Qué es la retinopatía diabética



Una de cada 3 personas con diabetes sufre Retinopatía Diabética. Esta enfermedad forma la cuarta causa de discapacidad visual en Europa y la primera causa de ceguera en Occidente. Por esta razón se convierte en la primordial complicación de la diabetes, apuntan desde Oftálica. Los especialistas resaltan la relevancia de un diagnóstico precoz de esta nosología, como de un seguimiento y tratamiento convenientes para frenar la pérdida de visión y la ceguera.

Día Mundial de la Diabetes

El catorce de noviembre se festeja el Día Mundial de la Diabetes. Esta afección puede dañar la salud ocular, en tanto que los niveles altos de glucosa en la sangre y la presión arterial elevada a lo largo de un tiempo prolongado pueden provocar Retinopatía Diabética. Esta nosología es la autora del siete con seis por ciento  de los casos de ceguera en España.

La Retinopatía Diabética

Es una complicación ocular de la diabetes ocasionada por el deterioro de los vasos sanguíneos de la retina (una parte del ojo que convierte la luz y las imágenes en señales inquietas). Se da en casos de diabetes tipo I y tipo II, y conforme los últimos datos prácticamente el noventa por ciento  de las personas diabéticas se van a ver perjudicadas por esta nosología.

Generalmente esta enfermedad afecta a los dos ojos. En los casos avanzados la visión va reduciendo poquito a poco, y en los más extremos puede ocasionar ceguera irreversible.

Síntomas

La Retinopatía por Diabetes puede presentar ciertos signos de alarma…

1. Visión borrosa/doble

dos. Dolor en el ojo/de cabeza

tres. Pérdida lenta de visión

cuatro. Moscas volantes, sombras y puntos ciegos

cinco. Complejidad para poder ver a la noche

Pero lo común es no presentar ningún síntoma hasta el momento en que el daño es ya grave. Por esta razón, si padece diabetes, los especialistas le aconsejan que revise sus ojos por lo menos una vez por año, si bien no tenga ningún signo de alarma.

Las revisiones oftalmológicas son en especial esenciales en las personas con diabetes pues, aparte de asociarse a la Retinopatía Diabética, esta afección aumenta el peligro de sufrir glaucoma, cataratas o bien desprendimientos de retina.

Prevención

La ceguera por Retinopatía Diabética es prevenible en un ochenta por ciento  de los casos con un diagnóstico y un tratamiento tempranos. Por este motivo los profesionales de Oftálica insisten en que la opción mejor va a ser siempre y en todo momento la prevención, y aconsejan a los diabéticos:

1. Un control riguroso de los niveles de glucosa, de la presión arterial, del colesterol, de los triglicéridos…

dos. Sostener una dieta conveniente

tres. Eludir hábitos perjudiciales como el tabaco

cuatro. Efectuar exámenes oftalmológicos cuando menos una vez por año

¿Cuál es el mejor tratamiento para la retinopatía diabética?

Los pacientes diabéticos deben supervisar rigurosamente su nivel de glucosa, aparte del de tensión y lípidos en sangre.

Han de ser controlados asimismo el sedentarismo, la obesidad y el tabaco. Se precisa además de esto una revisión anual en pacientes diabéticos que aún no se le ha diagnosticado retinopatía.

Cuando la enfermedad se presenta, dependiendo siempre y en toda circunstancia del grado y de la afectación, los especialistas disponen de diferentes opciones terapéuticas para aplicar al perjudicado, como pueden ser el láser, las inyecciones vítreas y la vitrectomía.

El tratamiento, como en el resto de enfermedades, es básico para una restauración perfecta y deseada. En un caso así específicamente de la retinopatía, no tratarlo puede dar sitio a una pérdida irreversible de la visión.

La diabetes mellitus (DM) es una enfermedad crónica que afecta a múltiples órganos, producida por un desbalance metabólico que tiene como protagonistas a la glucosa y también insulina. En ella, hay un incremento de los niveles de glucosa debido a una baja producción de insulina o bien por su inapropiado empleo por la parte del organismo (resistencia a la insulina). Los síntomas tradicionales son incremento en la ingesta de líquidos (polidipsia), mayor diuresis (poliurea), incremento anormal en la ingesta de comestibles (polifagia) y pérdida de peso sin aparente razón.

La DM tipo dos (la manera más usual) afecta al ocho por ciento  de la población mayor de veinte años, porcentaje que aumenta a dieciocho con seis por ciento  sobre los sesenta años.

Los primordiales órganos y tejidos dañados son el ojo, el riñón, los nervios y vasos sanguíneos.

La retinopatía diabética (RD) es la manifestación más esencial de esta enfermedad en el ojo y es la primordial causa de ceguera legal en personas en edad productiva. Un trece por ciento  de los pacientes con DM 1 con menos de cinco años de duración de la diabetes van a tener algún grado de RD. Si tienen más de diez a quince años de enfermedad, este valor asciende a un noventa por ciento . De igual modo, entre un veinticuatro y cuarenta por ciento  de pacientes con DM tipo dos van a tener RD si su enfermedad tiene menos de cinco años desde el diagnóstico, cifra que sube a cincuenta y tres – ochenta y cuatro por ciento  si su diabetes fue diagnosticada hace más de quince años.

Los altos niveles de azúcar en la sangre generan un deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, lo que acarrea a un incremento de su permeabilidad y al salir anormal de sangre y fluidos cara la retina.

En un inicio, la enfermedad es asintomática, mas si no hay un conveniente control de la glicemia y exámenes oftalmológicos periódicos, puede llevar a la ceguera irreversible.


Artículos relacionados


Publicado por el 26 oct, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales