Metros cúbicos vs metros cuadrados



Vale recordar que cuando se compra un inmueble, no se adquiere solamente una superficie plana, sino un espacio que se define tanto por la distancia entre sus paredes, como la distancia que posee entre el piso y el techo. Es decir, es un espacio que se mide en metros cúbicos. Lamentablemente, en lo que al mundo del Real Estate se refiere, las mediciones de las propiedades se hacen en metros cuadrados y no en metros cúbicos, y ciertamente al dejar de lado las mediciones cúbicas, no se está teniendo en cuenta espacio que es muy valioso. Para dar un ejemplo, no es lo mismo adquirir una propiedad con 100m2 de planta, pero con 2,40m de altura (lo que significaría 240 metros cúbicos), que la misma superficie pero con 4m de altura (lo que representaría 400 metros cúbicos). Sin lugar a dudas, en el último caso se estaría contando con el doble de espacio. Encontrar este tipo de propiedades no es fácil, y por ello poseen un alto valor de venta. Son muy buscadas o requeridas por aquellas personas que aman los grandes espacios con pocas divisiones y ventanales altos. Al poseer techos altos otorgan sensación de amplitud, con mucha luminosidad. Sumado a esto, otorgan muchas posibilidades de decoración, con el aprovechamiento del espacio extra que otorgan los altos techos. En lo que a refacción y decoración de estos espacios se refiere, los especialistas sugieren la colocación de cuadros grandes, arañas e iluminación sectorizada. La presencia de paredes altas permite mayores posibilidades de decoración de las mismas. Se puede mantener el estilo tradicional de la propiedad, o dotarlo de toques modernos, como por ejemplo, luminaria moderna, tanto en espacios comunes como en los dormitorios. La presencia de grandes ventanales otorga mayor luminosidad, grandes vistas, a la vez que reduce la sensación de encierro. Esta representa una gran ventaja respecto a los espacios con techos bajos. En efecto, cuando nos encontramos en una vivienda con techos bajos, se duplica la sensación de encierro, y la necesidad de salir de allí. Esto no sucede con las propiedades con techos altos, donde el amplio espacio invita a permanecer en él. Las posibilidades y proyecciones que presentan las propiedades que cuentan con techos altos son mucho mayores, y es por ello que es sumamente importante comenzar a revalorizar esta característica al momento de la venta de un inmueble. Sin lugar a dudas, será más provechosa la oportunidad de este espacio hacia arriba, que el que puede representar un balcón de pocas dimensiones. Así, las altas paredes pueden ser la oportunidad para colocar amplias bibliotecas o espacios de guardado, como bauleras. Tal como decíamos anteriormente, en el negocio inmobiliario no se presentan las propiedades en metros cúbicos, sino en metros cuadrados, y esto es igual en casi todas las partes del mundo. Al buscar una propiedad en algún buscador, se podrá apreciar que no se realizan búsquedas por metros cúbicos, y los corredores inmobiliarios presentan a los techos altos de una vivienda como una característica o dato secundario, no otorgándole el valor que realmente representa. Además, los tasadores no valúan las propiedades por sus proyecciones en metros cúbicos, lo cual evidencia la poca trascendencia que se le otorga a este espacio extra. Sin lugar a dudas, debería comenzar a valuarse estos metros cúbicos, o al menos agregarse como dato accesorio a los metros cuadrados que una propiedad presenta, ya que esto otorgará una idea más pormenorizada del espacio real con el cual el inmueble cuenta. Fuente: https://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1824/metros-cubicos-vs-metros-cuadrados.html Vale recordar que cuando se compra un inmueble, no se adquiere solamente una superficie plana, sino un espacio que se define tanto por la distancia entre sus paredes, como la distancia que posee entre el piso y el techo. Es decir, es un espacio que se mide en metros cúbicos. Lamentablemente, en lo que al mundo del Real Estate se refiere, las mediciones de las propiedades se hacen en metros cuadrados y no en metros cúbicos, y ciertamente al dejar de lado las mediciones cúbicas, no se está teniendo en cuenta espacio que es muy valioso. Para dar un ejemplo, no es lo mismo adquirir una propiedad con 100m2 de planta, pero con 2,40m de altura (lo que significaría 240 metros cúbicos), que la misma superficie pero con 4m de altura (lo que representaría 400 metros cúbicos). Sin lugar a dudas, en el último caso se estaría contando con el doble de espacio. Encontrar este tipo de propiedades no es fácil, y por ello poseen un alto valor de venta. Son muy buscadas o requeridas por aquellas personas que aman los grandes espacios con pocas divisiones y ventanales altos. Al poseer techos altos otorgan sensación de amplitud, con mucha luminosidad. Sumado a esto, otorgan muchas posibilidades de decoración, con el aprovechamiento del espacio extra que otorgan los altos techos. En lo que a refacción y decoración de estos espacios se refiere, los especialistas sugieren la colocación de cuadros grandes, arañas e iluminación sectorizada. La presencia de paredes altas permite mayores posibilidades de decoración de las mismas. Se puede mantener el estilo tradicional de la propiedad, o dotarlo de toques modernos, como por ejemplo, luminaria moderna, tanto en espacios comunes como en los dormitorios. La presencia de grandes ventanales otorga mayor luminosidad, grandes vistas, a la vez que reduce la sensación de encierro. Esta representa una gran ventaja respecto a los espacios con techos bajos. En efecto, cuando nos encontramos en una vivienda con techos bajos, se duplica la sensación de encierro, y la necesidad de salir de allí. Esto no sucede con las propiedades con techos altos, donde el amplio espacio invita a permanecer en él. Las posibilidades y proyecciones que presentan las propiedades que cuentan con techos altos son mucho mayores, y es por ello que es sumamente importante comenzar a revalorizar esta característica al momento de la venta de un inmueble. Sin lugar a dudas, será más provechosa la oportunidad de este espacio hacia arriba, que el que puede representar un balcón de pocas dimensiones. Así, las altas paredes pueden ser la oportunidad para colocar amplias bibliotecas o espacios de guardado, como bauleras. Tal como decíamos anteriormente, en el negocio inmobiliario no se presentan las propiedades en metros cúbicos, sino en metros cuadrados, y esto es igual en casi todas las partes del mundo. Al buscar una propiedad en algún buscador, se podrá apreciar que no se realizan búsquedas por metros cúbicos, y los corredores inmobiliarios presentan a los techos altos de una vivienda como una característica o dato secundario, no otorgándole el valor que realmente representa. Además, los tasadores no valúan las propiedades por sus proyecciones en metros cúbicos, lo cual evidencia la poca trascendencia que se le otorga a este espacio extra. Sin lugar a dudas, debería comenzar a valuarse estos metros cúbicos, o al menos agregarse como dato accesorio a los metros cuadrados que una propiedad presenta, ya que esto otorgará una idea más pormenorizada del espacio real con el cual el inmueble cuenta. Fuente: https://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1824/metros-cubicos-vs-metros-cuadrados.html Vale recordar que cuando se compra un inmueble, no se adquiere solamente una superficie plana, sino un espacio que se define tanto por la distancia entre sus paredes, como la distancia que posee entre el piso y el techo. Es decir, es un espacio que se mide en metros cúbicos. Lamentablemente, en lo que al mundo del Real Estate se refiere, las mediciones de las propiedades se hacen en metros cuadrados y no en metros cúbicos, y ciertamente al dejar de lado las mediciones cúbicas, no se está teniendo en cuenta espacio que es muy valioso. Para dar un ejemplo, no es lo mismo adquirir una propiedad con 100m2 de planta, pero con 2,40m de altura (lo que significaría 240 metros cúbicos), que la misma superficie pero con 4m de altura (lo que representaría 400 metros cúbicos). Sin lugar a dudas, en el último caso se estaría contando con el doble de espacio. Encontrar este tipo de propiedades no es fácil, y por ello poseen un alto valor de venta. Son muy buscadas o requeridas por aquellas personas que aman los grandes espacios con pocas divisiones y ventanales altos. Al poseer techos altos otorgan sensación de amplitud, con mucha luminosidad. Sumado a esto, otorgan muchas posibilidades de decoración, con el aprovechamiento del espacio extra que otorgan los altos techos. En lo que a refacción y decoración de estos espacios se refiere, los especialistas sugieren la colocación de cuadros grandes, arañas e iluminación sectorizada. La presencia de paredes altas permite mayores posibilidades de decoración de las mismas. Se puede mantener el estilo tradicional de la propiedad, o dotarlo de toques modernos, como por ejemplo, luminaria moderna, tanto en espacios comunes como en los dormitorios. La presencia de grandes ventanales otorga mayor luminosidad, grandes vistas, a la vez que reduce la sensación de encierro. Esta representa una gran ventaja respecto a los espacios con techos bajos. En efecto, cuando nos encontramos en una vivienda con techos bajos, se duplica la sensación de encierro, y la necesidad de salir de allí. Esto no sucede con las propiedades con techos altos, donde el amplio espacio invita a permanecer en él. Las posibilidades y proyecciones que presentan las propiedades que cuentan con techos altos son mucho mayores, y es por ello que es sumamente importante comenzar a revalorizar esta característica al momento de la venta de un inmueble. Sin lugar a dudas, será más provechosa la oportunidad de este espacio hacia arriba, que el que puede representar un balcón de pocas dimensiones. Así, las altas paredes pueden ser la oportunidad para colocar amplias bibliotecas o espacios de guardado, como bauleras. Tal como decíamos anteriormente, en el negocio inmobiliario no se presentan las propiedades en metros cúbicos, sino en metros cuadrados, y esto es igual en casi todas las partes del mundo. Al buscar una propiedad en algún buscador, se podrá apreciar que no se realizan búsquedas por metros cúbicos, y los corredores inmobiliarios presentan a los techos altos de una vivienda como una característica o dato secundario, no otorgándole el valor que realmente representa. Además, los tasadores no valúan las propiedades por sus proyecciones en metros cúbicos, lo cual evidencia la poca trascendencia que se le otorga a este espacio extra. Sin lugar a dudas, debería comenzar a valuarse estos metros cúbicos, o al menos agregarse como dato accesorio a los metros cuadrados que una propiedad presenta, ya que esto otorgará una idea más pormenorizada del espacio real con el cual el inmueble cuenta. Fuente: https://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1824/metros-cubicos-vs-metros-cuadrados.html Vale recordar que cuando se compra un inmueble, no se adquiere solamente una superficie plana, sino un espacio que se define tanto por la distancia entre sus paredes, como la distancia que posee entre el piso y el techo. Es decir, es un espacio que se mide en metros cúbicos. Lamentablemente, en lo que al mundo del Real Estate se refiere, las mediciones de las propiedades se hacen en metros cuadrados y no en metros cúbicos, y ciertamente al dejar de lado las mediciones cúbicas, no se está teniendo en cuenta espacio que es muy valioso. Para dar un ejemplo, no es lo mismo adquirir una propiedad con 100m2 de planta, pero con 2,40m de altura (lo que significaría 240 metros cúbicos), que la misma superficie pero con 4m de altura (lo que representaría 400 metros cúbicos). Sin lugar a dudas, en el último caso se estaría contando con el doble de espacio. Encontrar este tipo de propiedades no es fácil, y por ello poseen un alto valor de venta. Son muy buscadas o requeridas por aquellas personas que aman los grandes espacios con pocas divisiones y ventanales altos. Al poseer techos altos otorgan sensación de amplitud, con mucha luminosidad. Sumado a esto, otorgan muchas posibilidades de decoración, con el aprovechamiento del espacio extra que otorgan los altos techos. En lo que a refacción y decoración de estos espacios se refiere, los especialistas sugieren la colocación de cuadros grandes, arañas e iluminación sectorizada. La presencia de paredes altas permite mayores posibilidades de decoración de las mismas. Se puede mantener el estilo tradicional de la propiedad, o dotarlo de toques modernos, como por ejemplo, luminaria moderna, tanto en espacios comunes como en los dormitorios. La presencia de grandes ventanales otorga mayor luminosidad, grandes vistas, a la vez que reduce la sensación de encierro. Esta representa una gran ventaja respecto a los espacios con techos bajos. En efecto, cuando nos encontramos en una vivienda con techos bajos, se duplica la sensación de encierro, y la necesidad de salir de allí. Esto no sucede con las propiedades con techos altos, donde el amplio espacio invita a permanecer en él. Las posibilidades y proyecciones que presentan las propiedades que cuentan con techos altos son mucho mayores, y es por ello que es sumamente importante comenzar a revalorizar esta característica al momento de la venta de un inmueble. Sin lugar a dudas, será más provechosa la oportunidad de este espacio hacia arriba, que el que puede representar un balcón de pocas dimensiones. Así, las altas paredes pueden ser la oportunidad para colocar amplias bibliotecas o espacios de guardado, como bauleras. Tal como decíamos anteriormente, en el negocio inmobiliario no se presentan las propiedades en metros cúbicos, sino en metros cuadrados, y esto es igual en casi todas las partes del mundo. Al buscar una propiedad en algún buscador, se podrá apreciar que no se realizan búsquedas por metros cúbicos, y los corredores inmobiliarios presentan a los techos altos de una vivienda como una característica o dato secundario, no otorgándole el valor que realmente representa. Además, los tasadores no valúan las propiedades por sus proyecciones en metros cúbicos, lo cual evidencia la poca trascendencia que se le otorga a este espacio extra. Sin lugar a dudas, debería comenzar a valuarse estos metros cúbicos, o al menos agregarse como dato accesorio a los metros cuadrados que una propiedad presenta, ya que esto otorgará una idea más pormenorizada del espacio real con el cual el inmueble cuenta. Fuente: https://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1824/metros-cubicos-vs-metros-cuadrados.html Vale recordar que cuando se compra un inmueble, no se adquiere solamente una superficie plana, sino un espacio que se define tanto por la distancia entre sus paredes, como la distancia que posee entre el piso y el techo. Es decir, es un espacio que se mide en metros cúbicos. Lamentablemente, en lo que al mundo del Real Estate se refiere, las mediciones de las propiedades se hacen en metros cuadrados y no en metros cúbicos, y ciertamente al dejar de lado las mediciones cúbicas, no se está teniendo en cuenta espacio que es muy valioso. Para dar un ejemplo, no es lo mismo adquirir una propiedad con 100m2 de planta, pero con 2,40m de altura (lo que significaría 240 metros cúbicos), que la misma superficie pero con 4m de altura (lo que representaría 400 metros cúbicos). Sin lugar a dudas, en el último caso se estaría contando con el doble de espacio. Encontrar este tipo de propiedades no es fácil, y por ello poseen un alto valor de venta. Son muy buscadas o requeridas por aquellas personas que aman los grandes espacios con pocas divisiones y ventanales altos. Al poseer techos altos otorgan sensación de amplitud, con mucha luminosidad. Sumado a esto, otorgan muchas posibilidades de decoración, con el aprovechamiento del espacio extra que otorgan los altos techos. En lo que a refacción y decoración de estos espacios se refiere, los especialistas sugieren la colocación de cuadros grandes, arañas e iluminación sectorizada. La presencia de paredes altas permite mayores posibilidades de decoración de las mismas. Se puede mantener el estilo tradicional de la propiedad, o dotarlo de toques modernos, como por ejemplo, luminaria moderna, tanto en espacios comunes como en los dormitorios. La presencia de grandes ventanales otorga mayor luminosidad, grandes vistas, a la vez que reduce la sensación de encierro. Esta representa una gran ventaja respecto a los espacios con techos bajos. En efecto, cuando nos encontramos en una vivienda con techos bajos, se duplica la sensación de encierro, y la necesidad de salir de allí. Esto no sucede con las propiedades con techos altos, donde el amplio espacio invita a permanecer en él. Las posibilidades y proyecciones que presentan las propiedades que cuentan con techos altos son mucho mayores, y es por ello que es sumamente importante comenzar a revalorizar esta característica al momento de la venta de un inmueble. Sin lugar a dudas, será más provechosa la oportunidad de este espacio hacia arriba, que el que puede representar un balcón de pocas dimensiones. Así, las altas paredes pueden ser la oportunidad para colocar amplias bibliotecas o espacios de guardado, como bauleras. Tal como decíamos anteriormente, en el negocio inmobiliario no se presentan las propiedades en metros cúbicos, sino en metros cuadrados, y esto es igual en casi todas las partes del mundo. Al buscar una propiedad en algún buscador, se podrá apreciar que no se realizan búsquedas por metros cúbicos, y los corredores inmobiliarios presentan a los techos altos de una vivienda como una característica o dato secundario, no otorgándole el valor que realmente representa. Además, los tasadores no valúan las propiedades por sus proyecciones en metros cúbicos, lo cual evidencia la poca trascendencia que se le otorga a este espacio extra. Sin lugar a dudas, debería comenzar a valuarse estos metros cúbicos, o al menos agregarse como dato accesorio a los metros cuadrados que una propiedad presenta, ya que esto otorgará una idea más pormenorizada del espacio real con el cual el inmueble cuenta. Fuente: https://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1824/metros-cubicos-vs-metros-cuadrados.html Vale recordar que cuando se compra un inmueble, no se adquiere solamente una superficie plana, sino un espacio que se define tanto por la distancia entre sus paredes, como la distancia que posee entre el piso y el techo. Es decir, es un espacio que se mide en metros cúbicos. Lamentablemente, en lo que al mundo del Real Estate se refiere, las mediciones de las propiedades se hacen en metros cuadrados y no en metros cúbicos, y ciertamente al dejar de lado las mediciones cúbicas, no se está teniendo en cuenta espacio que es muy valioso. Para dar un ejemplo, no es lo mismo adquirir una propiedad con 100m2 de planta, pero con 2,40m de altura (lo que significaría 240 metros cúbicos), que la misma superficie pero con 4m de altura (lo que representaría 400 metros cúbicos). Sin lugar a dudas, en el último caso se estaría contando con el doble de espacio. Encontrar este tipo de propiedades no es fácil, y por ello poseen un alto valor de venta. Son muy buscadas o requeridas por aquellas personas que aman los grandes espacios con pocas divisiones y ventanales altos. Al poseer techos altos otorgan sensación de amplitud, con mucha luminosidad. Sumado a esto, otorgan muchas posibilidades de decoración, con el aprovechamiento del espacio extra que otorgan los altos techos. En lo que a refacción y decoración de estos espacios se refiere, los especialistas sugieren la colocación de cuadros grandes, arañas e iluminación sectorizada. La presencia de paredes altas permite mayores posibilidades de decoración de las mismas. Se puede mantener el estilo tradicional de la propiedad, o dotarlo de toques modernos, como por ejemplo, luminaria moderna, tanto en espacios comunes como en los dormitorios. La presencia de grandes ventanales otorga mayor luminosidad, grandes vistas, a la vez que reduce la sensación de encierro. Esta representa una gran ventaja respecto a los espacios con techos bajos. En efecto, cuando nos encontramos en una vivienda con techos bajos, se duplica la sensación de encierro, y la necesidad de salir de allí. Esto no sucede con las propiedades con techos altos, donde el amplio espacio invita a permanecer en él. Las posibilidades y proyecciones que presentan las propiedades que cuentan con techos altos son mucho mayores, y es por ello que es sumamente importante comenzar a revalorizar esta característica al momento de la venta de un inmueble. Sin lugar a dudas, será más provechosa la oportunidad de este espacio hacia arriba, que el que puede representar un balcón de pocas dimensiones. Así, las altas paredes pueden ser la oportunidad para colocar amplias bibliotecas o espacios de guardado, como bauleras. Tal como decíamos anteriormente, en el negocio inmobiliario no se presentan las propiedades en metros cúbicos, sino en metros cuadrados, y esto es igual en casi todas las partes del mundo. Al buscar una propiedad en algún buscador, se podrá apreciar que no se realizan búsquedas por metros cúbicos, y los corredores inmobiliarios presentan a los techos altos de una vivienda como una característica o dato secundario, no otorgándole el valor que realmente representa. Además, los tasadores no valúan las propiedades por sus proyecciones en metros cúbicos, lo cual evidencia la poca trascendencia que se le otorga a este espacio extra. Sin lugar a dudas, debería comenzar a valuarse estos metros cúbicos, o al menos agregarse como dato accesorio a los metros cuadrados que una propiedad presenta, ya que esto otorgará una idea más pormenorizada del espacio real con el cual el inmueble cuenta. Fuente: https://www.dagostinoferrari.com.ar/noticias-rosario-argentina-y-mundo/1824/metros-cubicos-vs-metros-cuadrados.html

Artículos relacionados


Publicado por el 25 Mar, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales