La impresión de calidad para la publicidad, una necesidad



La evolución de la publicidad impresa en los últimos años ha ido de la mano de los grandes progresos que han realizado los fabricantes de máquinas específicamente creadas para este fin. Fujifilm, por ejemplo, es una marca puntera que presenta en el mercado cada cierto tiempo maquinaria revolucionaria en este sector, como la impresora acuity que ha mejorado mucho las prestaciones y la rapidez en la impresión.

La rapidez en la impresión es muy importante para el sector, de poco les vale que sus trabajos tengan una calidad extraordinaria si no son capaces de elaborar un volumen de pedidos que sostengan su negocio o que den respuesta a las exigencias de clientes que necesitan tener sus trabajos en plazos de tiempo cada vez más cortos.

Pero tampoco vale de nada la rapidez si esta va en detrimento de la calidad de la impresión. Las imágenes nítidas, con una definición de colores perfecta y una calidad fotográfica son hoy por hoy imprescindibles para la publicidad. Solo hay que ver los carteles que se ven en cualquier ciudad para hacer propaganda de cualquier evento o producto. Su calidad es muy superior a la de hace años e incluso en los formatos de gran tamaño la imagen es clara y sin pixelar.

Las máquinas evolucionan con rapidez

La evolución de las máquinas es muy rápida, lo que obliga a las empresas a amortizar lo más rápidamente posible sus inversiones ya que comprar máquinas de calidad no es sinónimo de que vayan a ser para toda la vida. La vida útil de las máquinas ya no es la misma que hace unas décadas, no porque dejen de funcionar, sino porque quedan anticuadas ante la aparición de nuevos modelos más rápidos, de más calidad o capaces de realizar impresiones en tamaños todavía mayores.

Mantener la maquinaria actualizada es básico para poder competir en un mercado exigente y la calidad de las impresiones es una exigencia que no van a dejar de tener quienes encargan sus productos publicitarios ya sean grandes posters para vallas ya sean etiquetas para sus productos. La buena imagen es importante y repercute en las ventas, lo que obliga a mantenerse actualizados y contar con lo último en impresión.

Quién no lo haga acabará relegado en el mercado y puede estar desfasado en poco tiempo, perdiendo los contratos más interesantes que son los que al final hacen que una empresa se mantenga viva y siga en el mercado.

Los consumibles, la otra cara de la moneda

De igual manera que un coche de gran cilindrada y con un estupendo motor funciona mejor cuando se le proporciona un combustible con los adictivos adecuados, las maquinas de última generación precisan de consumibles de gran calidad. Las tintas son los más conocidos por el gran público y marcan sin duda una diferencia a la hora de poder realizar trabajos de calidad y con la más amplia gama de colores, matices y contrastes.

Pero no solo se trata de la tinta. Según el sistema de impresión y el tipo de máquina que se utilice serán necesarios otros recambios y productos específicos para la limpieza de los restos de tinta, facilitando así una impresión limpia y de calidad. Los distribuidores de este tipo de materiales son aquí fundamentales para conseguir no solo los mejores recambios para cada máquina, sino también que estos estén siempre a punto y se entreguen en los plazos previstos, evitando así retrasos en la realización de los pedidos.

El cumplir los pedidos en los plazos pactados es fundamental para la empresa, no solo porque así podrán realizar un nuevo trabajo al acabar el anterior, sino porque su prestigio no se basa tan solo en la calidad del producto que entrega, sino también en cómo cumplen con lo pactado.

Un personal altamente cualificado

La última base para el éxito en el sector de la impresión digital radica en el personal especializado que trabaja en este tipo de empresas. Desde los diseñadores hasta los técnicos encargados del manejo de las máquinas son personal altamente cualificado que está especializado en su labor y que realizan un impresionante trabajo de equipo. Los resultados no serían los mismos sin ellos y sin ese esfuerzo conjunto.

El diseño es la primera pieza, fundamental para conseguir que un trabajo tenga el aspecto que debe de tener, pero sin técnicos que consigan que las máquinas hagan exactamente lo que se espera de ellas, no habría un resultado a la altura de las expectativas de los clientes.

Todo esto nos hace ver que el sector de la impresión digital es un mercado laboral en expansión y que va a necesitar de personal cada vez más formado, por lo que las nuevas ramas de la formación profesional específicas de la materia contarán cada vez con una mayor demanda, pudiendo incluso surgir nuevas especialidades según avancen las cosas en este campo.


Artículos relacionados


Publicado por el 21 Ene, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales