Internet y el negocio digital



Parece que nunca existió la época en la que no teníamos internet. La vemos en películas anteriores a finales de años noventa, y empieza a parecernos ficción. ¿Alguna vez fue necesario entrar en una cabina telefónica para comunicarnos con nuestra familia o llamar a un amigo? ¿Tuvimos que comprar un periódico en papel si nos queríamos informar de algo importante porque no disponíamos de otro medio leído para poder hacerlo? ¿Era esencial sintonizar la radio del coche o la de nuestra casa para escuchar un partido de fútbol no retransmitido? Lo cierto es que todas esas cosas no solo una vez existieron, sino que todavía existen, ya renqueantes y decadentes, exhalando su último aliento. Pero, al fin y al cabo, Londres no sería lo mismo sin sus cabinas rojas.

Nos hemos acostumbrado a ser criaturas digitales. Ahora, todo lo mencionado anteriormente lo podemos hacer desde la comodidad de nuestro teléfono móvil. Ni siquiera internet es como al principio, cuando era un suplicio conseguir un archivo de unos pocos megas o conectarnos en general. Ahora, tenemos WiFi gratis en casi todas las cafeterías, y podemos ver Netflix mientras esperamos para subirnos al avión. Todo lo demás, como escuchar emisoras online y podcast, leer diarios digitales o hacer videollamadas por Skype, lo conocemos ya. Es lógico que internet se haya convertido en la principal herramienta de globalización del planeta.

Por supuesto, esto ha afectado también al marketing y a todos los modelos de negocio que existen. Las librerías, por ejemplo, ahora son híbridas que ofrecen un catálogo de pedidos a través de la página web para que los compradores potenciales adquieran su libro de inmediato, y que siguen distribuyendo físicamente dichos productos en grandes, medianas y pequeñas superficies. Han aparecido las webs de compraventa de música en formatos digitales y también plataformas de suscripción mensual para escuchar a nuestros artistas y grupos favoritos, frente a las tradicionales, y cada vez más en desuso, tiendas de discos. Lo mismo podemos decir de los videoclubs.

Por otro lado, incluso el acceso a servicios básicos o esenciales, ya sean económicos o de otra índole, se han pasado también al universo anónimo, cómodo e inmediato de internet. Ahora, si lo deseamos podemos solicitar mini créditos rápidos en WannaCash.es, una inyección monetaria que, a continuación, podemos invertir en crear nuestra propia librería, nuestra propia plataforma de suscripción, o cualquier cosa que queramos si tenemos la ambición de ser empresarios del mundo virtual.

Pero no solo el empresario ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos, los usuarios también. De hecho, la adaptación mutua se retroalimenta, de modo que, al mismo tiempo que el usuario encuentra más comodidad a la hora de efectuar sus compras o solicitar sus servicios, los dueños y las dueñas de negocios online investigan y conocen nuevas vías para llegar a ellos y captar nuevos segmentos de mercado, que en internet siempre adquieren un carácter global gracias a la eliminación de las barreras geográficas y, gracias a los traductores en línea y a la posibilidad de traducir textos automáticamente, también lingüísticas. Dicha retroalimentación puede conllevar que una persona que desee publicar su novela contacte con una editorial para hacerlo en libro electrónico en vez de en papel, o que una pareja decida utilizar un cualquier servicio financiero, ya sean préstamos rápidos online o una tarjeta de crédito para su escapada de fin de semana.

Porque, aunque tal vez sea demasiado evidente para señalarlo, los negocios online, al tratar directamente con los clientes sin intermediarios de por medio, reducen muchísimo los costes de comunicación y distribución. El ahorro en materia de local físico también es más que evidente, ya que la cara y el espacio de la nueva empresa serán siempre su página web y sus redes sociales. Por ello, es mucho más fácil contactar no solo con clientes, sino con esas personas que decidan culminar sus proyectos personales gracias a ella. Hemos hablado de una editorial que publique libros electrónicos, pero también podemos mencionar webs de micromecenazgo como Verkami, o incluso blogs de divulgación científica. Las opciones son numerosas.

Por todos estos motivos, y utilizando de base los ejemplos expuestos, es lógico que empresarios y usuarios seamos en la actualidad tan dependientes de internet. La red no solo ofrece con mucha más comodidad todo aquello que nuestros padres y abuelos hacían de forma más complicada, sino que establece un mosaico de competitividad en la que cualquier empresa, incluso las más pequeñas, puede llegar a ser tan visible como una franquicia grande y ya consolidada. Todo depende de cómo se gestione el negocio y se realicen los estudios de mercado. De hecho, podemos incluso ser a la vez clientes y empresarios si, por ejemplo, utilizamos un simulador de préstamos online y solicitamos luego aquel que nos permita dar a luz a nuestro negocio virtual. En definitiva, internet es un espacio seguro, fácil y siempre atractivo.

 


Artículos relacionados

  • ¿Qué es SEO y por qué mi negocio lo necesita?
    Con más de 1000 oficinas en 80 países, WSI es la red más grande a nivel global de consultores en mercadeo digital. Contáctenos y con gusto le ayudaremos a diseñar una estrategia de marketing en ...
  • ¿Por qué su negocio debe tener un sitio web?: 5 buenas razones
    WSI - Una de las Agencias Digitales más grandes del mundo, también en Costa Rica Fundada en 1995 en Toronto, Canadá, en el nacimiento del internet y con más de 1000 oficinas en 80 países, WSI ofre...
  • Calendario Editorial SEO
    Planificación de creación de contenidos de blog para mejorar el posicionamiento web a través de una estrategia basada en atraer leads. Planificación de creación de contenidos a través de un cale...
  • EasyVista anuncia el evento global EV Connect 2018
    EasyVista, proveedor líder en gestión de servicios para organizaciones TI, ha anunciado sus planes para el evento global EV Connect, que tendrá lugar en París el 9 de octubre de 2018. Tras el ev...
  • Los niños quieren ser youtubers
    •Un año más, según la XIV Encuesta Adecco ‘¿Qué quieres ser de mayor?’ , los más pequeños sueñan con ser youtubers (6,1%), junto con otras profesiones más tradicionales: futbolistas (18,9...

Publicado por el 12 sep, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales