Traducciones gastronómica para chuparse los dedos



La semana pasada los traductores profesionales de Okodia – Grupo traductor tuvimos el placer de encargarnos de un proyecto absolutamente delicioso: la traducción del inglés al español de España de un pequeño libro digital de recetas internacionales.

Como quizá sepas, para poder realizar este tipo de traducciones literarias al traductor no le basta con conocer en profundidad el vocabulario, la ortografía, la sintáctica y la gramática de los dos idiomas de la traducción (el original y el final). Este traductor también debe ser capaz de manejar fluidamente el vocabulario técnico, la jerga profesional de la temática concreta del texto a traducir. ¿Y en el caso de los textos culinarios? ¿Crees que el vocabulario, los giros idiomáticos y las frases hechas de los profesionales de la cocina y la nutrición son sencillos? Si tu respuesta ha sido “sí”, es que todavía no eres un gran “cocinillas”…

Rustir, sellar, tostar, acanalar, bridar, napar… El vocabulario culinario es, quizá, uno de los más extensos y peculiares que podemos encontrar. En muchos casos los traductores encontramos sinónimos en la lengua final que pueden sustituir al término original sin dañar irremediablemente la receta, pero ¿qué ocurre cuando un término, un ingrediente, una técnica o un utensilio culinario escritos en una lengua determinada no encuentran su correspondencia en otro idioma? O dicho de otra manera, ¿cómo debe un traductor tratar ciertos términos que son intraducibles?

Hoy queremos compartir contigo algunos de esos términos que tenemos archivados en la Memoria de Traducción de nuestra agencia, que también se dedica a la traducción médica con la marca comercial Okomeds y vela por la salud del usuario. Como verás, los términos que hemos seleccionado para este artículo proceden del vocabulario francés. Esto es lógico ya que la gastronomía gala se consideró durante muchos años como el referente del resto de las cocinas nacionales europeas y americanas (hasta que llegaron nuestros grandes cocineros, claro). Veamos algunos de los términos más interesantes de este amplísimo vocabulario culinario que encontramos en los libros de cocina y nutrición:

Bouquet Garni

Si no te puedes resistir a una sabrosa sopa o a un guiso contundente hecho con paciencia a fuego lento quizá conozcas el término francés “Bouquet Garni”. Se trata de un ramillete de distintas hierbas aromáticas atadas entre sí por un hilo de cocina o enrolladas dentro una de las hojas verdes de un puerro. Las hierbas que tradicionalmente se atan juntas son el apio, el perejil, el laurel y el tomillo aunque dependiendo de los gustos y del plato a elaborar se pueden añadir albahaca, tomillo, etc. Es preferible no traducir este término culinario al español, pero si debes hacerlo puedes decantarte por la expresión “ramillete de hierbas aromáticas”.

Brunoise

Otro término procedente de la gastronomía gala que es preferible dejar sin traducir. Brunoise es una técnica culinaria que consiste en cortar un producto en pequeños cubos o daditos. Cortar en Brunoise las verduras para sofreír, rehogar, pochar, etc., es una de las primeras técnicas que debemos dominar si queremos hablar con propiedad en términos gastronómicos  y no, no se debe traducir al español como “cortar en chiquitín”, “cortar en cubitos”, etc.

 

Carré

Los amantes de la carne suelen conocer este término galo que hace alusión a una antigua técnica de corte de carne. En algunos textos de cocina traducidos puedes encontrar en su lugar la palabra española costillar pero, siendo puristas, ambos términos no se pueden considerar sinónimos. El carré es el corte de las primeras dos o tres costillas del espaldar de un animal, mientras que el costillar alude al conjunto completo de todas las costillas. El carré más conocido en las cocinas internacionales es el de cordero y una de las recetas más emblemáticas también recibe un nombre francés: “carré persillé” o costillas a la brasa aderezadas con ajo y perejil. Suena más romántico en su idioma original, ¿verdad?

 

Cartouche

Un término que sí podemos traducir al español como cartucho es el francés cartouche. Se trata de una técnica culinaria que consiste en colocar un papel de horno o papel parafinado sobre la cazuela abierta y apretarlo bien con la tapa antes de que el guiso empiece a hervir. Esta técnica culinaria se utiliza para sellar lo mejor posible el recipiente de cocción y evitar que se evaporen los jugos del rico menú.

 

Cream Tartar

Este término del que vamos a hablar fue, precisamente, el que nos dio la idea del tema del artículo que ahora mismo estás leyendo. “Cream tartar” es una expresión inglesa para la que no existe equivalencia en el idioma de Cervantes. No se puede traducir como “crema tártara” ya que ni es una crema ni pertenece a Turquía. Se trata, en realidad, de un fino polvo blanco que se utiliza para fermentar ciertas elaboraciones y, también, para estabilizar las claras del huevo cuando estamos preparando merengue. En el famoso diccionario británico Merriam-Webster leemos su definición: “A white crystalline salt C4H5KO6 used especially in baking powder and in certain treatments of metals.”

Si el contexto, el mensaje, el lector final del texto u otras variables nos exigen traducir este término nos decantaremos por la palabra española “tártaro” cuya definición es, según el DRAE, la siguiente:

Tártaro: tartrato ácido de potasio que forma una costra cristalina en el fondo y paredes de la vasija donde fermenta el mosto.”

 

Pistoles de chocolat

Este término es muy curioso porque es una traducción francesa de un término castellano que ha arraigado tan profundamente en los cocineros españoles que hasta se han olvidado de la palabra original: doblón. En el siglo XVI España era una potencia mundial con una moneda fuerte y poderosa, el doblón, una palabra que en francés se tradujo como “pistole”. En aquella misma época los reposteros galos comenzaron a experimentar con una técnica que consistía en fundir chocolate y convertirlo en pequeñas monedas planas y redondas que posteriormente fundirían para elaborar sus tartas y pasteles. Si los lectores de tu texto culinario no son grandes maestros chocolateros, el término pistoles de chocolat se puede traducir muy bien por el español “pastillas de chocolate”.

 

Plat à gratin

La antiquísima tradición gastronómica de nuestro país vecino Francia nos deja otro término culinario que, en este caso, sí podemos traducir al español.  Plat à gratin es una fuente rectangular que se utiliza para hornear una elaboración. Dos términos apropiados que podemos utilizar en la traducción de este utensilio de cocina podrían ser fuente para gratinar o bandeja para hornear.

 

 

En fin, esta ha sido una pequeña selección de la completa Memoria de Traducción Gastronómica que almacenan los ordenadores de la agencia Okodia – Grupo traductor. Si te has quedado con hambre de seguir leyendo, no lo dudes, pídenos una segunda entrega de estas curiosidades terminológicas culinarias.


Artículos relacionados

  • Cómo aprender marketing digital para nuestros proyectos
    Aunque por regla general una agencia de publicidad sabe cuántas técnicas de marketing existen, cómo se aplican y de qué manera interaccionan entre sí, una empresa de nueva creación, un profesional...
  • Una gran estrategia de posicionamiento web gracias a Sistrix
    El posicionamiento web es uno de los pilares básicos del marketing digital, pero sorprendentemente no es la sección donde más dinero se invierte, siendo las redes sociales y las campañas en difere...
  • ¿Para qué vale el posicionamiento SEM?
    El mundo digital tiene dos términos que sobresalen por encima del resto, que son SEO o posicionamiento orgánico y SEM o posicionamiento de pago. El objetivo de ambos es el mismo, que los usuarios ...
  • La herramienta marketing contenidos y sus poderes
    Vender un producto o servicio no representa un escenario muy simple en la actualidad, durante los últimos años han surgido diversos aspectos que han influido en esta actividad, por ejemplo, el mun...
  • Llega el ProMarketingDay
    Llega el ProMarketingDay En el mundo del marketing digital quedarse quieto, no innovar es sinónimo de estancamiento, y por ende puede ser una derrota. Toda empresa de marketing digital en Madri...

Publicado por el 28 Abr, 2017 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales