Cuando no se ve bien de cerca



Gafas para hipermétropes. ¿Cómo saber cuáles comprar? Algunos consejos y sugerencias para hacer la mejor elección.

Imaginarse con las gafas

En primer lugar es necesario tomar consciencia de la gravedad de la propia hipermetropía para saber así en qué momentos del día se tendrá que recurrir al uso de las gafas. Este pasaje es fundamental porque, a igualdad de defecto visual, las exigencias de una persona que por trabajo conduce un vehículo son diferentes respecto a las de un empleado contable. Ambos necesitan las gafas para leer de cerca, pero ¿cuántas veces durante al día tendrán que usarlas efectivamente?
Con todo, no siempre es tan fácil comprender las propias necesidades, es necesario pararse a reflexionar. Quien conduce puede necesitar observar los indicadores del salpicadero o de un monitor posicionado en el tablero del vehículo, e igualmente quien realiza tareas de despacho puede tener la exigencia de levantar la mirada para mirar a mayor distancia. ¿Cuántas veces a lo largo del día la mirada pasará de un campo corto a un campo largo y viceversa? ¿Cuántas veces las gafas se endosarán y se quitarán para poder realizar correctamente las propias tareas? ¿Y será siempre posible hacerlo?

Evaluar las opciones

Después de haber reflexionado sobre el utilizo que se deberá hacer de las nuevas gafas para leer de cerca, se puede pasar a la elección de la tipología de lentes. En esta fase es fundamental consultar al propio oculista, quien no solamente asumirá la tarea de diagnosticar el defecto visivo y prescribir las lentes, sino sobretodo la de ayudar al paciente a individuar una solución óptica cómoda y que posiblemente contenga el sucesivo deterioro de la calidad de la vista.
Substancialmente será necesario examinar tres tipologías:
- lentes monofocales;
- lentes progresivas;
- lentes degresivas.
Para saber a qué lentes confiar el bienestar de los propios ojos es fundamental comprender bien cómo se comporta cada una de ellas.

Tipologías de lentes

Las lentes monofocales, son aquellas más sencillas. Tienen una graduación unívoca, la que viene prescrita en base al defecto. Están indicadas prevalentemente en los casos en los cuales se debe mantener durante mucho tiempo la mirada sobre un objeto situado entre los 30 y los 60 centímetros. Van bien por ejemplo para dibujar y leer un libro, pero en cambio no para reproducir el dibujo de un modelo situado a distancia o si se está leyendo un periódico mientras se ve la televisión.
Las lentes progresivas o multifocales consienten llevar las gafas para leer de cerca también cuando se dirige la mirada a una zona distante. En la parte superior las gafas no están graduadas, mientras que cuando se pasa a la parte inferior viene aplicada progresivamente la graduación prescrita por el oculista. Son por tanto mucho más adecuadas para las actividades menos estáticas. En contra existen algunas situaciones límite en las cuales estas lentes resultan incómodas, como por ejemplo cuando vienen utilizadas durante mucho tiempo frente a un ordenador.
Las lentes degresivas o lentes ocupacionales, de reciente introducción, resuelven el problema de quien trabaja con un ordenador con un campo visual que puede variar entre un metro o poco más. En este caso vienen predispuestas solo dos graduaciones.
Si se familiariza bien con las características específicas de las varias tipologías de lentes, se puede llegar seguramente a individualizar la solución más eficaz.

Formas de gafas

Sin embargo, elegir tus gafas no es tan fácil y, de hecho, dado que no todos pueden permitirse tener muchos marcos para intercambiar, ¡es una decisión que será válida por muchos años!

¿Cómo enfrentarlo al máximo, logrando realzar su rostro, sin tener que mortificar sus rasgos y fortalezas? Prácticamente existe una “ciencia” sobre cómo elegir gafas en función de la forma de la cara.

Que lleva gafas durante años, tal vez esta regla es capaz de deducir por sí solas: cada uno buenas gafas Stano que acompañan las cejas: el marco no debe cruzar las cejas, chocando, pero debe rastrear – o cubriéndolos o permanecer ligeramente inferior o anteriormente.

La cara ovalada, regular o alargada, tiene el hecho de ser cómoda con la mayoría de las formas. Lo que debe prestar atención, con el mayor cuidado, es la armonía de proporciones.

La cara redonda, por supuesto, deberá evitar formas demasiado circulares, especialmente si son pequeñas. En su lugar, preferimos los marcos que centran su atención en los lados y en las esquinas, y las formas cuadradas, para compensar la redondez de la cara.

La cara en forma de corazón tiene la frente más ancha del mentón, como para crear un corazón. Es una forma particular porque algunos querrán “humedecer” la frente y otros suavizarán la barbilla un poco esquiva.

La cara cuadrada se caracteriza por elementos fuertes como mandíbulas definidas o pómulos acentuados y “en ángulo” o por una silueta rectangular general. Las gafas ideales, en este caso, “salen” de los bordes de la cara y tienen una forma dulce y redondeada en las esquinas.


Artículos relacionados

  • Cómo eliminar la exposición a la luz azul
    Quizás no conoces el término “luz azul”. Sin embargo, es esta luz la que cansa tus ojos, los irrita, te impide dormir y disminuye tu concentración. ¿Qué es la luz azul? El espectro de luz ...
  • Ejercicio cardiovascular para eliminar lo ganado en Navidad.
    Cuando empiezas a usar las máquinas de la zona de cardio en tu gimnasio no tienes por qué aburrirte cuando el objetivo es perder los kilos obtenidos durante las fiestas de fin de año, ya que no son...
  • Ver mal y trastorno visivo
    Tener problemas visivos en índice sea de trastornos no particularmente importantes como de ciertas patologías, en cualquier caso para saber el origen es mejor hacerse visitar por un especialista qu...
  • Los mejores tips para controlar el estrés
    En algunas ocasiones lograr tener control sobre el estrés puede ser transportar un gran contenedor. Por ejemplo, un camión podría llevarlo de manera fácil y rápida por todo el país, pero un auto no...
  • Aprende todo sobre las picaduras de insectos
    Llega el verano y de repente nos invaden los insectos, te vas a la casa de la montaña y al levantarte tienes una diminutas picaduras y no sabes de donde vienen, ¿te suena? sigue leyendo y descubrir...

Publicado por el 02 feb, 2018 | Publicar un comentario



Publicar un comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.

Destacados

Compartir en las Redes Sociales