Just in Time en Logística: ¿Qué es? Origen, Objetivos y Ventajas



La logística Just in Time (JIT) persigue reducir el coste de la gestión y las pérdidas en almacenes provocadas por acciones innecesarias, así, no se produce bajo ninguna predicción, sino sobre pedidos reales. Justo a Tiempo significa producir los productos que se necesitan, en las cantidades justas, en el momento adecuado para completar el proceso productivo.

La logística Justo a Tiempo fue desarrollada por la compañía japonesa Toyota Motor Corporation y adaptada por muchas empresas de Europa y Estados Unidos, a primeros de los años ochenta y, aunque su fin primordial es un mayor beneficio por medio de menores costos, permite conseguir tres objetivos más orientados al objetivo principal:

  • Control cuantitativo: Permite adaptación en cantidad y variedad, a las fluctuaciones diaria y mensuales de la demanda.
  • Calidad asegurada: Tener certeza de que cada método únicamente proporciona al proceso siguiente unidades de productos en buen estado
  • El sistema utiliza recursos humanos para alcanzar sus objetivos de costo.

 

Pretende eliminar stocks, hacer más eficiente todo el proceso de producción, optimizando costes y siendo capaces de responder a los clientes mejor y más rápido.

Ventajas del Just In Time

La mayor ventaja del justo a tiempo es la reducción de los inventarios. Cada paso del sistema de producción y gestión demanda solo la cantidad necesaria al eslabón anterior y va a entregar la cantidad solicitada al siguiente, haciendo que el flujo sea lo más fluido posible y eliminando las necesidades de almacenamiento. Minimiza pérdidas como objeto de suministros obsoletos, caducados o que han perdido valor mientras están almacenados, menos horas de trabajos dedicadas a ubicar la mercancía y al resto de métodos relacionados.Esta mejor relación ayuda a acordar compras aseguradas a lo largo del año, que permiten a los suministradores planearse mejor y ofrecer mejores precios. El sistema es más flexible y permite cambios más rápidos. El Just in Time busca eliminar los puntos muertos entre el tiempo en el que se está trabajando en el producto y el tiempo que está en espera almacenado o yendo de un lugar a otro para seguir siendo elaborado. De esta forma aumentamos el tiempo efectivo en el que se está trabajando sobre el producto.

Los Cinco Ceros del Just In Time

  1. Cero defectos: los defectos provocan costes e irregularidades que resultan ser stocks. El JIT plantea hacer las cosas bien a la primera, consiguiendo la calidad deseada y ahorro en costes por concepto de materiales no despilfarrados, menos energía y horas en proceso hombre- maquina, al no tener que repetir la actividad.
  2. Cero averías: Las averías conllevan retrasos en la gestión y parones en la producción y son una de las causas que hacen que se mantengan stocks. Establecer programas de mantenimiento productivo e implicar a los operarios en tareas de entrenamiento y conservación de las máquinas que se manejan para operaciones de producción provoca que las averías se reduzcan al mínimo y como resultado no será necesario mantener stocks para cubrir dichas contingencias.
  3. Cero stocks: Esto supone un despilfarro ya que conlleva tener inmovilizados recursos monetarios, es un coste para la compañía. Ocupan espacio y necesitan vigilancia. También redundan en una gestión inadecuada y baja productividad para la empresa.
  4. Cero plazos: Da un servicio adecuado al cliente y evita que se acumulen stocks en algún tramo de los procesos logístico. El plazo de entrega, el precio y la calidad son variables competitivas de los productos de una empresa.
  5. Cero papel: El Just In Time consiste en buscar simplicidad. Intenta eliminar cualquier burocracia que entorpezca una buena gestión.

Objetivos del Just In Time

El objetivo principal es que elimina el despilfarro. Hace todo lo posible para suprimir actividades innecesarias como sus consecuencias. Algunas son:

  • Sobreproducción
  • Almacenaje
  • Operaciones innecesarias (aplicando nuevos procesos)
  • Desplazamientos (tanto personal como material)
  • Inventarios
  • Averías
  • Tiempos de espera

Exigencias del Just In Time

Para conseguir un sistema de trabajo Just In Time es necesario un esfuerzo. Esto influye al trabajo y las decisiones de toda la compañía. En la cadena de suministro, los nuevos lotes serán más pequeños y más numerosos. La logística es muy sensible a la economía de escala y es necesario valor un posible cambio en costes.

También tendremos que plantearnos cambiar de proveedores logísticos, si nuestro proveedor no nos ofrece servicio para portes más pequeños pero más frecuentes. La logística de nuestra empresa comprobará un cambio en la manera de recepcionar la mercancía, además, ahora habrá que hacer labores de consolidación de la mercancía. La integración con proveedores y clientes es otro de los retos más importantes del JIT. Para conservar el flujo productivo, necesitamos colaboración con todos ellos. Necesitamos conocer la cantidad que necesitamos en cada momento, integrar el procesamiento de pedidos y poder confiar en una entrega puntual. En primer lugar, con fluidez en la información. Lo que se repite en el proceso productivo: cada parte de la cadena productiva demanda la necesidad de material al anterior.

Es necesario poner el rendimiento de nuestros proveedores. Y trabajar con empresas que nos aseguren que el suministro se va a producir nuestros productos en condiciones de calidad, cantidad y tiempo acordados. Si no fuera así, podría llegar a pararse la cadena productiva.

Es aconsejable integrar tecnológicamente toda la cadena productiva, para que haya una información completa y en tiempo real.

Para buscar el mejor proveedor tenemos que tener en cuenta aparte de la calidad de sus productos suficiente al menor coste, otros aspectos como la fiabilidad, integración y capacidad de respuesta que nos permitan mejorar costes mediante el mejor funcionamiento global, a través de la reducción de stocks. La cercanía geográfica, también es importante en just in time.

¿Es siempre el Just In Time la mejor opción?

No siempre el Just In Time es beneficioso ni es la solución ideal para todas las empresas.

Si tenemos una demanda muy volátil y difícil de predecir,el JIT puede que nos ayude cuando la demanda caiga demasiado pero podría tener dificultades en picos imprevistos.

Dificultades para tener en cuenta antes de aplicar la logística Justo a Tiempo: cultura empresarial, las dificultades que pudieran tener pequeños proveedores, los factores logísticos, el tipo de demanda (si es muy previsible y estable o si es muy loca tal vez convenga tener stock), cambios en los precios de las materias primas o en su obtención que puedan dejarnos sin stock. Los imprevistos climatológicos, laborales.

Cuanto más nos ajustamos a un funcionamiento puramente Just In Time más expuestos estaremos a los posibles riesgos. Las empresas deben ser capaces de medir muy bien qué stocks quieren conservar, qué consecuencias tendría una rotura de stock o una parada de la producción y cómo y en cuánto tiempo podrían solventarlo. En definitiva, Just In Time aumenta la importancia de la logística en la empresa. Es importante realizarla más corta y rápida, más consistente en los tránsitos e integrar todas las actividades logísticas, incluyendo a los proveedores en esa visión de conjunto.

Origen del Just In Time

El Just in Time tuvo su origen en Japón, donde se aplicó por primera vez por la empresa automovilística Toyota que lo empezó a utilizar a principios de los años 50 y el principal objetivo de este sistema era acabar con todos los elementos innecesarios en el área de producción y es usado para disminuir costos nunca imaginados y cumpliendo con las necesidades de tiempo de los clientes a los costos mas económicos posibles. En país de terreno pequeño como Japón, el recursos más preciado es sin lugar a duda el espacio físico. Uno de los principales pilares de la nueva filosofía fue el aprovechamiento o ahorro de espacio, la liquidación de desperdicios y, en conclusión, la eliminación de la carga que supone la existencia del inventario.

En los años 50 el desarrollo tecnológico e industrial eran propiedadde una forma casi exclusiva de los EEUU de América, debido a su victoria en la 2ª Guerra Mundial, lo cual como ya sabemos perjudico enormemente a la nación japonesa, en la década de los años 80, esta tendencia se invirtió hacia el que fue su gran enemigo en la guerra, Japón. El continuo avance de la tecnología y electrónica y otros sectores industriales se asentaron en aquel país debido en gran parte a las favorables condiciones económicas y laborales en las empresas japonesas. Pero el nacimiento de un gran número de empresas, casi todas ellas relacionadas con los mismos sectores tecnológicos provocó la aparición de una feroz competencia.que nunca antes habían tenido.

Por lo tanto, se debía encontrar un nuevo método para seguir innovando pero incrementado el margen de ingresos y beneficios. Precisamente ésta será la filosofía de la innovación del just in time. Las compañías que lo implantaron, consiguieron solucionar dos problemas: la ausencia de espacio físico y la consecución del máximo beneficio: “ reducción de inventarios y eliminación de prácticas desperdiciadoras”. La primera compañía que implanto esta cadena productiva, Toyota, ascendió rápidamente a los líderes mundiales en su sector. La eficacia del just in time las llevó rápidamente a mejorar su filosofía, la cual pasó a afectar a todos los ámbitos de la empresa, y no solo a la producción.

Una de las causas de que este método no se haya arraigado en occidente puede ser debido a los diferentes estilos de vida de ambos continentes. La vida metódica tradicional nipona frente a la vida liberal de los países europeos. Tenemos que tener en cuenta la diferencia que de aquí se deriva en la forma de ver la empresa. Mientras que en occidente, la empresa es el lugar de trabajo para la gran mayoría, abandonando toda relación con ella fuera de las horas laborales. En Japón, a diferencia, la compañía es una parte de la vida muy importante en la vida del trabajador japonés, llegando al extremo de identificarse y sentir totalmente los problemas de la compañía donde trabaja, haciéndolos como suyos e intentando resolverlos para el beneficio del conjunto antes que el beneficio propio. Si tomamos este hecho como punto de partida, ya podemos apreciar el porqué de las dificultades de implantar un sistema productivo japonés en un país europeo.

Pero debemos partir de la base de que el Just In Time es una filosofía, y que por lo tanto no se debe implantar, sino que se debe enseñar y del que se deben mostrar sus virtudes y sus inconvenientes, de tal modo que cualquier persona aprenda esta filosofía por iniciativa propia y no por imposición.


Artículos relacionados


Publicado por el 28 Mar, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales