen líneas transversales. Pueden usar metales, cerámicos, resinas, ceras, termoplásticos y cristal. Por lo general, su acabado requiere de infiltrado para mejorar su resistencia y usan tecnologías como PP y PBIH.

 

Fotopolimerización

Considerada la más antigua, utiliza el endurecimiento selectivo de un fotopolímero líquido mediante diferentes técnicas. Las más comunes son: DLP (Procesamiento digital de luz), SLA (Esterolitografía) y Fotopolimerización por absorción de fotones. Posee múltiples aplicaciones y está definida como una tecnología de piezas terminadas con acabados estructurales y estéticos detallados. Existen modelos low-cost con software open source que reducen gastos de producción, pero requieren un alto nivel de manejo.

 

Inyección de materia

Estas impresoras pueden aplicar varios elementos para una sola pieza. Su funcionamiento sencillo usa fotopolímeros inyectados para formar las capas. Las figuras más complejas pueden requerir de cera o gel para crear más cohesión que luego se lava o elimina por calor. Usan diversos materiales, reproduciendo efectos, colores y distintas propiedades físico-mecánicas en un solo objeto. A diferencia de otros métodos, el acabado es más completo y no requiere un tratamiento post-procesado.

 

Extrusión de elementos

Es la tecnología de fabricación aditiva más popular porque utiliza máquinas que pueden ser instaladas en casas u oficinas. El proceso que usa se le conoce como Modelado por Fusión Fundida (FDM o FFF). Incluye bobinas con un filamento metálico o polimérico que es calentado en el cabezal extrusor. Tiene un desplazamiento de tres ejes que ofrece menor precisión. Fáciles de usar y limpiar, la cantidad de materiales utilizables depende del tipo de licencia.

Las tecnologías de fabricación aditiva o impresión 3D ya forma parte de nuestro idioma. ¿Pero qué tanto sabemos sobre ellas? Si usted, como nosotros, piensa que imprimir en 3D será el próximo estándar de fabricación, seguramente está interesado en conocer sus diferentes opciones.

Tecnologías disponibles para imprimir en 3D

El proceso de impresión requiere un archivo CAD que luego es interpretado por la máquina para realizar el modelo. Independientemente del material, el objeto es fabricado por capas, uniéndose de forma natural. Como parte de su evolución, existen escáneres que hacen una copia exacta de aquello que queremos reproducir. Es como tomar un foto que va al ordenador y solo faltaría imprimir en 3D.

 

Podemos catalogar las tecnologías disponibles en 5 grupos

 

Fusión de leche de polvo

Las impresoras de Power Bed Fusion (PBD) utilizan una base de polvo del material seleccionado y aplican una fuente de energía para recrear la pieza por capas. Están diseñadas para fabricar objetos terminados o prototipos muy complejos, ganando popularidad en las industrias automovilística y aerospacial. Aquí distinguimos tecnologías como: EBM y SLM (Fusión por haz de electrones y por láser), SLS y SHS (Sinterización selectiva por láser y calor) y DMLS (Sinterización de metal directa por láser).

 

Inyección de aglutinante

Catalogada como una combinación de fusión de leche de polvo e inyección de material, destaca por su variedad de colores e ingredientes. Estas máquinas pulverizan el aglutinante resinoso o líquido sobre una base de polvo. Tienen un funcionamiento similar a las impresoras de tinta, que unen líneas transversales. Pueden usar metales, cerámicos, resinas, ceras, termoplásticos y cristal. Por lo general, su acabado requiere de infiltrado para mejorar su resistencia y usan tecnologías como PP y PBIH.

 

Fotopolimerización

Considerada la más antigua, utiliza el endurecimiento selectivo de un fotopolímero líquido mediante diferentes técnicas. Las más comunes son: DLP (Procesamiento digital de luz), SLA (Esterolitografía) y Fotopolimerización por absorción de fotones. Posee múltiples aplicaciones y está definida como una tecnología de piezas terminadas con acabados estructurales y estéticos detallados. Existen modelos low-cost con software open source que reducen gastos de producción, pero requieren un alto nivel de manejo.

 

Inyección de materia

Estas impresoras pueden aplicar varios elementos para una sola pieza. Su funcionamiento sencillo usa fotopolímeros inyectados para formar las capas. Las figuras más complejas pueden requerir de cera o gel para crear más cohesión que luego se lava o elimina por calor. Usan diversos materiales, reproduciendo efectos, colores y distintas propiedades físico-mecánicas en un solo objeto. A diferencia de otros métodos, el acabado es más completo y no requiere un tratamiento post-procesado.

 

Extrusión de elementos

Es la tecnología de fabricación aditiva más popular porque utiliza máquinas que pueden ser instaladas en casas u oficinas. El proceso que usa se le conoce como Modelado por Fusión Fundida (FDM o FFF). Incluye bobinas con un filamento metálico o polimérico que es calentado en el cabezal extrusor. Tiene un desplazamiento de tres ejes que ofrece menor precisión. Fáciles de usar y limpiar, la cantidad de materiales utilizables depende del tipo de licencia.

 


Artículos relacionados


Publicado por el 27 Ene, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales