Por qué planear la historia antes de escribir



La narrativa es el arte de contar historias. Contar una historia es organizar los sucesos de un acontecimiento para transmitirlos a un espectador. Ya sea a través de un cuento, una novela o una película, los sucesos de nuestra historia deben estar organizados para atraer la atención del espectador y mantener esa atención enfocada en la historia que contamos. A la final, la escritura de ficción tiene, al menos, dos participantes: el escritor y el lector. Si el escritor pierde la atención del lector, la historia que queremos contar no puede ser concluida.

Para mantener la atención del espectador, para entretenerlo hasta el final, el escritor debe organizar los sucesos de la historia para hacerlos interesantes. Al mismo tiempo que organiza los sucesos, el escritor debe seleccionar aquellos que enriquezcan y avancen la historia; asimismo, el escritor debe desechar los sucesos que no aportan a la narración.

Esta organización de los sucesos debería realizarse incluso antes de sentarse a escribir la historia. En otras palabras, antes de escribir es necesario planear la historia. Parece, sin embargo, que esto no es lo común. La mayoría de escritores nóveles se lanzan a escribir el primer borrador sin prepara la historia de antemano. Estos escritores parten de una o dos ideas generales y se sientan a escribir con la esperanza de llegar al final de la historia, creando así un impecable primer manuscrito. Sin embargo, al leer ese primer manuscrito, se dan cuenta que la historia aún no tiene ni pies ni cabeza. Para tratar de salvar el manuscrito, estos escritores editan sin cesar el texto hasta que poco a poco va tomando forma.

Esto pasa en la escritura más que en cualquier otra arte. Por algún motivo, los escritores piensan que la escritura no necesita ser planeada. Quizá se piensa que una novela o un guion tiene más valor si la escritura de este no necesita ningún plan. No pasa igual con los arquitectos o los pintores quienes preparan las obras a crear antes de iniciar. Los pintores crean bocetos, los arquitectos organizan sus planos. En estas artes, como en la mayoría, la planeación no se ve como algo en detrimento del autor pero como un paso necesario.

No hay una estrategia única

Ahora, no hay necesariamente una única forma de preparar una obra de arte. Hay diferentes estrategias que los autores inventan para llevar a cabo sus obras. Ya sea mediante la creación de perfiles de personajes con líneas narrativas, mediante el uso de estudios literarios de una forma práctica o mediante el préstamo de acontecimientos reales, los autores están creando y exponiendo estrategias para planear y escribir sus obras. Quizá estas estrategias eran antes enseñadas de maestro a discípulo: eran transmitidas de persona a persona. Pero ahora, en nuestra era digital, estas estrategias se pueden encontrar en internet. Una de las estrategias más populares, al menos en el mundo anglófono, es el método snowflake desarrollado por Randy Ingermanson. Este método utiliza una estrategia tomada del desarrollo de software. El plan de la novela es escrito en 10 pasos que gradualmente incrementan el argumento de la historia y  los perfiles de los personajes. Es una tarea bastante efectiva para autores noveles. Este método, originalmente desarrollado para escribir novelas, fue adaptado para escribir guiones de cine: 10 pasos para escribir un guion.

Los géneros narrativos son similares

No es extraño que las estrategias para escribir novelas sean usadas para escribir guiones. A la final, todo escrito de ficción contiene los mismos elementos básicos: escenas y resúmenes. Asimismo, las escenas, ya sea para el cine, el teatro o dentro de una novela, están construidas usando los mismos bloques: acciones, diálogos y descripciones. Por ello, es posible utilizar una estrategia común para escribir cualquier género literario cuyo fin es contar una historia. Las estrategias, al fin y al cabo, son formas para planear la organización de los elementos que componen una narración. Por este motivo, los escritores que utilizan estrategias para crear sus obras pueden pasar fácilmente de un género a otro. Un novelista que tiene un plan para su narración puede utilizarlo para escribir el primer borrador de una novela, un guion, un cuento o una obra de teatro.

Con un plan se escribe un borrador más sólido

Pero además de la facilidad de cambiar de género narrativo, podemos decir que el utilizar estrategias para planear una narración ayuda al escritor a crear un primer borrador más sólido. Durante la etapa de preparación, el escritor podrá conocer más a fondo los personajes, los escenarios y los conflictos de la historia. Con este conocimiento, el escritor tendrá la habilidad de escribir un mejor borrador en un tiempo más corto. Quizá la duración de escritura del primer borrador no sea importante, pero sí es importante el tiempo que se utiliza editando ese primer borrador. La edición, última etapa antes de la publicación, debe ser usada para pulir el texto no para repararlo. El tiempo que gastemos en planear el escrito será tiempo que ahorremos en repararlo. Este tiempo podemos usarlo ahora para perfeccionar el texto: pulir aquellas frases que necesitan trabajo, reescribir las escenas que necesitan ser modificadas y corregir los pequeños detalles de puntuación y gramática.

Propuestas editoriales

Por último, al mismo tiempo que el escritor planea la historia, puede crear los documentos necesarios para presentar la propuesta al editor. El tiempo en el cual se planea la historia es un periodo de familiarización con los personajes y los sucesos que componen la novela o el guion. Así, es la mejor oportunidad para crear las propuestas que serán enviadas a los editores o productores. Este proceso trae una ventaja adicional: los escritores pueden obtener, antes de escribir el primer borrador, retroalimentación de terceros.

 

Escribir una obra de ficción no es una tarea fácil. Para ello se necesita invertir tiempo y energía. Por ello, como con cualquier gran proyecto, es mejor tener un plan antes de sentarse a escribir el primer borrador. El plan es creado con una estrategia narrativa que, además de ayudar al escritor a crear un borrador más sólido, le permite explorar otros géneros narrativos y preparar los documentos necesarios para presentar la propuesta editorial. El planear la historia a contar es así una ventaja que todo escritor debe considerar al iniciar un nuevo proyecto de escritura.


Artículos relacionados


Publicado por el 07 abr, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Compartir en las Redes Sociales