Que reformar en un piso vacio



Cualquier reforma que se quiera realizar en un piso, casa o directamente en un inmueble es completamente distinta en función de sus caracteríticas particulares de cada uno de ellos. Esta diferencia se hace aún más evidente y afecta en mayor medida si la vivienda está amueblada o si está siendo habitada por personas. Cuando un piso no está vacio y se vive en él de forma habitual, o por lo menos tenemos la mayor parte de los muebles ya instalados, esto supone una clara limitación a la hora de reformar cualquier piso. Por eso a continuación se detallaran aquellos puntos o actuaciones que no pueden faltar en la hoja de actuaciones a la hora de realizar una reforma integral o parcial de un piso el cual se encuentra vacio.

El primer punto que siempre deberíamos analizar es el estado de conservación de las instalaciones básicas actuales del inmueble. Si la casa es de nueva construcción no nos tenemos que preocupar de este punto, pero si la vivienda es de segunda mano, este es un punto de gran importancia y en que deberíamos asegurarnos del estado de puntos o zonas concretas como las instalaciones de fontanería (bajantes, tuberías, uniones) o sistema eléctrico del hogar (cuadro de luces, enchufes, interruptores, cajas de registro). En el primer de los casos los viejos materiales que se utilizaban hace unos años como el cobre o el plomo, son más tendente al desgaste que los nuevos materiales como el PVC, por lo que es inebitable que pasado un tiempo aparezca en ellos goteras o fugas. Por ello si tenemos la casa vacia y el estado, a pesar de no ser malo, presenta un desgaste evidente, recomendamos de forma encarecida su renovación y sustición por nuevos materiales, ya que muchas veces dicha reforma supone levantar el suelo de gran parte de la casa o picar en paredes y techos, lo que es mucho más sencillo de realizar si la casa en ese momento está vacia.

Esto nos lleva directos al segundo punto, el suelo. Muchas veces no tenemos claro si podemos reutilizar el suelo de una casa que compramos, ya que el suelo ya sea de parquet, tarimao cerámico se encuentra en buen estado o pensamos que podemos aprovecharlo unos años y cambiarlo posteriormente. Ante la duda en este punto hay que tenerlo claro, lo mejor es cambiarlo y no esperar. No sabemos bien lo que facilita en este tipo de reforma, el tener la casa vacia, hasta que lo tenemos que realizar con los muebles ya instalados. Además muchas veces partes del piso como la cocina, no se pueden mover o desinstalar y es necesario dejar islas o partes de suelo sin cambiar ante la imposibilidad de realizar el cambio en dichas zonas, con lo que nos quedará parches que pueden quedar a la vista en posteriores reformas, lo que supondría realizar a la larga un trabajo por duplicado.

Por último nos gustaría tratar e indicar una de las reformas más habituales que se solitan en cualquier renovación o actualización de un inmueble, la pintura de paredes y techos. En este caso es conveniente puntualizar en que casos es mejor tener la casa vacio o cuando no es estrictamente necesario. Si solo se desea pintar las paredes o techos para dar un lavado de cara o cambiar la decoración de la casa, no es necesario tener la casa vacia, por mucho que facilite las cosas y permita realizar los trabajos en menor tiempo. Ahora bien si se quiere realizar un trabajo más complejo y laborioso como es alisar un piso es una cosa completamente distinta. Este trabajo de alisado conlleva mucha más dificultad, suciedad y tiempo, por lo que en este caso si recomemdamos que el piso esté vacio a la hora de realizarlo. Se trata de una trabajo donde se debe poder acceder de forma facil a las diferentes estancias y zonas del hogar y en en que además en el proceso de lijado se genera una gran cantidad de polvo. Por último el proceso de alisado, para que el trabajo quede lo mejor posible es también recomendable que se haga con la casa lo más liberada posible.

Estos son los puntos o zonas más recomendables de reformar si tenemos la casa vacia, pero está claro que no son las únicas. Zonas como los cuartos de baños, sobre todo por el gran inconveniente y molestias que supone quedarnos sin él en casa que cuentan con uno solo baño, cocinas por las mismas razones o como no puede ser de otra forma reformas en las que se intervienen zonas estructurales de la casa (vigas, columnas), hacen que por motivos de fuerza mayor los trabajos deban ser realizados con la casa vacia y vacias, para que los operarios puedan usar las herramientas necesarias para realizar los trabajos de forma segura y correcta.


Artículos relacionados


Publicado por el 15 May, 2019 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales