¿Qué características debe tener un lubricante?



Los lubricantes son elementos importantes para el correcto funcionamiento de cientos de máquinas, su uso es vital para el mantenimiento adecuado y la prolongación de la vida útil de estos aparatos. Los lubricantes son utilizados en diferentes industrias, siendo la automotriz una de las principales consumidoras.
El lubricante es una sustancia que disminuye la fricción entre dos superficies que entran en contacto, es una delgada capa de fluido que se interpone entre dos superficies sólidas evitando así que entren en contacto y puedan resbalarse sin sufrir algún deterioro.

 

Entre los usos y beneficios principales que el lubricante tiene en los motores para mejorar su rendimiento están: la reducción del rozamiento de piezas y la disminución del consumo de carburante, la protección contra el desgaste de los órganos mecánicos y la corrosión, la evacuación de las impurezas por el filtro de aceite y el drenaje para mantener la limpieza de las partes del motor, el reforzamiento de la impermeabilidad y la evacuación de forma eficaz del calor, lo cual permite enfriar el motor para evitar malformaciones en alguna de sus piezas.

 

Como podemos ver los usos que se le pueden dar al lubricante son muchos y por ello existen diferentes tipos de lubricantes que dependiendo de su composición es para lo que podremos utilizarlo. También hay productos de diferentes tipos de sustancias lubricantes como los productos líquidos como aceites minerales y aceites sintéticos, o también hay semisólidos como las grasas, o sólidos como el grafito.

 

Los lubricantes se crean con la combinación de una base que le confiere las propiedades de fondo y los aditivos que son los encargados de adecuar las propiedades a los requerimientos específicos de la aplicación, lo que hace posible su uso para cumplir diferentes objetivos. Prácticamente se puede crear un lubricante con la especificación que se necesite a través de diversas pruebas y ensayos.

 

Para la fabricación de los lubricantes es muy importante revisar las características de las bases, las cuales se encuentran incluso bajo normativas internacionales. A continuación te explicamos las principales características que debe tener un lubricante:
Viscosidad: esta propiedad indica lo pesada que es la base lubricante, es considerada la característica más importante. Existen dos normas que se encargan de vigilar esta propiedad, la ISO y la SAE, la primera se emplea para aceites industriales y la SAE que es para lubricantes de uso automotriz.

 

Índice de viscosidad: es la capacidad que tiene el lubricante de mantener su viscosidad en una amplio espectro de temperatura, dependerá del uso de la maquina el índice que requiera. Una viscosidad demasiado baja provocará un desgaste por falta de colchón hidrodinámico, es decir, el aceite puede escurrirse y una viscosidad muy elevada provocará un consumo de energía superior, por eso es muy importante siempre revisar las especificaciones marcadas por el fabricante respecto al tipo de lubricante que se puede utilizar.

 

Punto de inflamación: se refiere a la temperatura a partir de la cual la sustancia puede prenderse al contacto de una llamada durante un periodo de cinco segundo, este valor es muy importante porque es el que limita la temperatura a la cual el aceite debe estar expuesto.
Punto de congelación: es parecida a la característica anterior pero se refiere a la temperatura a la cual el aceite puede congelarse y por lo tanto indicia la temperatura mínima de uso.

 

Volatilidad: se refiere al porcentaje de producto que en ciertas condiciones de temperatura se evaporará, esta característica es clave para lubricantes que deben trabajar en elevadas temperaturas, tal es el caso de los aceites de motor. Si el aceite tiene una volatilidad alta habrá una mayor evaporación provocando una variación de las propiedades físicas del aceite dañando el funcionamiento y duración.
Azufre: es la característica encargada de medir el grado de refino de base lubricante, a menor cantidad de azufre mayor es el refino. La mayoría de los lubricantes están comenzando a disminuir progresivamente el azufre incluso lo han comenzado a eliminar.
Composición hidrocarbonada: es la encargada de marcar las propiedades de la base en aquellas que son convencionales.
Todas estas características son las que le darán al lubricante las propiedades que definirán su función. Para fabricarlos sólo se mezclan los aceites base y los aditivos en un reactor aplicando calor y agitando para lograr que se cree una homogeneidad en la mezcla, siempre vigilando que no se genere algún proceso químico. El paso más difícil de este proceso es el número tan elevado de diferentes aceites y su relativa incompatibilidad.
Así los lubricantes no sólo son antifricción, también sirven como sellantes, refrigerantes, antioxidantes e incluso detergentes. Los avances en la química orgánica han logrado que se fabriquen lubricantes más especializados, los cuales permiten grandes ahorros de combustible, lo cual beneficia en gran medida al medio ambiente gracias a la reducción que se logra de emisiones de gases dañinos


Artículos relacionados


Publicado por el 19 Jun, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales