Vas a querer tener una cinta de correr… y descansar!



En el artículo de hoy vamos a hablarte de la aclamada cinta de correr que puedes tener tanto en tu casa como en tu centro deportivo habitual. Por un lado, te vamos a dar las 20 razones que necesitas escuchar para hacerte con la tuya propia para casa y, por el otro, te aconsejaremos cuales son los tiempos de descanso que debes respetar en tus entrenamientos.

Las 20 razones que te damos para hacerte con tu cinta de correr son:

1. Puedes correr con mal tiempo. Para algunos, correr afuera con mal tiempo, frío o lluvia no es un impedimento, pero para otros sí lo es. Si es tu caso, la cinta te permitirá correr incluso con mal clima.

2. Protege tus articulaciones. Las nuevas cintas de correr poseen superficies suaves y acolchonadas que absorben el impacto o al menos lo hacen más que el pavimento.

3. Te permitirá bajar de peso y quemar grasa con programas prediseñados.

4. Te alejan del aburrimiento. Puedes entrenar viendo televisión si lo deseas.

5. Puedes ejercitarte con algún miembro de tu familia o amigo. Combinado con otra forma de ejercicio pueden hacer turnos para entrenarse al mismo tiempo.

6. Te pones en forma. Puedes caminar y/o correr cuando quieras y a la hora que quieras porque tienes la cinta de correr disponible todo el tiempo.

7. Tiene el potencial de hacerte ahorrar dinero tanto en términos de traslado como en gastos de membresías de gimnasios.

8. No sólo que ahorrarás dinero sino que es una manera económica de hacer ejercicio en familia. Todos en tu casa pueden utilizarla.

9. La conveniencia. Te evita tener que ir al gimnasio, te evita tener que esperar para utilizarla y no tienes un límite de tiempo ni un horario establecido. Es tuya.

10. Contribuyen a la salud del corazón

11. Desarrollan músculos fuertes.

12. Mejoran tu capacidad pulmonar.

13. Mejoran la concentración. Dos o tres sesiones de cardio por semana ayudan a mejorar la atención y la concentración

14. Mejoran el bienestar emocional. El ejercicio contribuye a la salud mental

15. Puedes caminar todos los días. La conveniencia de contar con la cinta en tu casa será un motivador importante para hacer ejercicio regularmente.

16. Puedes correr más seguido. Al igual que el punto anterior se hace más fácil ser constante en tu programa.

17. Las opciones de inclinación son excelentes si buscas intensidad en tu entrenamiento. No necesitas salir a buscar cuestas cerca de donde vives, las tienes en tu cinta de correr.

18. La variedad de ejercicios. Puedes probar distintas maneras de ejercitarte en la cinta. Caminar, correr, correr por intervalos, cuestas, programas para bajar de peso, aumentar la velocidad, desafiarte…

19. Puedes registrar tu progreso y tus entrenamientos. La consola de las cintas te dirá qué tan lejos has ido, qué tan rápido, cuántas calorías has quemado, entre otras cosas. Es ideal para registrar tu progreso y progresar.

20. Puedes entrenar y prepararte para una maratón u otra carrera. Si corres todos los días llegará un momento en que querrás más desafíos, como correr maratones 10k, por ejemplo.

 

El cuidado se llama descanso

Ahora que ya tienes las razones necesarias para hacerte con una cinta de correr propia vamos a aconsejarte para evitar lesiones o entrenamientos poco efectivos, apunta:

La Organización Mundial de la Salud (u OMS) recomienda a los adultos de 18 a 64 años tener un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada, o, en otro caso, un mínimo de 75 minutos semanales de actividad aeróbica vigorosa, o en última instancia, una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

Pero existen otros muchos riesgos a los que se puede exponer quien practica deporte sin el correcto descanso, entre ellos se encuentran:

-Roturas musculares: el desgaste que supone para los músculos estar en tensión continua cada día puede derivar en roturas musculares por estrés que imposibilitan la práctica de deporte durante cierto tiempo.

-Cambios en las hormonas: Si tienes pocos descansos provocarás cambios en la liberación de hormonas, a esto se va a sumar la mayor liberación de estas sustancias que produce el deporte, como es el caso del aumento en los niveles de dopamina. Sin un control adecuado del descanso se pueden producir cambios de humor y déficit en el rendimiento de tu actividad.

-Cambios del ritmo cardiaco: se puede ver afectado el sistema circulatorio debido a que un exceso de entrene sin el correcto descanso puede provocar aumentos inesperados del ritmo cardiaco y alteraciones de la presión arterial.
Aquellos que quieren perder peso descansarán 3 días a la semana para acelerar el metabolismo de forma progresiva y permitir la recuperación de los músculos, pudiendo aumentar la intensidad en las sucesivas sesiones de entrenamiento. También deberán dormir ocho horas diarias si se realiza deporte de forma moderada, en el caso de una alta intensidad, entre 10 y 12 horas.

Practicar ejercicio diariamente de forma excesiva se traducirá en lesiones ya que el cuerpo no está preparado para un nivel tan alto esfuerzo de forma repentina. Estas lesiones que pueden conducir a la desmotivación y el abandono del gimnasio.

Cuando hablamos de una rutina para quemar grasas de forma moderada, la recomendación sería dejar un día de descanso entre cada jornada de deporte, en total 3 días libres a la semana. Conforme nuestro organismo se vaya acostumbrando al ejercicio y se van consiguiendo los primeros objetivos, se puede reducir el descanso a 2 días.

A medio y largo plazo también es posible adoptar un descanso activo, es decir, emplear los días libres para dar un paseo, nadar o montar en bici en pareja.

Esperamos que el artículo de hoy te sea de mucha utilidad y, sobre todo, que lo pongas en práctica. Ya sabes, es igual de importante entrenar y descansar. Lo vas a notar.

 

Tu equipo, Fitness House.


Artículos relacionados


Publicado por el 24 ene, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales