¿Por qué solicitar presupuesto a una fábrica de ventanas de PVC?



¿Busca renovar sus ventanas o instalar unas ventanas de PVC en su hogar?  Hoy en día puede acudir a multitud de sitios a solicitar un presupuesto. Los más comunes son: un instalador autonomo, una tienda, un comercial, alguna gran superficie y una fábrica de ventanas de PVC.

Todos ellos por norma general, buscan ofrecer la mejor solución a las demandas del cliente y dar el mejor servicio, pero muchos no lo consiguen y algunos están más limitados que otros.

Es compresible, lógico y normal encontrar diferencias en su capacidad y conocimiento para acometer cualquier tipo de trabajo. Todos no pueden ofrecer el mejor servicio profesional o los mejores precios. Por ello, siempre buscaremos el mejor equilibrio entre precio, comodidad, servicio y garantías.

En este artículo vamos a explicar porque es recomendable ir de forma directa a una fábrica de ventanas que también se dedique a la instalación de sus productos. El mercado es competitivo, ofrece alternativas y precios. Pero hay que saber que, donde y a quien se compra, para no lamentarnos con el tiempo. En este artículo vamos a centrarnos en las ventanas de PVC, ya que son las que necesitan una fábrica más compleja que un pequeño taller.

 

Métodos habituales de pedir presupuesto de ventanas:

Fábrica de ventanas de PVC: La fábrica es quien mejores precios tiene en cuanto a fabricación. Además, buscan dar mejor salida a sus productos y muchos ofrecen trato directo y servicio de instalación de ventanas. De hecho, hoy disponen de páginas web para solicitar presupuesto de forma simple. Es todavía más cómodo y sencillo que esperar la cita de un comercial, acudir a una tienda o ir en coche varios kilómentros hasta un gran almacén. Podría buscar ventanas de PVC en Google, y con solo 3 clics solicitar su presupuesto en 5 minutos.

También, como conocen a los instaladores, contratan a los mejores. Por lo que los resultados son buenos y la satisfacción del cliente es plena. Es muy recomendable acudir a ellas. Tienen el mejor asesoramiento, conocen mejor la capacidad y características de los productos. Encima, ahorra un intermediario tanto en precio, como en plazos y en errores.

 

Instalador autonomo: Ofrecen trato personal, servicio especializado y experiencia. La mayoría de ellos trata con tiendas o fábricas de manera directa, dependiendo para quien de ellas trabaje puede tener mejores precios. Conocen los materiales, los perfiles y herrajes. Pueden ofrecer asesoramiento técnico en aislamiento si tienen conocimientos. Es recomendable si tienen experiencia demostrada y si son buenos instaladores.

 

Gran almacén: Desde hace algún tiempo han aparecido grandes superficies en las que venden ventanas con medidas estandarizadas. En España, no están estandarizadas las medidas de las ventanas. Los edificios tienen las medidas de ventana que el arquitecto penso adecuadas en su momento. En estas superficies hay ventanas baratas, pero son de baja calidad. La perfíleria no tienen un grosor adecuado, son finos, endebles y los herrajes y las manetas de apertura de muy baja calidad.

Unas ventanas son un elemento diseñado y fabricado para durar decadas. No es recomendable decidirse por este tipo de carpinterías. Además, en un gran almacén, el trato personalizado y asesoramiento técnico brilla por su ausencia. Es probable que un empleado de almacén que coloca cajas, sea quien le ayude en esta importante decisión. Es seguro que en 3 o 5 años se sentirá decepcionado con sus ventanas. Es ejemplo perfecto de: “lo barato sale caro”.

 

Tienda de Ventanas: Ofrecen variedad y quizás tengan una exposición, pero depende de los fabricantes. Evidentemente cobran un porcentaje por su servicio. Este repercute en el precio de las ventanas e instalación, por lo que será algo más elevado. En las tiendas ofrecen trato personalizado, algo de asesoramiento técnico y experiencia. Algunos conocen bastante bien los perfiles, herrajes y diferentes vidrios del mercado.

Fueron los lugares a donde acudir para solicitar un presupuesto por la comodidad al acudir a un establecimiento en la zona propia. Sigue siendo recomendable acudir si el porcentaje que se lleva es bajo.

 

Comerciales: Trabaja para una tienda, un gran almacén y en algunos casos como autonomo. Ofrece variedad aunque depende de sus fabricantes. Con él, tendrá trato personal, especializado y variedad de productos. También pueden ofrecer asesoramiento técnico en cuando a aislamiento se refiere. Obtienen comisiones de venta y esta repercute en el precio final al cliente.

Si este comercial trabaja para una tienda, el precio podría ser más alto que el de la propia tienda. Si lo hace una fabrica, es probable que menos. Es alguien recomendable por el servicio. Pero claro, si el comercial es conocido en la zona y tiene buena fama.

 

Una vez conocidos las principales formas de solicitar un presupuesto de ventanas debe valorar cual le ofrece el mejor precio, servicio, comodidad y menos esperas. Hoy, acudir a un fabricante de ventanas que ofrezca instalación de sus productos y trato de forma directa es lo más recomendable. Por servicio, rapidez, eficiencia y comodidad. Si está buscando unas ventanas, elimine intermediarios, sobrecostes y esperas. Además, son quienes mejor asesoramiento técnico le pueden ofrecer.


Artículos relacionados


Publicado por el 21 mar, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales