La nueva tendencia en cuartos de baño para el 2019



El baño siempre y en todo momento ha sido un espacio donde arreglarnos y adecentarnos, donde poco a poco más gente se plantea el empleo del baño como una habitación más, donde se puede estar, relajarse, desconectar, y para esto los espacios cambian, se amoldan a las necesidades de la gente. ¡A quién no le apetece ahora un baño caliente!

Respecto a las nuevas necesidades por parte de los usuarios, hay que tener en cuenta que es necesario aplicar nuevas soluciones que pueden ir acordes a esas necesidades, mas que no dejan de lado el ahorro de agua, la eficacia del gasto energético, y es que para amoldarse a nuestro ritmo de vida hay que agregar nuevas rutinas de spa y relajación, en muchas ocasiones asociadas al estilo “wellness” o bien bienestar, que es codiciado mas al unísono accesible, es suficiente con buscar especialistas reformas Madrid

Para gozar de estas necesidades no precisamos de un espacio arquitectónico espacioso, que también, sino existen pequeños cambios, los que ya comentamos más veces en el weblog, que pueden transformar el baño en un oasis de relax. Un buen ejemplo son los grifos con hidromasaje, para los que es muy habitual cambiar la bañera por ducha para poder añadir un set de hidromasaje y, además de esto, ahorrar mucho espacio. Para poder hacer esto, en muchas ocasiones no es preciso mudar la toma del grifo de la pared, sencillamente desconectar y conectar el modelo de hidromasaje.

No hay duda de que si tenemos lugar, las bañeras son como la cuna de los bebés grandes, espacio de diversión para los pequeños, transforman el baño en un espacio de bienestar, muy frecuentemente acompañados de nuevos aromas y sales. En esto, hay que estimar los modelos de sales que se emplean, y si se mandan disueltas o bien con saturación del agua, dejando sales sin disolver, que hacen que nuestras arquetas, codos, encuentros del saneamiento gocen de la presencia de sales aromatizadas, lo que no es preciso, desde entonces.

Volviendo a los platos para la ducha, recientemente se ponen los modelos “walk-in” , si bien es un término que se asocia a la colocación de mamparas, que crean un espacio protegido de vidrio, sin carpinterías y molduras ostentosas, que mejoran la estética y la limpieza, si bien no es tan “cuqui” como poner las ramas de eucalipto sobre la alcachofa de la ducha, eso de momento no lo he probado.

El CTE nos fuerza a tener un espacio alumbrado y ventilado, bien sea natural o bien mecánicamente. Está claro que la iluminación natural cambia la esencia del espacio, que deja ventilar con libertad y también alumbrar con luz clara, que acompañada de unos acabados bien escogidos puede aportar al baño el entorno que buscas, que invite a la relajación.

Es importante recordar que los cuartos de aseo tienen la peculiaridad de ser estancias húmedas. De hecho, son las más húmedas. Bajo estos acabados nuevos, aparte de los cerámicos se pueden ver resinas y microcementos, es vitar garantizarse una segunda lámina impermeable, así sea tipo Schlüter, con microaireación, con capas impermeables sobrepuestas, láminas Tyvec, me resulta indiferente. La obra de reforma no es únicamente un cambio de acabados, precisamos asegurar un espacio impermeable y ventilado (y eso ya no es del actual año dos mil dieciocho).

A lo largo del tiempo han alterado los materiales de los platos para la ducha, si bien la porcelana siempre y en todo momento ha sido una alternativa real y perdurable. Con la aparición de los platos para la ducha de resina, con su infinidad de colores y superficie antibacterias y hongos se ha revolucionado un tanto el mercado, mas estos ya han sufrido ciertos cambios, procurando corregir sus inconvenientes iniciales.

Estos inconvenientes le han venido desde la propia instalación. Los primeros platos para la ducha de resina eran de forma fácil desajustables si el fondo no estaba de forma perfecta nivelado o bien si tenía alguna imperfección. Ciertos fabricantes han resuelto el inconveniente poniendo un doble fondo, haciendo el plato más agradable por su parte.

Alguna vez me he encontrado en la situación de ver un plato de resina cortado, para salvar el habitual pilar o bien shunt, que por no estar bien resuelto arquitectónicamente la edificación, la ducha se ve apartada a un rincón donde “pasan muchas cosas”. El que concluye padeciendo es el plato para la ducha de resina, capaz de ser cortado y sostener su función, a la inversa de lo que pudiera pasar por poner un ejemplo con la porcelana, que nos forzaría a separar y alinear la ducha con el pilar, dejando repisas inútiles, aportando más inconvenientes que soluciones.

Si bien se pueden recortar, no desea decir que sean para eso. Cuentan en general con un bastidor interior de madera, si, madera, que meridianamente no marcha bien en la ducha. El agua puede llegar por medio de esos bocados bastante difíciles de solucionar, juntar y sellar, filtrándose cara el piso inferior y mojando esa madera por el camino, donde ahí si se pueden generar afloramiento de hongos o bien bacterias. Cuidado con los bocados.


Artículos relacionados


Publicado por el 03 Ene, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales